Angelina Jolie: entre la realidad y la ficción - Efecto Cocuyo

Angelina Jolie: entre la realidad y la ficción

Angelina Jolie meme
Piero Trepiccione

Politólogo con especialización en gerencia social. Actualmente es el coordinador general del Centro Gumilla en el Estado Lara. Profesor universitario de pre y postgrado. Analista político y de tendencias electorales. Columnista de opinión. Locutor y conductor de programas de radio.

La famosa actriz norteamericana ha visitado Lima esta semana y ha establecido contacto con migrantes venezolanos. En su rol de representante de la agencia de las naciones unidas para los refugiados (Acnur), Angelina Jolie ha cumplido una responsabilidad del alto comisionado para conocer en directo la situación de miles de venezolanos que actualmente residen en Perú. De primera mano ha conocido los testimonios más desgarradores y francos que le han permitido hacerse de una opinión, en propio terreno, del fenómeno de exportación de Venezuela hacia diversos países de la región y que hoy es causa de preocupación continental.

Jolie ha declarado que es aún más compleja de lo que parece la diáspora venezolana y aboga por construir soluciones multilaterales y globales en consonancia con lo dicho por el canciller peruano Néstor Popolizio. Hasta aquí vemos una sana intención de poner en el centro de atención una problemática que está causando un impacto geopolítico de dimensiones hemisféricas. Además, se trata de una representación oficial de la Acnur, de ninguna manera es a titulo personal. Esto, obviamente hay que dejarlo muy en claro para analizar la dimensión siguiente que tiene que ver con el uso de la ficción para generar disonancias en la comprensión colectiva de la opinión pública latinoamericana.

Nos referimos ahora a la gigantesca cantidad de memes y chistes que han circulado por redes sociales referidos a esta particular visita al Perú. Ni que decir de las etiquetas apuntaladas en tendencias que han copado las redes sociales en esta semana. Impresionante, sin duda. Pero, hay que tener claro el trasfondo del asunto que pareciera inocente, pero en absoluto lo es. Y es que, cuando una noticia se convierte en emblemática y causa un impacto político importante, la mejor manera de neutralizarla es usando la ridiculización encubierta de la misma, para diluir su potencia informativa.

Con la visita de Angelina Jolie se ha practicado una verdadera puesta en escena de tácticas distractivas que minimizan y aligeran el peso de una noticia de alta resonancia para la política continental y hemisférica.

Detrás de los memes no existe inocencia ni solo intención de un buen humor. Hay toda una articulación táctica que obedece a una estrategia central que busca diluir el impacto de lo que lo que me perjudica en términos de concentración informativa.

¿Quién gana con los memes?

Analicemos entonces a quién o a quiénes les conviene convertir en ficción la descripción de una situación real como la asociada al fenómeno migratorio venezolano. Habría que comenzar entonces por medir a quién o a quiénes perjudica rotundamente. Sin duda, partiendo de esta segunda interrogante podemos aproximarnos a una explicación lógica del asunto. Está claro que al gobierno actual de Venezuela que cada día sufre más severos cuestionamientos a la forma de manejar la economía y también a su legitimidad de origen vista la particular situación ocurrida con relación a las elecciones del 20 de mayo pasado, no reconocidas por un importante número de países de la región y del mundo.

Entonces, con este razonamiento nos aproximamos a una verdad que cada vez se está volviendo más incuestionable. La utilización de verdaderos laboratorios tecnológicos mejor conocidos como “salas situacionales” cuya función primordial es jugar duro a la política tratando de pasar inadvertidos por el común de la gente y crear tendencias de opinión pública que favorezcan intereses políticos. Detrás de lo que parecen ser memes inocentes, se esconden maniobras psicológicas muy bien pensadas y orquestadas. A Angelina han querido sacarla de la realidad y meterla en la ficción con un fino humor sarcástico. No es el primer caso y mucho menos será el último. Es nuestra obligación estar atentos a ello.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!