“Liberdade, liberdade”, el temor de perderla se siente en Brasil - Efecto Cocuyo

“Liberdade, liberdade”, el temor de perderla se siente en Brasil

Es sábado 27 de octubre. A las 7 de la noche, decenas de jóvenes están en las aceras de la avenida Paulista, en Sao Paulo, Brasil, Portan carteles improvisados. “¿Estás indeciso? Vamos hablar?” se traducen las palabras escritas con marcadores escolares. En la víspera de la segunda vuelta de la elección presidencial, que apunta al ultraderechista Jair Bolsonaro como virtual ganador, los temores se avivan en sectores de la sociedad brasileña que ven cómo este exparacaidista del Ejército -con más de 30 años en la arena política- desplaza el péndulo de la política al otro extremo.

La población electoral brasileña es de 147,3 millones. El voto es obligatorio, aunque la multa por no cumplir con este deber no llega a un dólar. En los últimos seis días, Bolsonaro ha perdido seis puntos porcentuales, según las últimas encuestas publicadas, para reducir su ventaja a 8 puntos. En intención de voto (sólo los válidos) el candidato del PSL tiene 54% contra 46% de su rival Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT).

Explica el periodista Daniel Bramatti que los porcentajes se refieren solo a los votos válidos. No incluyen los cálculos de votos en blanco, nulos ni los indecisos. En la votación total, la ventaja de Bolsonaro se reduce a 6 puntos. Tiene 47% frente a 41% de Haddad.

Esta es una de las razones por lo cual la noche víspera de la elección, voluntarios por Haddad y grupos independientes buscan convencer a los indecisos para que voten a favor del candidato del PT. Algunos lo dicen directamente; otros, solo invitan a hablar acerca de la democracia y el peligro de perderla.

Brasil tiene muy fresco el recuerdo de la dictadura. Fue en 1985 cuando los brasileños pudieron elegir directamente a su presidente. Entre 1964 y esa fecha, luego de un golpe de Estado, las elecciones eran de segundo grado. Los presidentes que gobernaron a este gigante suramericano durante este periodo eran todos militares.

El 7 de octubre, Bolsonaro ganó la primera vuelta con 46%. Su ventaja se disparó a más de 14 puntos porcentuales, pero se ha reducido en esta última semana. El candidato de ultraderecha ha estado recluido luego de que fue apuñalado en un acto de campaña, el pasado 6 de septiembre.

La libertad y la amenaza

Periodistas, intelectuales, artistas, defensores de derechos humanos, sexodiversos. En estos grupos, el hedor de las torturas, las muertes y los abusos oficiales se aviva con el discurso de Bolsonaro.

“Ahora la limpieza será mucho más amplia. Si ese grupo quiere quedarse aquí, tendrá que estar bajo nuestra ley. O se van del país o se van a la cárcel. Esos marginales rojos serán exterminados de nuestra patria” dijo Bolsonaro en un mensaje grabado en celular. También amenazó al diario Folha de Sao Paulo porque ha publicado reportajes sobre los “fake news” de la campaña de Bolsonaro. Sobre su rival, Haddad, ha dicho que va a acompañar a Lula a la cárcel.

En la campaña brasileña se detectó un auge de noticias falsas distribuidas por Whatsapp.
La periodista Patricia Campos Mello reveló cómo funcionaba esta maquinaria. De inmediato, tuvo que cerrar sus redes sociales porque fue hostigada por trolls.

El jueves 25 de octubre, durante la cuadragésima entrega del premio de periodismo y derechos humanos Vladimir Herzog (periodista víctima de la dictadura), los asistentes desplegaron pancartas con frases del himno de la República. “Liberdade, liberdade abre as asas sobre nos” (Libertad, libertad abres las alas sobre nosotros) que fue la frase con la cual los diarios titularon cuando Herzog fue hallado muerto en una sede policial, a horas de ser detenido. Su muerte fue presentada como un suicidio, aunque otros periodistas que también fueron detenidos aseguran que su colega fue torturado.

Hablemos de democracia

Paula Jaffe pertenece a un grupo de artistas que se activaron para conectarse con los electores en las calles. La noche del sábado estaba en una de las aceras de la avenida Paulista.

“Estamos aquí para hablar sobre Brasil, nuestras opiniones, la democracia; porque es muy probable que para enero ya no podamos hacerlo” explica la joven que porta una cartulina donde dice “Troco bolo por conversa sobre Brasil” (Cambio pastel por conversación sobre Brasil).

Decenas de jóvenes tomaron las aceras de esta popular avenida en improvisadas mesas de diálogo, con café, dulces y hasta cigarrillos. En una de las más concurridas, un joven defiende su voto a favor de Bolsonaro. Tiene frente a sí una chica que apoya a Haddad. Un grupo de votantes a favor del candidato del PT también le escucha. “Yo reconozco los avances de los gobiernos del PT, pero la corrupción se lo comió todo”, dice mientras insiste en que Bolsonaro ha sido satanizado y blanco de la desinformación.

El grupo lo escucha atentamente, aunque no lucen convencidos. Cuando toma la palabra un votante pro Haddad, el chico le escucha con atención. Alrededor de la mesa se detienen al menos una decena de personas para ver este ejercicio de diálogo callejero.

Por la avenida pululan transeúntes con calcomanías a favor de Haddad.

Las encuestas ubican en 12% a los indecisos, quienes podrían verse inclinados a votar por el candidato del PT. Es un milagro que esperan algunos.

Lea también:

Lo que debe saber sobre las elecciones presidenciales de Brasil para este #28Oct

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!