La trampa de las madres 4X4

Susana Reina

Psicóloga. Magister en Gerencia de Empresas. Coach Ontológico Empresarial. Directora Fundadora de feminismoinc.org Venezolana. Feminista. IG: @feminismoinc / TW: @feminismoinc

Las 4 x 4. Así se les dice en el argot popular a las mujeres que hacen de todo al mismo tiempo. Todo terreno con doble y triple tracción. Hechas para vencer cualquier obstáculo, como los vehículos rústicos. Muchas nos llenamos de orgullo al escucharlo y hasta lo tomamos como un cumplido. La verdad es que esa capacidad para coordinar tantos ámbitos vitales con cierta eficiencia es digna de admiración. Muchachos, marido, casa, trabajo, diligencias varias, escuela de los niños, médico, estudios propios y un largo etcétera, llevados con la gracia de un malabarista, es la viva estampa de la mujer de muchos de nuestros países.

Lo malo de esta forma de llevar la vida es que casi siempre deriva en algunas de estas cosas: desgaste, cansancio, fatiga, enfermedad… poco sueño, mal comer, cargar los problemas de todos encima…Cuando nos declaramos “super woman” alguien siempre se va a recostar en quien se lo resuelva todo. No se habilitan otros para compartir las cargas generándose extrema dependencia de quien usualmente decide y soluciona. No queda tiempo de ocio ni relax propio porque siempre hay algo más urgente e importante que hacer y al final, una sensación de culpa permanente cuando no te ocupas de alguien porque no puedes o porque no quieres.

Casi todas las mujeres de mi país tenemos un modelo de madre que luchó contra viento y marea para sacar a sus hijos adelante; muchas de ellas madres solteras o divorciadas o viudas, o con maridos ausentes las responsabilidades del hogar, que solas le echaron pichón a la vida. Otras casadas, pero encargadas al mismo tiempo de todo el quehacer doméstico y laboral, sin más ayuda que sus propias manos y pies. Y lo lograron. Ese matricentrismo social, donde todo gira en torno a la mujer fundadora de hogar, es el que nos ha acompañado siempre, por lo menos en Venezuela.

Y una pues copia el modelo. Pocas cuestionamos la normalidad con la que se asume que la pareja no se involucre en las “cosas de las mujeres”. Incluso cuando un hombre quiere tomar cargo de responsabilidades domésticas, muchas veces recibe el mensaje “esto no es asunto tuyo”, aunque la queja de que es muy pesado llevar todo a cuestas existe y es real.

En uno de nuestros talleres sobre empoderamiento femenino, una chica confesaba que a ella le hubiese gustado mantenerse trabajando como vendedora y vivir sola, que era lo que hacía, hasta que su madre murió. Su padre y sus hermanos -todos adultos-, al quedar solos, le pidieron a ella que volviera a la casa a encargarse de la limpieza y el orden, porque “la mujer es el pilar del hogar”. Me llamó la atención que ella estuviera de acuerdo con sacrificar su vida personal por irse a cuidar y dar de comer a hombres perfectamente capaces de mantenerse a sí mismos. ¡Lo peor es que la frase “la mujer es el pilar del hogar” era suya! Convencida de tal afirmación, al pronunciarla le brillaban los ojos, al mismo tiempo que expresaba que con ello se sentía necesaria e imprescindible. Creo que está más que clara la manipulación emocional en juego.

Pienso que las madres, para poder avanzar, debemos ser un poco más humildes asumiendo que solas no podemos y que necesitamos repartir las cargas porque no es justo llevarlas sin el apoyo de los que conviven con nosotras. Reconocer que tenemos que aprender a pedir, y dejar de ufanarnos de ser unas 4×4. De eso se han aprovechado muchos en el pasado y en el presente. Ya basta.

(Visited 249 times, 59 visits today)
  • Alejandro Moreno

    Muy de acuerdo contigo Susana el machismo paradigmático ha sido muy inteligente en mantener eso de la super mujer en el imaginario social. Todas esas estupideces de EL INSTINTO FEMENINO, LA MUJER ES LA QUE MANDA, EL HOMBRE TIENE LA ÚLTIMA PALABRA: SÍ MI AMOR. han sido terribles para que la mujer pueda avanzar en sus reivindicaciones. Es muy difícil romper eso. Pero estoy convencido que mientras más hombres apoyemos de verdad esas causas será más fácil romper las cadenas