¿Cómo hacer un monstruo? ¿Cuál es la ciencia detrás de Frankenstein?

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Profesor-Investigador Universidad Central de Venezuela • Miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat • Editor de la Revista Catálisis • Presidente (H) de la Sociedad Venezolana de Catálisis.

En el bicentenario de la publicación de Mary Shelley Frankenstein o el moderno Prometeo es interesante reexaminar esta brillante obra de ciencia ficción. Mi interés particular es el hecho científico detrás de la ciencia ficción. ¿Cuánta ciencia real influyó en Mary Shelley? ¿Podría un Víctor Frankenstein de la vida real haber construido una criatura monstruosa?

La segunda mitad del siglo XVIII había visto nacer la máquina de vapor, los telares mecánicos y el acero y, con ellos, la sociedad industrial. Es cierto que la ciencia en su novela es secundaria o no explícita, pero no hay magia, sino método. “La invención, hay que admitirlo humildemente, no consiste en crear del vacío, sino del caos”, escribe Shelley en su introducción: “En primer lugar hay que contar con los materiales; puede darse forma a oscuras sustancias amorfas, pero no se puede dar el ser a la sustancia misma”. A pesar de que se ideó hace dos siglos y que Shelley no tenía ningún tipo de formación científica, en las páginas de este libro encontramos referencias a distintas disciplinas científicas como el uso de electricidad, los trasplantes y la vida artificial.

Existen muchas historias extraordinarias sobre ladrones de órganos y salas de disección, así como experimentos eléctricos que se realizaron sobre criminales ejecutados. Pero hay bastantes etapas entre desenterrar cadáveres, construir a la criatura a partir de “desechos” y reanimarla. Los meses de cirugía tediosa y difícil se pasan por alto a menudo al leer el libro, pero lo que prácticamente nadie menciona es lo difícil que hubiera sido mantener las “piezas” en un estado adecuado de conservación, mientras el Dr. Frankenstein trabajaba en su creación. Hacer un monstruo lleva tiempo y los cuerpos se descomponen muy rápido.

La preservación del material anatómico fue de gran interés cuando se escribió Frankenstein, como lo es ahora, aunque por razones muy diferentes. Hoy el interés está en preservar los órganos y tejidos adecuados para el trasplante. Algunas personas incluso quieren congelar criogénicamente su cuerpo en caso de que los científicos del futuro puedan revivirlas y curar cualquier enfermedad que haya causado su muerte original.

En ese sentido, los objetivos no son tan diferentes a los del ficticio Víctor Frankenstein. En el momento en que se publica la obra, pocas personas realmente pensaban en un trasplante de órganos. En cambio, la preservación del tejido era motivo de preocupación para los profesores de anatomía que querían mantener colecciones de especímenes interesantes, inusuales o instructivos para usar como material didáctico para futuros estudiantes de medicina.

El objetivo era detener el proceso de descomposición manteniendo las muestras lo más parecido a su aspecto original. Para preservar los tejidos blandos, se inyectaron o usaron varias sustancias para cubrir o remojar la muestra disecada. La sustancia en cuestión debe ser lo suficientemente tóxica como para destruir los hongos y bacterias que podrían descomponer la muestra, pero no ser corrosivos ni dañinos para los tejidos. Sustancias como la trementina, el mercurio metálico y las sales de mercurio se emplearon para frenar el proceso de descomposición.

Matar bacterias y hongos significa que se ha detenido algún proceso vital en ellos. Sin embargo, muchos procesos que son críticos para el hongo y las bacterias también son necesarios para los humanos, lo que hace que estas sustancias sean tóxicas para nosotros. Trabajando en condiciones de poco espacio y mal ventiladas, con un mínimo respeto por la salud y la seguridad, las sustancias que los curadores anatómicos estaban usando día tras día afectaron seriamente su salud. Los curadores anatómicos se describieron como demacrados y con tos seca.

Una de las técnicas más exitosas para la conservación de tejidos fue el embotellado en alcohol. El proceso fue más complicado que sumergir un espécimen en una botella de prosecco y asegurar la tapa, pero al menos el alcohol era considerablemente menos tóxico que algunas de las alternativas usadas. El alcohol en altas concentraciones se usa en geles para manos, pero la concentración tiene que ser la correcta. Con poco alcohol el hongo crece, pero demasiado desnaturalizará la muestra, dando a la piel y al tejido una apariencia arrugada. Por lo que se encontró que el nivel óptimo era aproximadamente el mismo que en el whisky.

Shelley describió a Frankenstein trabajando en una pequeña habitación del ático trabajando a la luz de las velas para iluminar su trabajo. Las habitaciones pequeñas, los vapores tóxicos, los vapores de alcohol y las llamas no son una combinación sana. No es de extrañar que Shelley escribiera que el trabajo tuvo un impacto negativo en la salud de Frankenstein. Incluso, si lograra superar estos peligros, el Frankenstein ficticio habría tenido que adaptar considerablemente muchas de las técnicas que se habían desarrollado en el siglo XVIII.

Los curadores anatómicos fueron, sin duda, extremadamente competentes en la medida que algunos de sus trabajos sobreviven hasta nuestros días. Lo que ninguno de ellos esperaba era que sus especímenes se incorporaran a una criatura y se reanimaran.

Shelley creó un científico verdaderamente brillante que quizás había encontrado un método de preservación que permitía reiniciar todas las funciones fisiológicas básicas. Alternativamente, puede haber encontrado un método para revertir el daño inevitable de las técnicas de preservación del siglo XVIII. Este nivel de conocimiento experto todavía se nos escapa hoy, pero sería de gran beneficio para la salud y la prolongación de la vida.

Los métodos actuales de preservación de tejidos sin duda ayudarían a aquellos que aspiran a ser los Frankenstein modernos. Sin embargo, todavía hay algunos obstáculos técnicos que superar antes de que pueda convertirse en el orgulloso creador de su propia criatura viviente y que respira.

La combinación de tejidos, las asombrosamente complejas técnicas quirúrgicas necesarias para ensamblar todo, así como los pequeños detalles de dar vida a tu creación son solo algunas de las cosas que se deben considerar antes de embarcarse en su propio proyecto de hacer un monstruo.

Lo cierto es que Shelley utilizó con destreza y talento la ciencia para contarnos una historia de horror, donde el monstruo no era la criatura, sino el hombre que lo creaba saltándose todos los límites morales. Una reflexión tan válida en 1818 como hoy en día.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.

 

(Visited 110 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!