La consulta antimadurista pulverizó el simulacro “constituyente”

Javier Antonio Vivas Santana | @jvivassantana

Doctor en Educación. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar.

Los hechos políticos del 16-7-2017, se desarrollaron entre una jornada de ensayo de votos, mal llamada “simulacro”, o sea, activación previa de la maquinaria electoral oficialista para una eventual elección “constituyente”, que pretenden imponernos a los venezolanos, y la consulta antimadurista, convocada fundamentalmente por la coalición opositora llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Esa consulta, definida por ellos, como un plebiscito, compuesto por tres interrogantes relacionadas con el rechazo a la propia constituyente, la actuación de la fuerza armada y los poderes públicos, revelaron ante el mundo que el pueblo no quiere que Nicolás Maduro continúe en el poder.

Se comprende que la lucha democrática, gana quien tenga más votos, razón por la cual, para los sectores en pugna, demostrar quién tiene mayor alcance numérico es una cuestión de honor; por ello, debemos recordar que el madurismo, a través de las instituciones apéndices del poder ejecutivo, es decir, el poderjudicial” y el poder electoral, entre todos se han combinado para cerrar cualquier voluntad del pueblo expresada por intermedio de elecciones.

Esto se ha concretado cuando sectores del gobierno acudieron ante tribunales penales regionales, quienes en un mismo día, ordenaron al Consejo Nacional Electoral (CNE), siendo este una instancia nacional, la “suspensión” de un posible referendo revocatorio presidencial, y posteriormente, sin justificación alguna, quienes son los responsables de llevar a cabo los procesos electorales, se atrevieron a diferir, elecciones regionales, las cuales constitucionalmente debieron haberse realizado en 2017.

Si bien la consulta antimadurista, no contó con la aprobación del ente comicial, que esta acción se haya dado por la organización de la sociedad, es precisamente un hecho de participación protagónica del pueblo, quien en una importante cifra, superior a los siete millones de electores, no solo expresó el apoyo ante la consulta, sino que envió un mensaje que le dice a Nicolás Maduro y los miembros que componen su gobierno, que la mayoría de los venezolanos están cansados de la inflación, la escasez de alimentos y medicinas, la corrupción, la delincuencia y el manejo irresponsable que ha tenido el país en los últimos años.

El ámbito de la crisis política nos está llevando por un camino de casi cien muertos en protestas, al punto que durante el transcurso de la propia jornada de consulta antimadurista, una señora de 61 años, y enfermera de profesión, fue asesinada en Catia, espacio ubicado al oeste de Caracas, (otrora bastión oficialista), supuestamente por manos de “colectivos” armados maduristas, mientras que en Boconó, estado Trujillo, también se registraron hechos violentos, con saldo hasta el momento de redactar estas líneas, de varios heridos, incluyendo uno de gravedad, y cuantiosas pérdidas materiales.

Si el madurismo en su afán de querer sumergirse en su prosopagnosia política, continúa ignorando que la población está buscando alternativas constitucionales para resolver la crisis política, como punto de partida para intentar resolver los agudos problemas económicos y sociales que estamos padeciendo, pues, será evidente que toda acción contraria sobre la voluntad de la mayoría del pueblo, va a terminar con signos de una evidente confrontación, y no precisamente en el campo de los votos, tal y como lo hemos padecido en los últimos meses, sólo que si no existe entendimiento entre quienes tienen la responsabilidad política, y una de éstas partes, sin ser mayoría absoluta sobre la otra, o sea, el madurismo, intenta imponer su punto de vista, y peor, generar “actos constituyentes”, así como el redactar una nueva “constitución”, la hecatombe será de incalculables proporciones humanas, económicas y sociales.

No se puede tapar el sol con un dedo. Bastaría ver los rostros y las imágenes de la cúpula del Partido Socialista “Unido” de Venezuela (PSUV), casi al cierre de las jornadas políticas del 16-7-2017, para comprender que el pueblo ha abandonado al madurismo. Verbigracia, cualquier decisión que en términos políticos diga que está buscando la “paz” del país, no puede seguir escondiéndose de la realidad, negando la voluntad que la mayoría de los venezolanos ha expresado no sólo en una consulta popular, sino en cada rincón de la geografía nacional, cuando el pueblo sale a la calle para protestar por el alto costo de la vida, la crisis en la educación, la quiebra del sistema de salud, el colapso de los servicios públicos, la destrucción de las instituciones, o la impunidad ante malandros y asesinos.

La convocatoria antimadurista pulverizó el simulacro “constituyente”. ¿Podrá esa “constituyente” pulverizar a la mayoría de los venezolanos y la Constitución de 1999, aprobada en referendo por el pueblo? A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

  • CAMALEON

    AAAAHHHH Javier A. Vivas S….¡anda a lavarte ese piazo e’ palto !….♪ OOH E O E OH ♫…♪ VAMOS TODOS A VOTAR ♫…♪ OOH E O E OH ♫…♪ LA CONSTITUYENTE VA ♫….jejejeje

  • Marloz Marquez

    camaleon ponte de color marron como la mierda que tienes en el craneo