Almagro inicia aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua - Efecto Cocuyo

Almagro inicia aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua

El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), se reunió en sesión extraordinaria este jueves 27 de diciembre. Durante la reunión, el secretario general de la organización, Luis Almagro, inició el proceso para aplicar la Carta Democrática InteramericanaNicaragua.

Esta carta podría abrir la puerta a la suspensión de este país del organismo si fracasan antes las gestiones diplomáticas. “Nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana“, anunció Almagro durante el Consejo Permanente.

“Quisiera aferrarme a que usted y su Gobierno asuman la dignidad de asumir errores, de volver a principios que los llevaron a la democracia en Nicaragua“, añadió, dirigiéndose al embajador nicaragüense ante el organismo hemisférico, Luis Alvarado.

La carta es un instrumento jurídico aprobado en 2001 para la preservación de la institucionalidad democrática en Latinoamérica.

Su artículo 20 establece que el secretario general o cualquier Estado miembro de la OEA puede solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente cuando en un país de la organización “se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático“.

Entonces, el Consejo Permanente de la OEA debe decidir si existe esa “alteración” del orden democrático y, a partir de entonces, se pueden tomar distintas gestiones diplomáticas.

De fracasar estas, se inicia un proceso que podría llevar a la convocatoria de una Asamblea General extraordinaria, el foro político más importante de la OEA, en el que los cancilleres de América podrían suspender a un Estado miembro si estima que “se ha producido la ruptura del orden democrático“.

Las fases de la represión en Nicaragua, según la Cidh 

En la sede del organismo, el Salón Simón Bolívar en Washington, DC, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) destacó cuatro fases en la “represión” del Gobierno de Daniel Ortega:

Primera fase: Uso arbitrario de la fuerza, incluida la fuerza letal, por la policía y grupos parapoliciales. Negación de atención médica y sanciones a quienes la brindaban. Obstrucción del trabajo humanitario, detenciones arbitrarias y ataques contra periodistas y medios.

Segunda fase: Para desmantelar las trancas y las barricadas en el país. Como consecuencia, aumentó el número de muertes.

Tercera fase: “Persecución y criminalización de manifestantes opositores, defensores de derechos humanos. En cientos de casos la comisión advirtió sobre la detención arbitraria de dirigentes campesinos, universitarios, comerciantes y militares retirados”.

“En Nicaragua la falta de garantías en el poder judicial facilita de manera determinante el uso del derecho penal para la judicialización de las voces críticas al Gobierno”.

Según la Cidh, existen graves violaciones a las garantías del debido proceso judicial, como la alegada práctica de los defensores públicos de sugerir la autoincriminación como estrategia de defensa. También sentencias basadas en testimonios y en contradicciones. Penas máximas y desproporcionadas contra personas que participaron en manifestaciones.

Cuarta fase: El Gobierno no ha permitido ninguna manifestación. El 13 de octubre decretaron la prohibición de marchas. Implementó una estrategia estatal para impedir cualquier protesta.

De acuerdo con Cidh, el Gobierno de Ortega adoptó medidas y decretos que bajo la apariencia de legalidad y formalidad restringen de manera ilegítima los derechos a la libertad de expresión.

Ataque a los medios

Entre las acciones contra la prensa independiente destaca la toma ilegal de la redacción del diario Confidencial de Nicaragua, la clausura del canal 100 % Noticias, el encarcelamiento y pase a juicio de los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau, así como la orden de captura contra dos comunicadores más y un analista político, todos ligados a esta planta televisiva.

Los representantes de la Cidh agregaron que entre el 20 de noviembre y el 13 de diciembre de este año, la Asamblea de Nicaragua aprobó de manera arbitraria la cancelación de la personalidad jurídica de nueve organizaciones de la sociedad civil, defensoras de derechos humanos.

Almagro, antes de que tomara la palabra la delegación de Nicaragua para cerrar la sesión, dijo: “Bueno sería ver una Nicaragua sin un Ortega dictador“.

Con información de EFE

Lea también:

Gobierno de Ortega reconoce 340 presos políticos por protestas en Nicaragua

 

 

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!