Pastor Álvaro Rea: Mediar exige saber inclinarse hacia la justicia y la paz - Efecto Cocuyo

Pastor Álvaro Rea: Mediar exige saber inclinarse hacia la justicia y la paz

Noche de 26 de abril de 2017. Inmediaciones de la urbanización Antonio José de Sucre de Barquisimeto, son pasadas las 10:30 pm; se escucha un nuevo grito temeroso, tras la última lacrimógena lanzada por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Ya son más de cinco horas de asedio a vecinos del sector de parte de los piquetes allí apostados. El servicio eléctrico ha sido cortado por vecinos para dificultar ataques sorpresa, solo prevalece una bruma tóxica. Entonces una voz quiebra el instante de silencio: “Creo encontrar buena voluntad en ustedes; soy el Pastor Álvaro Rea. Venimos a mediar”.

Apelar a al entendimiento entre los confrontados sin duda fue clave para el representante de la iglesia evangélica y psicólogo en este acto de mediación que protagonizó, respaldado por otros miembros del Consejo de Estado por la Paz y la Justicia de Lara (CepazaLara), aquella “oscura noche de cristales rotos”, por él mismo descrita, en un populoso sector del oeste de la capital larense.

Su intervención ayudó a deponer actitudes tanto de jóvenes civiles en rebeldía, apostados en las azoteas desafiando a las autoridades y a la gravedad, así como a los agentes de GNB en suspender su operativo de reprimir a como diera lugar y de forma violenta la protesta, sin considerar la presencia de lactantes, menores de edad y personas de la tercera edad.

De allí que el Pastor Rea sea un exponente válido para hablar de efectividad en la mediación, rol al cual se ha sentido conminado a asumir, en su condición de servidor espiritual a estas comunidades populares por más de 25 años, varios de ellos como líder de la Iglesia Las Buenas Nuevas, ubicada justo en El Recreo, centro comercial vecino a la Sucre y también afectado por la violencia urbana en estos días.

“Una clave para la mediación es que quien lleve ese rol, sea aceptado por ambas partes del conflicto. Lo cual es uno de los elementos más difíciles de lograr. Yo no sabía, por ejemplo, si la GNB me recibiría, solo confiaba que alguno de ellos me reconociera y estuviera dispuesto a escuchar. Pedí que la gracia de Dios me acompañara. Entonces el jefe del piquete me identificó, permitiéndome el acceso hasta el último piso del edificio previo a la azotea. Desde allí hablé a los chicos”, relata.

Recuerda el Pastor Rea que lo que mayormente preocupaba a los miembros del consejo de paz presentes, era que si ingresaban los guardias a la azotea, en medio del caos y confusión generados, algún joven u oficial pudiese caer al vacío accidentalmente. “Además era perentorio asistir al herido de metra en la cabeza, que al momento había perdido ya mucha sangre. Pero los muchachos estaban nerviosos y desconfiaban hasta de los bomberos y paramédicos”.

Al momento, alguno de los rebelados le identificó y entonces grito: “Pastor recite el Salmo # 91” a lo que éste accedió con un cántico: “Quién me librará del lazo del cazador… de la peste destructora, con sus plumas me cubrirá y debajo de sus alas estaré seguro…”. Para Rea este es otro recurso que funcionó para distender en su jornada de resolución de conflicto. En este caso ambas partes escuchaban la oración, que a manera de diálogo se imponía en el ambiente. “En los minutos que siguieron ya la crispación y adrenalina habían cedido no sólo en los muchachos de la urbanización Sucre, sino también entre los soldados. En ambos bandos la edad promedio no superaba los 21 años”.

A partir de allí, contando con el respaldo de una fiscal del Ministerio Público, la GNB accedió no sólo a mover sus oficiales apostados en el último piso del edificio, sino a retirarse del lugar (era pasada la 1:00 am). Acto seguido los jóvenes permitieron a los paramédicos asistir a su compañero herido e ir abandonando de dos en dos su “trinchera” la azotea.

El saldo final fue de 4 personas heridas atendidas, 28 detenidos, varios de ellos con régimen de presentación a cambio de cuatro fiadores.

“Ser pacificador no es ser pasivo. Ser pacificador es actuar, intervenir, arriesgar. Tampoco significa que uno va a estar siempre en una línea de imparcialidad, sino que exige saber inclinarse hacia la justicia y la verdad. Lo cual muchas veces resulta difícil en tu papel y posición; pero es también tener la paciencia para escuchar al otro y entender su punto de vista y, sobre todo, comprender cuál es su bloqueo”, remarca el Pastor Rea luego de su recuento favorable, realizado en el marco de una jornada lúdica para el manejo de estrés post-traumático  ofrecida a niños de la Sucre.

Una “reja inmortal”

Para Álvaro Rea la iniciativa que dirige hoy (11 de mayo) y a la que fuimos convocados, es otro ejemplo de buena voluntad y compasión entre partes, que sí se reconocen y comprenden en su convivencia: las familias de estas residencias y la comunidad de comerciantes y trabajadores de El Recreo, también impactada el 11 de abril tras un asalto de vándalos que dejó como saldo 10 establecimientos saqueados. Lo único a salvo fue el supermercado que pudo ser resguardado con el respaldo de los propios vecinos de la Sucre, arriesgando su integridad en medio del caos, acentuado por haber sido cortado el servicio eléctrico.

“Se trata de una actividad guiada y asistida por psicólogos y educadores, luego de haber identificado en los niños dificultades para dormir, irritabilidad, tristeza, reacciones desconocidas, tras semanas de asedio”, expuso el pastor. Busca facilitarles exteriorizar el estrés post-traumático generado mediante la teatralización, realización de dibujos, bailes guiados, canto.

También involucra a los padres, pues el programa ofrece una guía para accionar y no reaccionar ante una amenaza externa que detone el temor. “Deben recogerse como familia, ir al lugar más seguro de la casa (alejarse de las puertas y ventanas), no exponerse y explicar de forma sencilla a sus hijos lo que está sucediendo, y anclarse en la fe, ya que esta es inamovible”, enumera el Pastor.

Javier (11 años) lo ilustra muy bien en sus trazos geométricos oscuros y gruesos que saltan del papel: “Esta es mi reja inmortal, los guardias no pudieron tumbarla”, describe orgulloso a sus compañeritos, para luego agregar que él pudo patear desde su piso 3 una lacrimógena que no explotó en su sala.

Destaca la psicóloga Stefany Morales (Hospital Pediátrico de Barquisimeto), a cargo del grupo de Javier, que estos ejercicios ayudan a la elaboración de trauma vivido, brindando a los menores como a su padres herramientas para saber cómo conducirse ante la posibilidad de que un evento de esta naturaleza vuelva a ocurrir .

Lamentablemente, el pasado 20 de mayo la comunidad fue nuevamente reprimida por la GNB y agentes paramilitares. “Impresiona que lo más dibujado por los niños sea la sangre y los guardias entrando a los apartamentos. Procuramos orientarles en manejo del temor y la ansiedad y sobre todo el cómo desahogarse, ya que a veces son los mismos padres lo que evaden referirse a lo sucedido”.

En esta oportunidad sí fueron las valientes madres de Sucre las que manifestaron su alerta del estado de sus hijos, no solo ante los miembros de la Iglesia Las Buenas Nuevas, sino de los comerciantes de El Recreo, según refirió su administradora, Samira Saap. Un gesto derivado de más de 35 años de convivencia con “la buena gente que es asidua visitante del centro”, y que les motivó a respaldar y brindar el espacio para escenificar esta actividad psico-pedagógica para los pequeños.

Pastor Álvaro Rea (al centro)

Para ella, los violentos eventos de abril, tanto los saqueos como la posterior represión, desbordaron a las autoridades y a las comunidades. “Los afectados somos todos. Sin embargo, los países no se acaban. Venezuela protagoniza un duro aprendizaje, tras haber perdido el equilibrio en los poderes públicos, los espacios de participación, poco a poco sus ciudadanos de buena voluntad recobran la convicción de edificar, ya que aquí todo está por hacer”.

Dicha convicción es compartida por Álvaro Rea, para quien el acto de fe está en persuadirnos de que la crisis no durará para siempre sino hasta que aprendamos la lección. “Cuando superemos esta crisis estoy convencido de que seremos una nación completamente diferente”.

Mediación
1.- Procedimiento voluntario de gestión o resolución de conflictos / toma de decisiones,
2.- Sus partes solicitan y aceptan la intervención de mediador y/o mediadores profesionales, imparciales, neutrales y sin capacidad para tomar decisiones
3.- Deben facilitar vías de comunicación y búsqueda de acuerdos consensuados.
Fuente: www.revistademediacion.com

Para contacto de Alvaro Rea / @alvarorea / @LBNMultisede
VIDEO de llegada de Comisión CepazLara a Urb Sucre “Venimos a mediar…” (Cortesía de Diario El Impulso, de Barquisimeto)

Comentarios

1 Comment
  1. Esta es la solución para Venezuela, y veo más comentarios en las de destrucción pero no en la solución, sin embargo así es como se debe actuar, accionar con oración, sabiduría y conocimiento, todo eso lo da Dios en su palabra y por medio de la fe ….a Ël sea la gloria, el salmo 91 inicia así ” el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del omnipotente, diré yo al Señor Castillo mío y esperanza mía mi Dios en quien confiaré….” hay versiones escritas con sinónimos que reflejan lo mismo. como pueblo todos los sectores, padres, comunidades, escuelas, universidades debemos prepararnos y accionar en áreas de convicencia familiar, sana y de apego a Dios, así como herramientas que contribuyan a la edificación de las personas como seres humanos integrales en cuanto lo biológico, psicológico, social, espirtual para formar hombres y mujeres con discernimiento. Dios bendiga y levante más pacificadores en Venezuela para su gloria y honra en el nombre del Señor Jesucristo… Amén.

Leave a Reply

¡Suscríbete!