Caraqueños abarrotan tiendas en Sabana Grande en vísperas de Navidad - Efecto Cocuyo

Caraqueños abarrotan tiendas en Sabana Grande en vísperas de Navidad

Un río de agua marrón recorría las calles empedradas del bulevar de Sabana Grande. Eran las 3:40 de la tarde del sábado 22 de diciembre y un convoy de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) impedía el caminar ya convulso de caraqueños.

La calle frente del Hotel Meliá era un hervidero. Locales llenos de gente comiendo, aceras colmadas de motos y ciudadanos caminando como hormigas, algunos con bolsas en sus manos y otros mirando tiendas era el panorama.

En zapaterías, donde la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socieconómicos (Sundde) ordenó rebajar los precios, las colas eran más largas. Zapatos desde 4 mil bolívares y la cara de fatiga de los ciudadanos se dejaban ver.

En un país donde el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que la inflación cerrará por encima de un 1.000.000 % en este 2018, es difícil entender cómo existe dinero en la calle para abarrotar de personas las diferentes tiendas.

En los centros comerciales del bulevar, como el City Market, los consumidores llenaron los locales de venta de celulares para adquirirlos. Desde hace meses en este espacio los precios se cotizan en dólares. Los teléfonos inteligentes más económicos se exhiben desde 95 dólares.

Eso no es problema para los caraqueños que llenaron las tiendas más grandes, pero también las más pequeñas y una de las que se ha hecho más famosa por ofertar los equipos en su cuenta de Instagram.

Algunos establecimientos decidieron no vender por Paypal, mientras en otros, además de dólares en efectivo, podían hacerse transferencias vía Bofa (Bank Of America). Eso no era freno para quienes incluso preguntaban por televisores, cuyo valor más económico era de 216 dólares o su equivalente en bolívares al cambio del dólar paralelo de ese día.

Un San Nicolás recorría los pasillos, entraba a las tiendas a repartir caramelos. Incluso en una donde un GNB, apostado en la entrada, servía de agente de seguridad privado debido a la cantidad de personas que estaban dentro del local.

En El Recreo, quienes llegaban en automóviles tenían una tarea mayor: Conseguir un puesto de estacionamiento, ante la gran cantidad de personas que visitaron el centro comercial.

En algunas tiendas los zapatos se vendían en 26 mil bolívares. A pesar de que para adquirirlos se necesitan seis salarios mínimos (4.500 bolívares), había personas probándose los diferentes modelos y salían hasta con dos bolsas.

Reparaciones en Sabana Grande

Mientras, en el bulevar una señora se quejaba del río de agua amarilla que corría por el asfalto y que mojó sus sandalias; un taladro no dejaba de sonar, ya que los trabajadores de Hidrocapital reparaban una avería.

Hasta los indigentes mostraban su malestar. Un hombre tirado en la acera frente al río artificial se disponía a comerse una de las dos arepas que exhibía. Entre gritos y la ayuda de un transeúnte, el hombre -quizá como espíritu de compartir en la Navidad- cortó un pedazo de una de sus arepas y le ofreció un trozo a ese buen samaritano. Pero la cortesía no pasó de allí: el consumidor le agradeció y siguió su camino.

Este domingo en vísperas de la Navidad 2018, que algunos economistas consideraron como una de las “más austeras de la historia” por la severa crisis económica que vive el país, la gente no dejaba de comprar.

Foto: El Pitazo

Lea también:

Pensionados cambian la Navidad por las “colas de costumbre” a tres días de Nochebuena

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!