Déficit de personal y fallas en servicios médicos obstruyeron el derecho a la salud en 2017 #InformeProvea

La emergencia humanitaria en el área de salud puede reflejarse en las 9.662 denuncias que registró el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) en 2017. Esta es parte de las cifras que se incluyen en el informe Situación de los Derechos Humanos en Venezuela que realiza anualmente la institución desde 1989.

Las casi 10 mil denuncias representan 98% de aumento en comparación a las registradas en 2016 y el mayor incremento ocurrido en los últimos cinco años.

El investigador Jo D’ Elia indicó este miércoles 13 de junio, durante la presentación del informe, que el déficit de personal médico y de enfermería, sumado a las fallas de servicios en hospitales públicos han comprometido entre 50% y 90% los niveles operativos de las instituciones de salud en el país.

En el informe se documenta que la Subcomisión de Salud de la Asamblea Nacional y la Red de Médicos por la Salud realizaron la IV Encuesta Nacional de Hospitales 2017 en 92 centros de salud de los 23 estados del país. En comparación con anteriores encuestas, el porcentaje de quirófanos inoperativos aumentó de 38% a 51% entre 2014 y 2017.

La Federación Médica Venezolana (FMV) calcula que entre 2002 y 2017salieron del país 21.980 médicos venezolanos”, tanto especialistas como residentes. Esta cifra representa una pérdida mayor a 50% del personal médico capacitado.

D’ Elia, quien además es miembro de la ONG Civilis, informó que la situación de emergencia causó muertes por privación prolongada y absoluta de medicinas, incapacidad de los servicios para atender una mayor cantidad de enfermedades asociadas a la desnutrición y aparición de nuevas epidemias diseminadas en gran parte del país, con 1.040 casos de difteria y 773 de sarampión, sumado a la mayor expansión vista de malaria, con 400.000 casos.

Frente a la emergencia, el Gobierno se negó a implementar mecanismos de asistencia y cooperación internacional, y tanto las organizaciones de salud como los gremios y sindicatos perdieron toda comunicación con las autoridades sanitarias, debiendo salir a la calle en protesta pacífica para exigir garantías a sus derechos.

“En 2017 se destituyó al director del Instituto Venezolano de Seguridad Social (Ivss) y ahora no hay interlocutor en este organismo. Además se dejó de publicar el boletín y se eliminaron todos los informes de la página web del Ministerio de Salud, luego se eliminó por completo el site y solo dejaron un mensaje con el contacto del 0800-Salud, sistema al que se debe acceder con el carnet de la patria“, manifestó el especialista en el área.

A esta desinformación se le suma además que la ministra Antonieta Caporale fue destituida en mayo de 2017, ejerciendo el cargo solo por cinco meses. Su salida coincide con la publicación de los últimos Boletines Epidemiológicos semanales de 2015 y 2016. En su lugar se designó a Luis López Chejade, farmacéutico y exsecretario de Salud de la Gobernación del estado Aragua. Fueron estas la sexta y séptima designación de ministros de Salud, respectivamente, en cinco años de gestión de Nicolás Maduro.

Susana Rafalli: En 2017 se profundizó el uso de la comida como herramienta de control político

(Visited 138 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!