Caraqueños hacen más de 5 horas de cola para surtirse de una bombona de gas doméstico - Efecto Cocuyo

Caraqueños hacen más de 5 horas de cola para surtirse de una bombona de gas doméstico

Desde las 9:30 am Yamilet Roa esperaba en la cola del llenadero de Gas Comunal de Baruta, en Ojo de Agua, con sus dos bombonas de 10 kilogramos a los pies. Delante de ella se enfilaban más de 30 personas, este 11 de julio.

Cargó con el par de bombonas desde su casa en Santa Fe hasta este llenadero, a más de 6 kilómetros de distancia. Las decenas de bombonas se enfilaban también junto a sus dueños en línea.

“En Santa Fe no llega el camión con las bombonas desde hace más de un mes”, comentó Roa. Una bombona con la cantidad de 10 kilos de gas alcanza para cocinar máximo 15 días y en su casa el combustible ya se había terminado.

Se supone que debían comenzar a surtir a partir de las 8:00 am, pero no comenzaron a despachar hasta pasadas las 10:00 am, cuando llegó el camión con las bombonas. El gas es prácticamente gratuito, los consumidores pagan “una colaboración”. Entregan la bombona vacía, reciben una llena y pagan un par de billetes.

Por la empinada subida para llegar, cada persona carga a cuesta las bombona, mientras otros bajan con los pequeños cilindros en carretillas. Los alrededores de la subida están cubiertos por basureros.

Solo permiten adquirir una bombona por persona. Pero las 200 bombonas que llevaba el camión fueron insuficientes para surtir a todos de gas doméstico y la única respuesta que ofrecieron los trabajadores fue: Se acabó el gas, vengan mañana.

Los primeros que llegaron, a alrededor de las 5:00 am, corrieron con suerte. Pero una gran parte de los compradores, como sucedió con Roa, no pudieron conseguir el gas. En su casa no cuenta con una reserva y tendrá que, como suele hacer en emergencia, pedir un poco de gas a sus vecinos.

“No se cómo haré ahora, no tengo forma de cocinar”, dijo Roa, mientras, en vano, pedía nuevamente a los trabajadores que le dieran una bombona llena.

Formado en la misma cola, Carmelo Cisneros tampoco pudo comprar. En su caso, menos urgente, aún contaba con la mitad de una bombona en casa, con la que puede cocinar al menos una semana más. Pero ya le preocupa quedarse sin gas.

“Ya se me comienzan a alterar los nervios. Tendré que venir después a dedicar la mañana completa en esto”, dijo Cisneros.

Usuarios aseguraron que surtirse de gas en este llenadero es la mejor opción con la cuentan, porque en el mercado negro venden la misma bombona de 10 kg entre 15 mil bolívares y 50 mil bolívares.

En Caracas todavía no cocinan con leña, pero conseguir gas cada vez se hace más difícil. Las horas de cola en los surtidores aumenta, los revendedores informales cobran cada vez más caro y los propios trabajadores de Gas Comunal afirman que el panorama se complicada para distribuir el servicio.

“Tenemos problemas para llenar de gas. No están llegando las gandolas, al parecer, al desvían para oriente”, comentó uno de los trabajadores de esta sede de Gas Comunal.

Mientras que en el llenadero de Gas Comunal de la carretera Panamericana, desde donde distribuyen a parroquias de Caracas, trabajadores afirmaron que las gandolas llegan con menor frecuencia en el último mes. Cada una de estas cargan 47 mil galones de gas, con lo que llenan 6 camiones de 200 bombonas cada una.

Sin embargo, estos trabajadores aseguraron que las rutas que cubren los camiones con bombonas han reducido y cada vez llegan a menos parroquias.

Gas en El Valle

En la calle 18 de los Jardines de El Valle, también surten de gas doméstico a diario. Desde la madrugada los consumidores aguardan, sentados sobre sus bombonas para poder llenar. Los trabajadores recogen un promedio de 400 cédulas antes que llegue el camión, a alrededor de las 8:00 am.

Juan Soto debe madrugar para comprar cada dos semanas, lo que le dura su bombona de 10 kilogramos. “Es lo que me dura la bombona, cuando no hago caraotas”, dijo, con más de 30 personas por delante. En este surtidor también cambian una sola bombona por persona.

Daniel Rada llegó a la cola aproximadamente a las 6:00 am a la cola. A pesar de que los trabajadores del camión anunciaron que el cobro es solo “una colaboración”, Rada reclamó que cobran un tarifa fija.

“No es una colaboración nada, están cobrando 1.500 bolívares, cuando hace unas semanas costaba 1.000 bolívares”.

Los trabajadores de Gas Comunal tampoco permiten que los consumidores pernocten en las inmediaciones a la espera del camión.  “Se trata de traer el camión bien temprano para que no haya protestas”, dijo.

Este camión, antes de partir a El Valle, se abastece en la carretera Panamericana, donde surten las bombonas.

Lea más:

Sin gas doméstico, en el interior del país se ven obligados a cocinar con leña

Fotos: Mairet Chourio.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!