El dilema de Maduro: ¿En quién confiar? - Efecto Cocuyo

El dilema de Maduro: ¿En quién confiar?

Confiar
Oscar Morales Rodríguez

Economista con un Magister en Políticas Públicas. Colaborador de varios medios nacionales.

Cuando se escriba la historia de los últimos años, nos daremos cuenta de que el relato parecerá más de ficción y tendrá a muchos lectores incrédulos, o quizás sirva para definir mejor qué es el poder y sus demonios.

Por lo pronto, se siguen revelando conversaciones íntimas del anillo del poder que dibuja muy bien lo que tempranamente dijo el General Müller Rojas: “el nido de alacranes”. Hoy no existen dudas sobre las traiciones, engaños, complot y maquinación de un grupo de poder que quiere salvarse, y no les interesa ponerle precio a la silla de Miraflores. El pánico los enloquece.

Hoy, Nicolás Maduro debe sentirse como Santiago Nasar (persona de la novela “Crónica de una muerte anunciada”) cuando se ha dado cuenta de que no puede confiar en nadie porque todos están negociando su salida menos él.  Incluso, según las confidencias, también su esposa e hijos le prestan oídos a los gringos. ¡Qué penosa existencia!

Sin embargo, hasta el momento, a Maduro solamente lo estaría salvando la codicia de los conspiradores y su imposibilidad de ponerse de acuerdo entre ellos. Supuestamente, todos quieren ser presidente de la nueva junta de gobierno, nombrar ministros, resguardar a sus testaferros y no perder ciertos privilegios. Pero poco a poco la ambición se modera y más de uno va a bajar su precio, porque no existe olla a presión que aguante la implosión venidera.

Por otra parte, en los últimos días, el madurismo ha intentado demostrar algunos gestos de fuerza e intimidación para encarcelar a unos diputados, pero lo paradójico, es que quienes pretenden quitarle la inmunidad parlamentaria y enjuiciarlos, son los mismos que pactaban la salida del mismísimo Maduro el 30 de abril. Con amigos así, para qué enemigos, reza el adagio.

Nicolás Maduro está cada vez más débil y aislado. No es necesario sugerirle que no busque afuera de su casa las intrigas y conjuras que se tejen para expulsarlo del poder, porque aparentemente ya sabe que en su cama tiene más pruebas que en Washington. ¡Qué desconsuelo!

Confiar en Cabello y Bernal

Unos dicen que lo más difícil de la vida es reconstruir la confianza y otros dicen que jamás se recupera plenamente. Si eso es así, a Maduro le espera una larga travesía por el desierto. Entre tanto, ¿le quedará alguien por ahí en quien pueda confiar? Aparentemente, solo le estaría quedando el grupo de Cabello y Bernal con sus colectivos armados, porque ni la inteligencia cubana se moja los pies por él.

Atentos, recordemos que a los destructores del país les une la corrupción, los crímenes y el miedo, por lo cual, es posible que se mantengan cohesionados un rato más “puertas afueras”, pero la procesión va por dentro y es inminente que los alacranes se piquen entre ellos o se salen del nido. Están en tiempo extra.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

Del mismo autor

Esto es entre venezolanos

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!