Emigrar, una decisión planificada - Efecto Cocuyo

Emigrar, una decisión planificada

Edward Rodríguez | @edwardr74

Periodista y Consultor Político.

Antes de adentrarnos en el tema de esta semana, quiero expresar mi respeto, admiración y solidaridad a 1 millón 622 mil 109 venezolanos (de acuerdo con el más reciente informe de la Oficina Internacional de Migraciones de la ONU febrero, 2018), que hoy están regados por el mundo buscando un mejor porvenir para sus seres queridos, y a los que aún permanecen en esta tierra, nuestra única tierra: Venezuela.

Decidí escribir sobre la emigración por la cantidad de personas que a diario se me acercan por una u otra razón y el tema de conversación se centra en salir del país como sea y a costa de lo que sea antes de que todo empeore y, claro está, con el gobierno que tenemos todo va para peor; también me motivó hablar del tema luego de que mi hijo de 13 años me preguntara: “¿Papá, cuándo nos vamos nosotros, todos mis amigos se están yendo?”. Mi respuesta fue: “no todos se pueden ir, y por el momento nosotros no nos vamos”.

Cada emigrante es una historia, cada uno lleva en sus zapatos el relato real de lo vivido y de lo que falta por vivir, eso tiene que estar claro; y así lo pude constatar durante el reciente viaje que hice a Perú, por razones de trabajo, en donde me topé con muchos compatriotas, de diferentes ciudades, edades, profesión, status social, etc.

Tras esa experiencia consideré oportuno escribir algunos consejos que todo aquel que esté pensando en emigrar debe tomar en cuenta. Hacer una “Guía para emigrar”, tal como me lo sugirió la profesora Margarita Sánchez, ex directora de la Escuela de Comunicación Social de LUZ y vicepresidenta Nacional del CNP, es algo que requiere una investigación minuciosa y de mucho más tiempo que una semana en otro país.

Ahora bien, lo primero que debo decirles es que hay que indagar varios destinos, cómo está su economía, oportunidades de empleo tanto en el campo profesional como en el informal; no hacerlo es dar un salto al vacío y como consecuencia el futuro será deprimente, inconforme y sobrevivirán en la añoranza.

Lo segundo que les recomiendo es tener localizados varios contactos en el país al que decidan emigrar; no se dejen llevar por las redes sociales, las fotos del Instagram y Facebook, todo es bonito por esos canales, pero la realidad es otra. Trate de que le den alojamiento y lo informen bien de cómo es la cosa; recuerde que los primeros días, estos amigos le sonríen, pero luego estorba, así que la estadía en casa ajena debe ser muy breve.

Únase a grupos de venezolanos de bien y a las ONG´s que funcionan y le pueden ayudar; en el caso de Perú puedo decirles que la Organización Unión Venezolana en Perú me parece bastante coordinada, su fundador, Oscar Pérez, es reconocido por los venezolanos que están allá y por las autoridades peruanas como una persona de buena voluntad y de lucha desinteresada.

Como tercer consejo le digo, apostille los documentos necesarios, pero también llévese consigo un oficio aparte de su profesión, pues hay un 95% de probabilidad de que trabaje gracias al oficio, y no a la carrera universitaria; si no lo tiene comience a hacer el cursito.

Como cuarta sugerencia, deje la prepotencia en el autobús o el avión; sea humilde, cada pueblo tiene su cultura y nosotros, los venezolanos no teníamos cultura de emigrar y ahora tenemos que formárnosla y eso requiere de paciencia, respeto por la leyes, cultura e idiosincrasia de otras sociedades.

No a todos les salen las cosas tan bien desde el principio, así que difícilmente usted sea la excepción. En Perú, por ejemplo, de los cien mil venezolanos que hay allá, el 80% son profesionales con edades comprendidas entre 25 y 30 años, y vaya que tienen que escuchar sus historias cuando llegaron y comenzaron de cero.

Con este artículo no busco afianzar la tesis de que es mejor irse que quedarse, pero sí creo que quien decida seguir esa ruta, el éxito dependerá de la planificación y de la capacidad de entender que su salida es temporal.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.

 

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!