El madurismo tendrá que exiliarse en Corea del Norte

Javier Antonio Vivas Santana

Doctor en Educación. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar.

El madurismo vive sus horas más aciagas. Intentó pisotear la Constitución y barrer a los adversarios políticos con una seudo-constituyente pero simplemente le salió el tiro por la culata, al punto de que quien llega a la vice-presidencia de dicho “órgano” o de alguna de sus comisiones, prefiere lanzarse como candidato derrotado para una gobernación, o renunciar a tales responsabilidades.

Quienes impulsaron la “constituyente”, tanto que criticaron a la Asamblea Nacional diciendo que esta había promovido el discurso de acabar con las colas para la compra de alimentos, mientras que, en el primer de mes de fraudulenta “instalación”, según cifras de la comisión económica del parlamento, (ante la negativa de información por parte del Banco Central de Venezuela), el pasado mes de agosto, resultó con la inflación más alta que haya registrado nuestro país en toda su historia.

Aunado a ello, las sanciones sin precedentes que nos ha impuesto Estados Unidos, sin obviar los escándalos de corrupción entre la petrolera estatal y el alto gobierno, y por si fuera poco, hechos como la masacre en un centro penitenciario de Amazonas, así como la multiplicación de enfermedades como la difteria, el paludismo, y hasta la reaparición del sarampión. Tampoco podemos olvidar niños que han muerto por desnutrición o pacientes que han fallecido porque los hospitales carecen hasta de oxígeno.

Es tal la pérdida de gobernabilidad que, a pesar de que las protestas y llamadas guarimbas al parecer transitoriamente han cesado, eso no ha sido justificación para la quiebra moral, económica y social del país. De hecho, el gobierno, ante la pérdida de apoyo popular, recurre a perversas acciones de apartheid político, cuando voceros oficiales exigen poseer un llamado “carnet de la patria” para acceder a un cupo universitario, o sea, si no tienes el carnet no tienes derecho a la educación.

En la misma medida, al no presentar tal “identificación” no podrás tener “descuentos” (por no sugerir ser execrado) en la compra de útiles escolares en eventos organizados por organismos nacionales, regionales o locales, es decir, vuelve a violar el derecho a la educación, en este caso de los niños y adolescentes. Se llega al extremo de anunciar, por boca de Tarek El Aissami, el vice-presidente de la República, que para poder vacunarse gratuitamente también hay que mostrar tal “personalización”, verbigracia, si no eres de mi bando político no tienes derecho a la salud, lo que equivale a decir, palabras más, palabras menos, “si te mueres mejor”. ¿Cómo llamar a la práctica aberrante de estos hechos? ¿Qué dice la “defensoría” del pueblo, o el ministerio público? ¡Nada! Ellos son parte de la praxis del neonazismo y el neototalitarismo: “O estás conmigo, o estás contra mí”.

La ruina de la “constituyente” ha generado por parte de sus protagonistas, como Jesús Faría, fracasado diputado y ministro del madurismo, que pronuncie figuras literarias, seguramente sin saberlo, construyendo en grado superlativo el más risible oxímoron (superando aquella frase de “estamos mal, pero vamos bien”), cuando señala en relación con las decisiones económicas de Nicolás Maduro que las medidas van en “dirección indicada” pero nos llevan al “peor de los escenarios”. Como dicen el pueblo llano, “entre más intente aclarar, más oscurece”.

Asimismo, la ineptitud del madurismo llega hasta niveles en donde el dolo y la mentira se conjugan para hacerle daño al pueblo con la estafa social de la vivienda. Así tenemos que bien lo afirmó Luisa Ortega Díaz, la fiscal general de la República reconocida en el plano internacional, al señalar que las condiciones de edificios de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV): “son resultado de la corrupción e ineptitud del Gobierno de Maduro“. Ello señalado en relación con la necesidad de desalojar cuando menos 55 familias de edificios “construidos” por esta “misión” y ubicados en el sector Paulo VI de Petare Sur, en virtud de las pésimas condiciones de infraestructura de tales inmuebles. ¿Se imaginan qué podría pasar con otras casas o apartamentos de la GMVV, si Venezuela fuera víctima de un “Irma” que fue implacable con el Caribe o un terremoto superior de 8 grados de intensidad que azotó al hermano país de México?

Además de semejantes realidades, la crisis eléctrica hace estragos en el interior del país. ¿Y quién le repone al pueblo por alimentos y electrodomésticos dañados como neveras o aires acondicionados? ¡Nadie! ¿Para qué vamos a hablar con el problema en el suministro y distribución de agua potable? A buscar agua al río, Dios quiera no esté contaminada, para cocinar con leña y bañarse con totumas.

La gasolina es otro factor que está escaseando con el transcurrir de los días. Sobre la gasolina hay mucho nerviosismo porque algunos informes detallan que ante la ausencia de ciertos componentes ha disminuido de manera importante su producción, y aproximadamente el 50% de las cisternas que hacían el transporte en 2010, se encuentran inoperativas por falta de repuestos.

Venezuela avanza hacia el colapso económico en todos sus órdenes, lo que hará implosionar la protesta social en todo el país. El gobierno sólo tiene dos alternativas: O da un giro de 180 grados hacia la apertura política y económica, disolviendo la “constituyente” y convocando a un gobierno de unidad nacional, o en su defecto tendrá que asumir el costo político de un enfrentamiento que puede ser más sangriento que las protestas que se han generado en el pasado reciente, hechos que terminarían por obligar a la cúpula madurista a tener que exiliarse en Corea del Norte, porque dudo que Cuba, Rusia, China, Bolivia o Nicaragua puedan recibirlos ante lo que sería el capítulo más doloroso en nuestra historia contemporánea.

En síntesis, el madurismo asume una responsabilidad histórica ante el país en términos de sindéresis, o en su defecto tendrá que entregar el poder y su cúpula ir a vivir en Corea del Norte. ¿Será por ello, que el madurismo fue uno de los muy pocos gobiernos en el mundo que no condenó el ensayo nuclear del país comunista, controlado por una dinastía política, militar y familiar? A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

Las opiniones emitidas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.

 

  • Christian Carranza Bustamante

    Mil por ciento de apoyo al escrito de Javier vivas Santana.

  • Don Periñon

    Nadie los va a aceptar. Si acaso Corea del Norte: entonces que disfruten de ese socialismo. Que no se olviden que allá han llegado hasta el canibalismo y que quien bosteza durante un discurso del mandarín lo mandan a raspar!