Fiscalía saudí pide pena muerte para asesinos de Khashoggi y evade implicación del Príncipe - Efecto Cocuyo

Fiscalía saudí pide pena muerte para asesinos de Khashoggi y evade implicación del Príncipe

Este jueves, 15 de noviembre, el fiscal general de Arabia Saudí, Saud al Moyeb, anunció que ha pedido la pena de muerte para cinco personas acusadas del asesinato en el consulado saudí de Turquía del periodista Jamal Khashoggi y que ha presentado cargos contra otros seis, pero aseguró que el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, no estaba al tanto del crimen.

El fiscal acusó al subdirector de los servicios secretos del reino saudí, Ahmad Asiry, de organizar la operación, que tenía como objetivo “devolver” a Khashoggi a Arabia Saudí, y aseguró que la orden del asesinato partió del jefe de la delegación enviada a Turquía, cuyo nombre no citó.

Sin embargo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó el martes pasado que un oficial de la inteligencia de Arabia Saudí se horrorizó al escuchar la grabación de audio que demostraría que el periodista Khashoggi fue asesinado el 2 de octubre a manos de agentes saudíes en el consulado de su país en Estambul.

En los audios y videos recopilados por la inteligencia turca y que fueron entregados “a todos los que quisieron, incluyendo saudíes, Estados Unidos, Francia, Canadá, Alemania y Reino Unido”, según dijo Erdogan, se pudiera vincular al príncipe saudí en el crimen.

“Observé incomodidad en los rostros del señor Trump, el señor Macron y la señora Merkel. En EEUU el Congreso ha pedido información a la CIA. Creo que el punto de vista cambiará cuando publiquen sus conclusiones”, añadió el presidente turco.

Sin embargo, el fiscal Al Moyeb dijo, en una rueda de prensa, que el príncipe se enteró del caso a través de los “informes falsos” que le presentaron los agentes responsables de la operación y “por los medios de comunicación”.

La operación fue organizada con informaciones facilitadas por un “exconsultor”, que acusó a Khashoggi de mantener “relaciones con organizaciones extranjeras enemigas del reino”, añadió el fiscal.

La Fiscalía presentó cargos contra once sospechosos de participar en la operación y pidió la pena capital para cinco de ellos, que confesaron haber participado en el asesinato.

El fiscal general ratificó la teoría que ya expresó hace unas semanas, al explicar que se produjo una “pelea” entre los agentes y Khashoggi en el consulado, y entonces, los sospechosos le sujetaron y le inyectaron una “dosis grande de un somnífero“, lo que produjo su muerte.

“Después de asesinarlo, el cuerpo fue cortado en trozos por los asesinos y llevado fuera del consulado”, dijo el fiscal general.

Uno de los cómplices entregó el cuerpo del periodista a un “colaborador turco”, que se deshizo de los restos posteriormente.

El fiscal aseguró que se ha realizado un retrato robot de ese colaborador, según las descripciones de la persona que le entregó el cuerpo, y ha entregado esas informaciones a las autoridades turcas.

Según el fiscal, Arabia Saudí ha solicitado más informaciones a las autoridades turcas para proseguir las investigaciones.

Entre otros detalles, Arabia Saudí ha solicitado que Ankara le entregue el teléfono móvil de Khashoggi, las grabaciones de audio realizadas dentro del consulado y las de vídeo tomadas en los alrededores del edificio, así como los testimonios de testigos recogidos por la Policía turca.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó este martes que se horrorizó al escuchar la grabación de audio que demostraría que el periodista saudí Jamal Khashoggi fue asesinado el 2 de octubre a manos de agentes saudíes en el consulado de su país en Estambul.

“Cuando (un oficial de la inteligencia de Arabia Saudí) las escuchó (las grabaciones de voz), el hombre de la inteligencia saudí se sorprendió tanto que dijo: ‘Parece que tomó heroína (el asesino), esto solo lo puede hacer alguien que tomó heroína”, detalló el mandatario en declaraciones publicadas en el diario Hürriyet.

Con información de EFE

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!