La comisión de la “verdad”

Javier Antonio Vivas Santana

Doctor en Educación. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar.

Sin duda que la “constituyente”, al declararse plenipotencia, o sea, todopoderosa, entendemos que sus actos sólo son equiparables con las acciones ejecutadas por Cristo a lo largo de la historia. Por eso supongo que con su recién designada comisión de la “verdad”, pues el hablar del bien o el mal en Venezuela, ya no será problema porque tendremos en lo sucesivo quien nos diga, determine, practique y ejecute esa “verdad”.

Por fin sabremos quiénes serán los responsables del empobrecimiento que vivimos los venezolanos, así como los responsables de la inflación de casi cuatro dígitos anuales que confrontamos en todos los productos, bienes y servicios. No quiero perderme el momento, cuando la comisión de la “verdad” señale con máxima sentencia, enviando a la cárcel a los responsables de la escasez de medicinas o los malvivientes que son culpables de colocar a los recién nacidos en “cunas de cartón” en los hospitales públicos, o el por qué los enfermos mentales no reciben sus tratamientos correspondientes en los centros psiquiátricos del país.

Imagino que la comisión de la “verdad” encontrará el paradero del desaparecido Alcedo Mora. O sea, alguien con poderes plenipotenciarios no tendrá inconvenientes no sólo para decirnos qué ha sucedido con el mencionado ciudadano, sino que también, esta comisión, en el uso de sus facultades, nos explicará quiénes son los “traidores” que ha denunciado el presidente de la República, como parte de un plan para derrocarlo que se origina en las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Otra de las ventajas de esta comisión de la “verdad” es que podremos enterarnos cómo hacen los funcionarios públicos de la cúpula madurista, teniendo un salario en deteriorados bolívares, para que muchos de sus hijos e hijas vivan y estudien en el exterior, máxime cuando la manutención en cualquier del país del mundo fundamentalmente se paga en dólares. No exagero al decir que esta comisión de la “verdad”, al darnos ese secreto financiero, tal hazaña económica bien pudiera ser postulada al Nobel de Economía.

La comisión de la “verdad” tampoco tendrá impedimento para decirle a los venezolanos, adónde fueron a parar más de 259 mil millones de dólares que según el estudio de Marea Socialista son parte de un desfalco a la nación. En tal sentido, ese grupo de “honorables constituyentes”, como sólo se orientan por el bienestar del pueblo, una de sus primeras acciones estará enfocada en solicitar una auditoría pública ciudadana e inmediata para determinar la “verdad” de quiénes son los supuestos corruptos y testaferros de la patria.

Sin duda que estos buscadores de verdades proseguirán con las investigaciones que inició el Ministerio Público en contra de las ciudadanas Elita Zacarías y María Baptista, suegra y esposa, respectivamente, del exministro Haiman El Troudi, quienes se encuentran acusadas de haber cobrado millones de dólares por el caso Odebrecht. Esa será una de las verdades revolucionarias que nos informará tan plausible comisión.

Y es que en el medio de todas las verdades que nos informará semejante comisión, esta no va a obviar las razones por las cuales el tercer puente sobre el río Orinoco, el segundo puente del Lago de Maracaibo, el metro hacia Guarenas–Guatire, la red ferroviaria nacional, el centro hospitalario de Montalbán, por citar sólo algunas obras, presentan hasta una década de atraso en la culminación de sus infraestructuras; y más aún, el cómo algunas de esas empresas, donde también se encuentra Odebrecht, incluso cobraron la totalidad de los montos presupuestados, en enorme perjuicio a la nación.

¡Claro! Ahora sí se hará “justicia” y el país verá a los culpables de estos robos tras las rejas, porque llegó nada más y nada menos que la comisión todopoderosa de la “verdad”.
Y si usted amigo(a), ha tenido el infortunio de que le hayan asesinado algún familiar o persona cercana, o que la delincuencia por alguna razón violó, secuestró, robó o atracó su espacio personal o familiar ¡Tranquilo! Porque todos esos inmorales, con las recientes sugerencias por parte del presidente de Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de llevar a 50 años de presidio a los responsables de estos crímenes, no sólo es que tales desadaptados sociales cambiarán de la noche a la mañana sus conductas por seres humanos apartados de semejantes hechos, sino que todos ellos se entregarán ante tal comisión de la “verdad” como parte de la reconversión del “hombre nuevo”.

Pero lo más importante será que la comisión de la “verdad” ya tiene la lista de los asesinos de más de 100 venezolanos y miles de heridos generados por las protestas “desestabilizadoras” y “terroristas” de los últimos meses. Para ello, aplicarán en analogía aquella máxima de Cristo cuando una muchedumbre quería lapidar a la mujer adúltera y este emplazó a lanzar la primera piedra al que estuviera “libre de pecado”, lo cual equivale a decir que todos aquellos que aparezcan en imágenes o en videos disparando perdigones, metras, balas, granadas, bombas lacrimógenas o similares, quedarán automáticamente exculpados por estar en pleno “cumplimiento del deber”, es decir, “libres de pecado”, porque, al fin y al cabo, eso lo único que deja en evidencia es que los “pecadores” eran otros.

Verbigracia, hay que dejar claro que pedir libertad, alimentos, medicinas, o reclamar contra la crisis económica o social, eso no es verdad, porque el gobierno ha sido víctima de una “guerra económica” y “mediática”, razón por la cual, sabemos dónde están las “mentiras”. En síntesis esta comisión de la “verdad”, con sus características “plenipotenciarias”, también se ha autodeclarado “Infalible”, es decir, imposible equivocarse, y menos con su “verdad”, en especial para encontrar a los “terroristas” y “traidores a la patria”.

A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

Foto: Cortesía Globovisión

***

Las opiniones emitidas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.