Trump ordena renunciar al acusador de los sobrinos Flores y a 45 fiscales más

Preet Bharara fue el fiscal que llevó desde el primer día el caso de Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, ambos sobrinos de la primera dama venezolana, Cilia Flores.

Pero sus días en el despacho de Manhattan acabaron este viernes luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump le pidiera la renuncia a él y a otros 45 fiscales más.

Responsable de montar toda la estrategia y recolectar todas las evidencias en contra de estos dos hombres; Bharara fue el principal artífice de que el jurado los encontrara culpables el pasado 18 de noviembre de 2016, en la Corte Sur de Nueva York, en Manhattan.

Conocido como el fiscal anticorrupción, la decisión presidencial emitida por el mandatario estadounidense Donald Trump lo tomó por sorpresa, según dan cuenta fuentes entrevistadas por el New York Times.

Los 46 fiscales a los que se les pidió la renuncia  fueron designados durante la época de Barack Obama.

Según el diario estadounidense, el fiscal se reunió con Trump en noviembre en la torre que lleva el nombre del empresario y, según explicó a la prensa después, el mandatario le había pedido que se quedara en su cargo.

Pero el viernes habría recibido una llamada de Dana Boente, el fiscal general designado, exigiéndolo que pusiera su renuncia a la brevedad posible.

De acuerdo al diario, no es inusual que un nuevo presidente reemplace a los fiscales de la gestión anterior, sobre todo si fueron designados por representantes de partidos contrarios.

“No obstante, otros mandatarios lo han hecho gradualmente para evitar una disrupción; dándole más tiempo a aquellos abogados para preparar la  transición“, indicó el NYT.

Bharara es conocido por sus acusaciones en contra de cerca de 100 ejecutivos de Wall Street y por imponer las multas más altas históricamente a cuatro bancos estadounidenses.

También acusó a políticos y reveló mafias de corrupción y fraude, relacionadas con instituciones que recogían dinero para supuestos familiares de las víctimas del Holocausto.

Se suponía que el 7 de marzo el juez James Crotty dictaría la sentencia a Campo Flores y Flores de Freitas, pero la audiencia fue diferida y aún no se ha anunciado nueva fecha.