Herrera: Falta de agua vulnera la seguridad alimentaria y expone a la sociedad a enfermedades

Herrera: Falta de agua vulnera la seguridad alimentaria y expone a la sociedad a enfermedades

Un niño en una jornada de salud se acerca y pide un vaso de agua. Ya no es comida lo que solicita, como normalmente sucede, ni algún otro aperitivo; el pequeño busca saciar su sed. La nutricionista Marianella Herrera, alerta que detrás de esa necesidad, se expresa una vulneración grave de la seguridad alimentaria.

“Hay un síntoma debajo de esa solicitud y de su sed. De seguro no tiene acceso a agua, o la que está consumiendo no se encuentra en optimas condiciones. Esa agua era su más importante necesidad en ese momento”, manifestó la también miembro del Observatorio Venezolano de la Salud.

Como relató Herrera, para que la principal necesidad de un pequeño sea beber un vaso de agua, significa hay una importante falla en los servicios públicos que lo rodean. El acceso al agua es limitado. Comunidades de Caracas han padecido más de 30 días sin agua desde los apagones de marzo.

“Nunca en mi vida había visto a algún niño pedir un vaso de agua. Siempre es comida o algún jugo. Hay una grave crisis de inseguridad alimentaria, es como el punto final que no habíamos llegado en esta crisis”, aseguró la médico.

La falta del líquido también expone a las personas a enfermedades. Sin agua o con al menos no la suficiente, es difícil cumplir con los principios de higiene: lavar correctamente los alimentos, lavarse las manos antes de comer, luego de salir del baño. Se vuelve una sociedad vulnerable.

“Uno de los componentes de la alimentación es el agua, es parte de la seguridad alimentaria. Es muy grave las dimensiones de la crisis de agua actual: ¿cómo lavas alimentos, cómo preparas una sopa, como te bañas, cómo tienes higiene?”, dijo.

Sociedad expuesta

Sin higiene, la sociedad se vuelve vulnerable. Así lo aseguró la especialista. Esto también significa un atraso de la sociedad venezolana en materia de salud, al no poder asistir cabalmente a los enfermos del país.

“Nos hemos convertido en una población vulnerable: gastroenteritis, salmonella, por ejemplo. Nos exponemos a epidemias como la del cólera como en la edad media.”

El agua que se consigue tampoco es de calidad fiable. Los ciudadanos salen a buscar agua de donde consigan en la calle para poder surtirse; cargan pesados pipotes con el líquido que, sin embargo, no en todos los casos es recomendable manipular.

“Ya estamos viendo la crisis en las imágenes dantescas cuando en el Guaire hay personas sacando agua; sin importar lo que hagan con ella, está mal. Así sea una gota de esa agua es estar en cercanías a contaminación”, agregó Herrera.

Las consecuencias a corto plazo de la falta de higiene en la sociedad es la pérdida de vidas. Indicó que enfermarse es comprometer la vida porque, debido a la crisis hospitalaria, no hay atención oportuna para los pacientes. Además, alertó que las consecuencias a futuro afectan.

“A futuro se pueden crear personas muy vulnerables, si esto se convierte en algo repetitivo, un niño expuestos a enfermedades que repetirán. Esto sucederá cada vez que impides que el niño tenga un entorno sano, que se garantice lo mínimo indispensable”

Lea más:

Presidenta CIDH propone viaje a Venezuela y conocer la situación en terreno

Foto: Mairet Chourio.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!