Historias borradas de abril 2002

PuenteLlaguno

Otra vez es 13 de abril.

La historia oficial, impuesta por el Gobierno y su aparato de propaganda, se ha encargado de ir borrando detalles de los episodios de 2002:

– Borraron al comandante Raúl Isaías Baduel, responsable del regreso de Chávez. Hoy preso en su casa mientras su hijo la pasa mal en otra cárcel.

– Borraron a Lucas Rincón Romero, el vocero del Alto Mando Militar que aseguró en televisión que Chávez había renunciado. Hoy sigue premiado y silenciado en una embajada.

– Borraron a Leamsy Salazar, el militar que sostuvo la bandera en el techo de Miraflores cuando se recuperó el palacio. Hoy está refugiado en EEUU y colabora como informante.

– Borraron a Manuel Antonio Rosendo, general que se negó a obedecer la orden de Chávez de activar el Plan Ávila el 11 de abril (represión militar contra el pueblo, igual que El Caracazo). En 2010 trabajaba en la embajada en Portugal. Hoy, no sé.

– Borraron la declaración del embajador de Cuba, Germán Sánchez Otero, esa donde agradecía al alcalde de Baruta, Henrique Capriles, por su mediación en la embajada con la gente que protestaba a las afueras. Hoy, y aunque en tres juicios no pudieron demostrarlo, se le acusa aún de lo contrario: haber aupado el asedio.

– Borraron los rastros de los francotiradores. No hay nombres ni detalles ni estudios balísticos que den pistas de nada. Teniendo los recursos para investigar, el chavismo le ha garantizado impunidad a los que dispararon.

– Borraron las declaraciones de Francisco Arias Cárdenas en la televisión, donde dijo que Chávez era un asesino “con las manos manchadas de sangre”. Hoy es gobernador de Zulia por el PSUV.

– Borraron a las víctimas opositoras. Hoy sin justicia.

– Borraron que dejaron escapar a Pedro Carmona Estanga del país ¿cómo se les escapa un sexagenario que estaba bajo custodia militar y había “salido a trotar”?

– Borraron el intercambio de disparos entre la Policía Metropolitana y los pistoleros de Puente Llaguno. Sólo muestran a los policías y los acusan de todo lo posible y más. Eximen de responsabilidad a los civiles que usaron armas de fuego sin porte. Los elevan al nivel de héroes.

– Borraron la posibilidad de que veas observaciones como estas en cualquier canal de televisión nacional.

Artículos relacionados