Propuestas y sueños para una mejor Venezuela en cinco voces #ConstructoresDePaz

Ciudadanos y representantes de distintas organizaciones sociales participaron este viernes 25 de mayo en el IX Encuentro de Constructores de Paz, organizado por la Red de Acción Social de la Iglesia (Rasi) en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab). En el evento ofrecieron propuestas para la construcción de un mejor futuro.

El evento contó con más de 500 participantes que se agruparon en seis mesas de trabajo y adoptaron la metodología académica del proyecto Reto País, alianza que realiza distintos encuentros en todo el país para “construir un horizonte de dignidad” para los venezolanos a través del planteamiento de soluciones viables a la crisis.

Las mesas abarcaban las temáticas de alimentación, educación, salud, trabajo, pobreza y violencia. A continuación, los aportes de cinco participantes de esta jornada:

Saritza Roque, de 30 años de edad, docente y coordinadora de la Red Movimientos Juveniles, propuso que el sistema educativo cambie para que respeten los procesos de desarrollo individuales de los estudiantes, en función de que cada uno pueda cumplir los objetivos que se trazan en cada etapa.

Martha Cuicas, docente del Colegio Gonzaga de los Jesuitas en Maracaibo, estado Zulia, sueña con una Venezuela donde se logre el acceso a las escuelas a través de la mejora de la vialidad y el sistema de transporte, la calidad de las infraestructuras educativas. “También se debe garantizar la alimentación para los estudiantes”, dijo.

Julio Bellorín, contador y miembro del Centro Gumilla en Puerto Ordaz, estado Bolívar, considera prioritario políticas públicas para reducir los niveles de mortalidad infantil y materna. También que se apliquen medidas económicas como unificar el control de cambio y reducir el déficit fiscal para estabilizar la vida de los ciudadanos.

Williamnis Rondón, de 15 años de edad y estudiante de tercer año de bachillerato, mostró preocupación por la pérdida de los valores en la sociedad. “En la Venezuela que soñamos debe haber respeto: por los padres, la familia, los maestros, por el otro en general”.  Asegura que si los adultos dejan de soñar, también los jóvenes; hay que “motivarse” para trabajar por un nuevo país, subraya.

Para Ney Briceño, estudiante de Trabajo Social de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y parte de Cesap, es necesario hacer un acompañamiento a los actores que se involucran en el desarrollo de los programas sociales para atender a las poblaciones vulnerables.  En su opinión, no solo los jóvenes deben estar en constante formación, sino también los adultos, en función de crear directrices para mejorar la calidad de vida de los venezolanos.

(Visited 170 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed