La rebeldía de votar el domingo - Efecto Cocuyo

La rebeldía de votar el domingo

María Pilar García-Guadilla

Socióloga-urbanista e investigadora de la Universidad Simón Bolívar. Activista en los movimientos sociales.

¡Yo si votaré el domingo 9 de noviembre por mis concejales! A los alcaldes y concejales que han trabajado duro no se les puede dejar embarcados, aparte que estos espacios locales son el último bastión que nos queda para defender la calidad del “habitar” y del “hábitat”, lo que incluye tanto la dotación de los servicios básicos y de infraestructura, la calle que se habita, las ordenanzas que regulan el espacio local   y, en suma, la calidad de vida.  Por tanto, ejerceré este derecho al pataleo que me da la coyuntura de las votaciones independientemente de si es ilegítimo o no el CNE, de que me roben el voto, o de que vaya a contracorriente.

Pero sobre todo lo haré porque el espacio local es de los ciudadanos y no de los políticos y, por ello, hay que reivindicarlo. La agenda ciudadana debería ser una agenda “Política” en el sentido más amplio pero la misma no debe confundirse con una agenda “politizada” que responde al criterio de los partidos políticos en vez de a las necesidades, expectativas y demandas de los pobladores y que no tiene ni norte, ni estrategia clara y única para enfrentar la grave crisis humanitaria que sufrimos.

Me parece un exabrupto que la dirigencia política de cualquier color o ideología me diga qué debo hacer con respecto a mi voto; máxime si tal dirigencia no es capaz de consultar a la ciudadanía y si sus lineamientos políticos no derivan de la participación ni responden a estrategias conjuntas y coordinadas con las organizaciones de la sociedad civil, quienes deben de ser los principales actores de este evento electoral.

Peor aún, que algunos partidos políticos amenacen a sus miembros de expulsarlos si ejercen el derecho “ciudadano” al voto al tiempo que su propuesta es la parálisis y la espera al estilo “Godot”.  El Voto puede ser una forma de resistencia aunque te lo secuestren, cuando las demás vías están cerradas por el alto costo que conllevan. Además, si tal voto fuera masivo y apabullante, se dificultaría su secuestro.

Asumir el espacio local

La crítica no solo es contra los partidos por pretender cooptar a los movimientos ciudadanos e imponer su agenda política sobre la agenda ciudadana, sino también contra las propias organizaciones sociales comunitarias que debido a la polarización político-ideológica,  también están divididas y no han sabido tomar las riendas del espacio local que le pertenece.

Al dividirse, han perdido la oportunidad de construir una agenda de ciudadanía integradora que posibilite la convergencia más allá de la polarización sociopolítica y de la fragmentación existentes dado que nuestras necesidades y los derechos que defendemos como ciudadanos son los mismos, independientemente de que se trate del barrio o de la urbanización, del Este o del Oeste, de Caracas o del interior del país, del campo o de la ciudad.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!