¿Emboscada en Montevideo? - Efecto Cocuyo

¿Emboscada en Montevideo?

El Grupo Internacional de Contacto pide elecciones libres
Carmen Beatriz Fernández | @carmenbeat

Consultora política y académica, profesora de Political Systems en la Universidad de Navarra y presidente de la consultora DataStrategia.

Para el jueves 7 de febrero, unos sesenta países del mundo habían manifestado su reconocimiento a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Si hiciéramos el ejercicio de sobreponer el mapa de esos países que le apoyan con otro mapa global de la calidad de la democracia, ambos coincidirían bis a bis. El ejercicio también evidenciaría una realidad: en la crisis venezolana no existen dilemas ideológicos de izquierda-derecha, sino de democracia-dictadura.

En Venezuela hoy se juegan los valores democráticos globales, y el mundo parece haberlo entendido así. Es vital trabajar ahora por una solución que sea lo menos costosa posible para el pueblo venezolano. Y “lo menos costosa” involucra al tiempo como variable fundamental, en una nación devorada por la hiperinflación, en la que los precios de los alimentos se duplican cada 10 días.

Es claro que la solución de la crisis debe arribar a una elección a corto plazo, en condiciones libres y competitivas. Crear las condiciones electorales implica desmontar el sistema electoral de la dictadura, que incluye fórmulas como presos políticos, inhabilitación de candidatos, ilegalización de partidos políticos y uso del hambre como instrumento de control social. No es fácil ni corto.

El Consejo Europeo ha hecho explícitos unos términos de referencia para ayudar y acompañar la crisis venezolana hasta arribar a una solución electoral, a través de un Grupo Internacional de Contacto (GIC). Podría ser ése el camino correcto. Sin embargo, en vísperas de su presentación (prevista para el jueves 7/2/19 en Montevideo), los gobiernos de Uruguay y México parecían haberle tendido una emboscada, con una propuesta alternativa, disparatada y completamente ajena a los tiempos políticos.

El presidente Tabaré Vásquez, quien era coanfitrión de la presentación del GIC hizo que coincidieran en el cronograma las dos reuniones y trató de incluir a México en el grupo. Se cuenta por los pasillos que unos días antes había viajado a Ciudad de México Jorge Rodríguez y habría allí armado la tramoya.

Son totalmente incompatibles la propuesta del Grupo Internacional de Contacto del Consejo Europeo y el llamado “Acuerdo de Montevideo“. Mientras que el primero declara explícitamente que NO es una instancia de diálogo, el segundo se basa en serlo; el GIC tiene su razón de ser en la búsqueda de elecciones libres, la emboscada de Montevideo deliberadamente excluía el peligroso vocablo “elecciones” de sus términos. El régimen de Maduro ha sido siempre un jugador “duro” y artero, pero no hay tiempo para más engaños ni trampas.

Una declaración firme

El llamado Acuerdo de Montevideo no sólo era disparatado, sino muy torpe políticamente. Buscaba torpedear la propuesta europea del Grupo Internacional de Contacto que se se iba a lanzar al día siguiente con Uruguay como anfitrión, pero además había recibido ya un beso de la muerte: la declaratoria pública de Nicolás Maduro de verla con buenos ojos.

La sesión no debió ser fácil, duró dos horas más de lo que estaba previsto y Bolivia se negó a firmar el acuerdo.  La declaración del Grupo Internacional de Contacto y su vocera Federica Mogherini fue muy firme: elecciones libres, respeto a los DDHH y ayuda humanitaria para Venezuela.

Es de agradecer la contundencia del compromiso acordado, aunque resta mucho trabajo por hacer. Para que la propuesta europea funcione es necesario que esa plataforma reconozca a Guaidó, y haga suya la lógica de la ruta que éste ha definido: 1. Cese a la usurpación, 2. Gobierno de transición y 3. Elecciones libres. Sólo así pasará a ser una entidad que facilite la transición, integrando a niveles ministeriales y técnicos, y sentando un apoyo útil para el rescate de la democracia en Venezuela.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!