El reto de Paulo Abrão, nuevo Secretario Ejecutivo de la CIDH

Génesis Dávila | @genesisdava

Presidenta de Defiende Venezuela www.defiendevenezuela.org @DefiendeVe. Abogada. Venezolana.

El 27 de julio de 2016 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, después de un proceso claro y transparente, seleccionó al brasileño Paulo Abrão como su nuevo Secretario Ejecutivo y Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos, confirmó su selección para un período de cuatro años.

La decisión de Emilio Álvarez Icaza, Secretario Ejecutivo saliente de la CIDH, de no postularse para la reelección del cargo buscando retornar a México para “transformar la crisis de derechos humanos que ahí se vive”, activó el procedimiento señalado en el Artículo 11 del Reglamento de la CIDH para la selección de su sucesor.

Artículo 11.- La Secretaría Ejecutiva estará compuesta por un(a) Secretario(a) Ejecutivo(a)
2. El(La) Secretario(a) Ejecutivo(a) será una persona con independencia y alta autoridad moral, con experiencia y de reconocida trayectoria en derechos humanos.
3. El(la) Secretario(a) Ejecutivo(a) será designado(a) por el Secretario General de la Organización. La Comisión llevará a cabo el siguiente procedimiento interno para identificar el(l)a candidato(a) más calificado(a) y remitir su nombre al Secretario General, proponiendo su designación por un periodo de cuatro años que podrá ser renovado una vez:
a. La Comisión realizará un concurso público para llenar la vacante y publicará los criterios y calificaciones para el cargo, así como una descripción de las tareas a ser desempeñadas.
b. La Comisión revisará las aplicaciones recibidas e identificará entre tres y cinco finalistas, quienes serán entrevistado(a) s para el cargo.
c. Las hojas de vida de los(a)s finalistas se harán públicas, incluyendo en la página Web de la Comisión, durante el mes anterior a la selección final con el objeto de recibir observaciones sobre los(a)s candidatos(a)s.
d. La Comisión determinará el(a) candidato(a) más calificado(a), teniendo en cuenta las observaciones, por mayoría absoluta de sus miembros.
4. Previo a iniciar su periodo en el cargo y durante el mismo, el(la) Secretario(a) Ejecutivo(a) y el(la) Secretario(a) Ejecutivo(a) Adjunto(a) revelarán a la Comisión cualquier interés que pueda ser considerado en conflicto con el ejercicio de sus funciones.

Después de recibir más de 90 postulaciones, la CIDH seleccionó a Elizabeth Abi-Mershed, Secretaria Ejecutiva Adjunta de la CIDH (EE.UU); Paulo Abrão, Secretario Ejecutivo del Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del Mercosur (Brasil); Renzo Pomi, Representante de Amnistía Internacional ante las Naciones Unidas (Uruguay); Michael Reed-Hurtado, Asesor del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Colombia) y a Lisa Shoman, antigua Representante Permanente de Belice ante la OEA (Belice), como los cinco finalistas para la Secretaría Ejecutiva debido a su alta independencia, autoridad moral, experiencia y reconocida trayectoria en la defensa y promoción de los derechos humanos.

Hasta el 30 de mayo de 2016, la CIDH recibió 163 observaciones sobre las candidaturas y el 26 de julio, entrevistó en su sede en Washington D.C. a los finalistas, transmitiendo en vivo, a través del canal digital de la OEA, las presentaciones de cada uno de ellos.

Después de horas de deliberación, el 27 de Julio de 2016, la CIDH seleccionó al brasileño Paulo Abrão como su Secretario Ejecutivo, quien entrará en funciones a partir del próximo 15 de agosto, fecha en la que finaliza el mandato del mexicano Emilio Álvarez Icaza Longoria.

Pablo Abrão muestra preparación académica de primera y una reconocida trayectoria en el campo de los derechos humanos. Es Doctor en Derecho de la Universidade Católica do Rio de Janeiro y profesor universitario en España y Brasil, Secretario Ejecutivo del Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del Mercosur, Presidente de la Comisión de Amnistía para la Reparación y Memoria de las Víctimas de la Dictadura Brasileña. En tiempos anteriores se destacó como Secretario Nacional de Justicia y Presidente del Comité Nacional para los Refugiados y del Comité Nacional Contra la Trata de Personas en Brasil. Ver curriculum vitae.

Lo que lo diferenció a Pablo Abrão de los otros finalistas y llevó su candidatura al éxito, no solo fue su preparación académica, su experiencia profesional o su reconocimiento en el mundo de los derechos humanos, sino su capacidad para el “foundraising” demostrada a través de la dirección de proyectos de cooperación internacional.

Pablo Abrão asumirá su cargo de Secretario Ejecutivo frente a una CIDH conmocionada por una devastadora crisis financiera que amenaza con dejarla con un 40% menos de empleados y cuya primeras víctimas ya fueron cobradas: las visitas in loco a los países de la región previstas para este año y los Períodos de Sesiones 159 y 160, cuyas suspensiones fueron anunciadas el pasado 23 de mayo en el Comunicado de Prensa No. 069/16.

El principal reto del nuevo Secretario Ejecutivo será hacerle frente al problema estructural de financiamiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos que, al compararlo con otros sistemas similares, se considera “el más pobre del mundo” con una asignación de tan solo 8 millones de dólares para promover, defender y garantizar los derechos humanos en toda la región, de los cuales solo 5 millones de dólares van a la Comisión y el restante a la Corte en San José de Costa Rica.

unnamed (1)

Con un fondo regular que tan sólo asigna el 6% del presupuesto anual de la OEA a la Comisión y con un fondo específico de contribuciones voluntarias provenientes de otras fuentes como los Estados miembros, que debido a los informes desfavorables de violaciones de derechos humanos en sus países han decidido castigar a la CIDH con el retiro de sus aportes, y los Observadores Permanentes que han decidido orientar sus contribuciones a otras causas como la crisis de los refugiados sirios en Europa, el brasileño tendrá como única opción sobresalir en su prometida habilidad para la recaudación de fondos.

unnamed

Pablo Abrão deberá trabajar con mano derecha e izquierda para mantener viva la trayectoria en la defensa y promoción de los derechos humanos que por más de 60 años ha caracterizado a la CIDH, para rescatar el rol principal que los Estados miembros deberían tener en el mantenimiento de esta y para canalizar nuevamente hacia la Comisión los aportes especiales de los Observadores Permanentes y de las instituciones filantrópicas sin perder su autonomía.

La buena noticia es que la CIDH siempre ha sabido maniobrar con un presupuesto deficitario para cumplir con su mandato de promotor de la observancia de los derechos humanos en la región y de órgano consultivo de la Organización de los Estados Americanos, que le fue asignado por los mismos Estados miembros a través de la Carta de la OEA.

El último aumento considerable de presupuesto que experimentó la Comisión obedeció al cambio de Secretario Ejecutivo en el período 2012-2013. Por lo que tener una nueva cara en la Secretaría Ejecutiva de la CIDH podría vislumbrar el mismo efecto, pues los cambios de administración siempre son aprovechados para dejar a un lado las rencillas y en este caso sería una oportunidad para construir un plan estratégico entre los Estados, los representantes de la sociedad civil y la Comisión para la superar la crisis financiera de la CIDH y fortalecer la observancia de los derechos en la región.

(Visited 19 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply