Igualación de la pobreza, la escala salarial de Maduro

Carlos Hermoso | @HermosoCarlosD

Economista | Doctor en Ciencias Sociales | Profesor Asociado de la Faces en la Universidad Central de Venezuela | Investigador | Dirigente político

Ya la cosa luce muy clara. La alharaca es distinta a la de Macri. Aquél lo hace bajo la férula del FMI. Éste lo hace bajo el mandato de China y Rusia, principalmente; los nuevos amos. Aquél lo hace bajo el discurso manido del liberalismo. Éste lo hace enarbolando el discurso “socialista”. En estos días hasta rememoró el aniversario de la caída en combate en Bolivia de Tania la guerrillera. Pero este paquete de Maduro es más criminal que el argentino, eso sí. Y hay quienes todavía se engañan. Muy pocos, pero los hay. Unos por necesidad, otros, irracionalismo extremo. Los más, oportunistas de postín.

Nos quedamos cortos. La cosa ahora es muy clara. Exprimir aún más el bolsillo de todos los trabajadores. Pero la guinda, le quitan más a los sectores medios para cuadrar cuentas. Pobreza pareja, bien repartida.

Recordemos que no hay más riqueza qué distribuir. Somos menos pero ha disminuido la riqueza creada. La caída del Producto Interno Bruto sigue su curso. Se calcula que de 2013 a la fecha el descenso bordea los 50 puntos. Esto es, se han quemado alrededor de 200 mil millones de dólares.

Tampoco hay una nueva relación social para su distribución. Por eso ya no es amenaza, es real el deterioro del salario de todos. Será igualado o menor el salario de la gente trabajadora. A eso se aproxima, a raíz de la declaración del ministro Padrino López según la cual es inviable mantener la escala salarial vigente hasta el 19 de agosto. Con las medidas, aumento de la gasolina y 4 puntos de aumento al IVA, los pobres serán más pobres.

Servicios más caros. Precios por las nubes. Dolarización, incremento en la realización de las mercancías por coste de producción, pasivos laborales y especulación, han acelerado más que nunca el aumento de los precios.

En el escrito Salario, precio y ganancia, el genio de Tréveris nos lo explica de manera muy clara. Podemos apreciar la cosa de forma bien gráfica. Esto que vivimos es la experiencia más interesante y dramática en la historia de la economía universal. Cómo empobrecer a un país, con la implantación de un nuevo signo monetario. El Ché, en 1961, cambió el signo monetario y se recuperó el salario real de los trabajadores. Es un hito económico para estudiar. Era la época de la revolución socialista en Cuba. Esta caricatura cambia la moneda y echa en las espaldas del pueblo, aún más, el peso de una crisis que ellos mismos crearon. Un nuevo golpe en la distribución de la riqueza. La tajada mayor para la oligarquía financiera, para la aristocracia chavista y sus secuaces y socios, importadores y monopolistas en varios rubros. Otra tajada se va al exterior a satisfacer la voracidad de los acreedores, chinos principalmente.

Encaje legal, igualación y caída productiva

De otra parte, la ofensiva económica de Maduro no contempla ninguna medida que contribuya con la concentración de capitales ─que no sea en minería y petróleo─. Siguen frenando el proceso que permite que los dueños de los medios, privados o estatales, compren fuerza de trabajo e inviertan en medios. Para ello, deberían de tomar medidas en el área bancaria. Canalizar el ahorro social hacia la inversión productiva. Que los usureros de la banca sean intermediarios para elevar la producción. Además, en vez de crear demanda, la restringe con la política de igualación salarial.

El incremento por mampuesto del encaje legal es una medida que busca frenar un tanto la creación de dinero bancario pero no induce a la canalización del ahorro a la producción. Por el contrario, restringe el crédito.

Puede ser que alcancen el objetivo de bajar la inflación. Sin embargo, será a costa de más pobreza. Mucha más pobreza. Los profesionales, por ejemplo, al ser igualados hacia abajo, verán un mayor deterioro de sus condiciones de vida. La escala aprobada para la administración pública así lo indica. Alguien con vehículo, que debe cancelar lo correspondiente a alrededor de 200 litros de gasolina al mes, deberá usar una buena proporción del salario para usar el automotor de manera regular. Como prefiere comer, se verá obligado a usar el colectivo, ahora mucho más costoso e igual o peor el servicio. El litro de la gasolina se perfila a costar 15 BsS el de 95 octanos y 10 el de 91.

Como es una economía primario exportadora y consumidora de bienes importados, la educación pasa a jugar un segundo plano. No se requieren de profesionales ni universitarios. Por eso, un profesor titular con doctorado y muchos años en la docencia y la investigación, pasará a devengar el salario de un obrero. Los profesionales igual en toda la administración pública. Se cercenan las posibilidades de ascenso social, que no sea por la emigración.

Ya el espejismo que vieron algunos chavistas comienza a disiparse. Ya salen de la borrachera. Las palabras de Padrino, hechas realidad, y los precios de mercado, anuncian que la pesadilla sigue, pero peor.

Este paquetazo, que de rojo tiene lo sangriento que resulta contra el pueblo -no por comunista o socialista-, si de algo sirve es para demostrar que los fetiches monetaristas nada resuelven. Demuestran que mientras no se incremente la producción, nada se resuelve. Que el dinero es expresión de la riqueza, no a la inversa.

Más dependencia

Aparte del objetivo de pagar deuda y reducir la inflación, el paquete busca afianzar la dependencia del imperialismo chino y ruso. De allí que nada se hace para concentrar capitales en áreas distintas a la minería y petróleo.

Hemos insistido en afirmar que se trata de un paquete multipropósito. Lo principal, cuadrar cuentas para que, atendiendo la hiperinflación, mantener la capacidad de crédito frente a los acreedores, chinos y rusos principalmente.

Pero, mientras, se afianza la producción minera y rescatan algo de la industria petrolera. El papel de Venezuela en la división internacional del trabajo se afianza de manera clara. Aquello denunciado durante décadas de toda América Latina de la economía primario exportadora, se revive como nunca en Venezuela. Fue anunciada la ofensiva en esa dirección por Rodolfo Sanz, en un artículo titulado “Contribución para el salto económico”, el 11 de enero de 2016, días antes de ser designado como integrante de la Comisión Presidencial para la Economía Productiva. Hoy, esa política es una realidad. Avanza a paso de genuflexos frente al imperialismo. La producción de oro da para jugadas como el lingotico que, a la postre, serán centralizados por los que más tienen. la explotación del carbón se revive, empresas mixtas mediante. Coltán, torio, diamantes, entre otros recursos se encaminan a ser aún más explotados de manera clara por los imperialistas. El reparto de Venezuela como un botín está en pleno desarrollo. Pero el pueblo se empobrece como nunca en su historia. A su vez, el Gobierno acelera su caída. El pueblo cada día hace más conciencia de que si no se arrecha, lo matarán de hambre.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!