El tema OVNI es tabú - Efecto Cocuyo

El tema OVNI es tabú

OVNIS
Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Profesor-Investigador Universidad Central de Venezuela • Miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat • Editor de la Revista Catálisis • Presidente (H) de la Sociedad Venezolana de Catálisis.

Al principio apareció como un holograma, luego fue una imagen sólida y allí estaba él, al borde del monte detrás de la casa de José Contreras en las afueras de Ciudad Bolívar. Fue un jueves de marzo de 2019, con el brillo de la tarde escondido detrás de los árboles. Cuando él se dio la vuelta, se detuvo y vio su rostro. Su dedo fue presionando los números en el celular para pedir ayuda. Cuando levitaba a unos 3 m del suelo, pensaba que moriría, se sintió aturdido y perdió el conocimiento. “Hay un extraterrestre en mi casa”, pensó. Pero a Contreras le preocupaba: ¿quién le creería? En estos días, más personas de las que creemos.  El desafío con los avistamientos de OVNIS y alienígenas siempre ha sido la falta de evidencia. Contreras defiende lo que vio, mientras los medios publicaron la información con un tono irónico y asegurando al público que posiblemente no pudo ser cierto. Pero hay testigos y encuentros creíbles. El físico Enrico Fermi era famoso por plantear preguntas que invitaban a la reflexión. En 1950, en el Laboratorio Nacional de Los Álamos, después de hablar sobre los OVNIs durante el almuerzo, Fermi preguntó: “¿Dónde están todos?” Estimó que había alrededor de 300 mil millones de estrellas en la galaxia, muchas de ellas miles de millones de años más antiguas que el sol, con un gran porcentaje de ellos es probable que alberguen planetas habitables. Incluso si la vida inteligente se desarrollara en un porcentaje muy pequeño de estos planetas, entonces debería haber una serie de civilizaciones inteligentes en la galaxia. Dependiendo de los supuestos, uno debería esperar decenas de miles de civilizaciones. Esta discrepancia entre la expectativa de evidencia de civilizaciones o visitas alienígenas y la presunción de que no se han observado visitas, ha sido llamada la Paradoja de Fermi. Carl Sagan resumió correctamente la situación diciendo que “las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias”. El problema es que no ha habido un solo encuentro OVNI bien documentado. La situación se ve empeorada por el hecho de que los gobiernos de todo el mundo han ocultado la información sobre estos “encuentros”. Pero las evidencias sugieren que el problema debe ser abierto al estudio científico. Cuando se trata de la ciencia, el método científico requiere que las hipótesis sean comprobables para que se puedan verificar las inferencias. Los encuentros OVNI no son controlables ni repetibles, lo que hace que su estudio sea extremadamente desafiante. Pero el problema real, en mi opinión, es que el tema OVNI es tabú. Si bien el público en general ha estado fascinado con los OVNIs durante décadas, nuestros gobiernos, científicos y medios de comunicación, esencialmente han declarado que todos los avistamientos OVNI son el resultado de fenómenos meteorológicos o acciones humanas. ¡Ninguno es realmente una nave espacial extraterrestre! ¡Y ningún alienígena ha visitado la tierra! Los OVNIs están fuera del alcance de un estudio científico serio y de una discusión racional, que desafortunadamente deja el tema en el dominio de los pseudocientíficos, muchos de los cuales deslucen el campo con teorías de conspiración. Pero, algunas de las observaciones más convincentes provienen de funcionarios de los gobiernos. En 1997, el gobierno chileno formó el Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos, para estudiar los OVNIs. El año pasado, publicaron imágenes de un OVNI tomado con una cámara infrarroja sobre un helicóptero. Además, países como Brasil, Ecuador, Canadá, Dinamarca, Francia, Nueva Zelanda, Reino Unido, Suecia y Rusia han estado desclasificando sus archivos OVNI desde el 2008. El Comité francés, COMETA, fue un grupo de estudio compuesto por científicos de alto rango y oficiales militares. Llegaron a la conclusión que el 5% de los “encuentros” eran reales pero inexplicables: la mejor hipótesis disponible era que la nave observada era extraterrestre. Irán por su parte, ha estado preocupado por los OVNIs esféricos observados cerca de las instalaciones de energía nuclear que llaman “drones de la CIA” que, según informan, tienen un diámetro de 9 m, pueden alcanzar velocidades de Mach 10 y pueden abandonar la atmósfera terrestre. Dichas velocidades están a la par con el avión experimental más veloz, pero impensable para una esfera sin superficies de elevación o un mecanismo de propulsión evidente. En diciembre de 2017, el New York Times publicó que los EE. UU. habían financiado un proyecto secreto de 5 años y 22 millones de dólares, llamado: Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas, dirigido por el ex oficial del Pentágono Luis Elizondo. El programa produjo documentos que describen avistamientos de aeronaves que parecían moverse a velocidades muy altas, sin signos visibles de propulsión o que flotaban sin medios aparentes de sustentación.

Científicos, políticos y profesionales están dispuestos a tocar el tema tabú. Desde entonces, investigadores respetados, como Abraham Loeb, presidente del departamento de astronomía de la Universidad de Harvard y un número importante de científicos de la NASA, han emitido teorías, aunque controvertidas, que sugieren que los extraterrestres han desempeñado algún papel en ciertos eventos acaecidos.

Los astrónomos si ven OVNIs

A menudo, amigos y colegas me preguntan: “¿Por qué los astrónomos no ven OVNIs?” El hecho es que sí lo hacen. En 1977, Peter Sturrock, envió 2.611 cuestionarios sobre avistamientos de OVNIS y recibió 1.356 respuestas de las cuales, 4,6% reportaron haber presenciado o registrado fenómenos aéreos inexplicables. Esta tasa es similar al 5% de los avistamientos de ovnis que nunca se explican. Los ovnis han sido observados a través de telescopios. Por ejemplo, la imagen que acompaña este artículo fue tomada con mi telescopio, en el que observé un objeto con forma alargada que rotaba mientras se movía en ángulos rectos. Existe una gran cantidad de evidencia de que un pequeño porcentaje de estos avistamientos de OVNIs son naves que exhiben capacidades de vuelo más allá de cualquier tecnología humana conocida. Si bien no hay un solo caso para el cual exista evidencia que pueda resistir el rigor científico, hay casos con observaciones simultáneas de múltiples testigos confiables, junto con señales de radar y evidencia fotográfica que revelan patrones de actividad convincentes. Este es un tema que merece una investigación científica abierta, donde exista un consenso basado en la evidencia en lugar de una expectativa o creencia previa. Si efectivamente hay naves extraterrestres visitando la Tierra, nos beneficiaría mucho saber sobre ellos, su naturaleza y su intención. * * * Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores Foto: Paulino Betancourt Del mismo autor http://efectococuyo.com/opinion/conferir-animacion-a-la-materia-sin-vida/  

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!