Condena mundial contra destrucción de Nimrud, joya arqueológica iraquí

 

Bagdad (AFP) – Las condenas internacionales se multiplicaron este viernes después del anuncio de la destrucción de la histórica ciudad asiria de Nimrud en Irak, un nuevo ataque del grupo yihadista Estado Islámico considerado por la Unesco como un “crimen de guerra”.

A pesar de la creciente presión de las fuerzas iraquíes y la coalición internacional encabezada por Washington contra los yihadistas, el EI destruyó el jueves Nimrud, una inestimable joya arqueológica, una semana después de destrozar tesoros arqueológicos en el museo de Mosul.

Los yihadistas comenzaron a destruir con excavadoras este sitio arqueológico situado a unos 30 kilómetros al sureste de Mosul, según el ministerio iraquí de Turismo. “No sabemos hasta qué punto fue destruida” la ciudad, dijo un responsable gubernamental a la AFP, que pidió el anonimato.

Pero el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y la directora general de la Unesco, Irina Bokova, ya han denunciado un “crimen de guerra”. Bokova llevó el caso ante el Consejo de Seguridad de la ONU y la Corte Penal Internacional, según un comunicado de la Unesco.

Al Azhar, una de las instituciones teológicas más prestigiosas del islam sunita con sede en Egipto, instó a “salvar a las naciones árabes e islámicas de sus demonios”, mientras que, para la reina de Jordania, Rania, el EI son unos “locos” que buscan regresar “a la época medieval”.

La Casa Blanca, cuya aviación encabeza una coalición contra los yihadistas en Irak y en la vecina Siria, expresó su indignación por la demolición “incompresible” de restos históricos en Irak, “incluyendo los recientes ataques en Nimrud”.

Salvajismo

El grupo yihadista EI justifica la destrucción argumentando que las estatuas pueden inducir a la idolatría. Sin embargo, para muchos expertos, “los ídolos” que tanto critica el grupo no les impide venderlos a coleccionistas en el mercado negro.

Las estatuas imponentes, imposibles de transportar, son las que se destruyen, según los expertos.

El gran ayatolá Alí al Sistani, la principal autoridad chiita de Irak, estimó que estas destrucciones eran la prueba del “salvajismo, barbarie y hostilidad [de los yihadistas] hacia los iraquíes”, en un discurso leído por un asistente en Kerbala (centro).

Localidad de la ciudad histórica de Nimrud, en Irak, que comenzó a ser destruida por el grupo yihadista Estado Islámico

“Su plan es destruir el patrimonio iraquí”, afirmó un arqueólogo iraquí de la universidad Stony Brook de Nueva York, Abdelamir Hamdani, para quien el próximo blanco de los yihadistas podría ser Hatra, un emplazamiento con 2.000 años de antigüedad y que también está inscrito en el catálogo de la Unesco.

Nimrud es una de las principales ciudades del imperio asirio, donde se descubrieron en 1988 más de 600 piezas de joyería, ornamentos y piedras preciosas en una tumba real, uno de los mayores hallazgos arqueológicos del siglo XX.

Una parte de los impresionantes frisos y estatuas colosales de toros alados con cabezas humanas de Nimrud fueron a parar a varios museos en diferentes países a lo largo del siglo XIX.

La comunidad internacional condenó firmemente las destrucciones, pero parece relegada a un rol de simple observador, ya que no puede actuar en los territorios controlados por el EI, lamentó el experto de la Unesco Stuart Gibson.

“En el pasado hemos presionado a la población local para que reconozca el valor inestimable de su patrimonio y la necesidad de protegerlo”, agregó Gibson, quien dijo que lamentablemente ahora la gente está agotada y aterrorizada.

El entonces administrador de EEUU en Irak, Paul Bremer, observa una corona de oro, parte del tesoro encontrado en la antigua ciudad asiria de Nimrud (cerca de Mosul), expuesta en el Museo Nacional de Bagdad, el 3 de julio de 2003

 

(Visited 3 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply