Libertad condicional a directivos de Farmatodo

EfectoCocuyo / @EfectoCocuyo

Luego de 45 días presos, la  tarde de este viernes 20 de marzo les otorgaron libertad condicional a Pedro Luis Angarita Azpúrua y Agustín Antonio Álvarez Costa, presidente ejecutivo y vicepresidente de operaciones, respectivamente, de la cadena de farmacias Farmatodo.

Sobre ambos directivos pesa un régimen de presentación ante los tribunales cada 15 días, además de prohibición de salida del país, según trascendió.

Azpúrua y Álvarez Costa se encontraban detenidos desde el 31 de enero, cuando funcionarios del Servicio de Inteligencia (Sebin) los llevaron a su sede principal, en El Helicoide, para declarar a raíz de una acusación de presunto sabotaje económico, de acuerdo con señalamientos hechos públicos por el presidente Nicolás Maduro en cadena nacional. El miércoles 4 de febrero los presentaron ante tribunales.

El primer mandatario declaró al día siguiente, que habían sido “agarrados con las manos en la masa varios conspiradores dueños de una cadena de tiendas”. En esa oportunidad, pidió a la Fiscalía acelerar los procesos para que “vayan bien presos”.

En la mañana de ese primero de febrero, Ernesto Villegas, el jefe civil del Estado Mayor de la Batalla Económica en Caracas, realizó un recorrido por Los Ilustres y expresara que en el Farmatodo de la zona consiguió largas colas:

“Con sólo permitir acceso al local y habilitar todas las cajas quedó disuelta larga cola frente a Farmatodo Los Ilustres”, indicó Villegas y posteriormente publicó en su cuenta en Twitter que la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socio Económicos (Sundee) abriría procedimiento a la cadena por irregularidades, para explicar el motivo de las colas.

Esta cadena de farmacias, con 167 locales en todo el país y más de 100 años en el mercado, anunció en octubre de 2014 la implementación de un método para regular la venta de 33 productos. En la actualidad algunas tiendas mantienen la venta racionada.

La directiva explicó en ese momento que la decisión se debía a que, según el resultado de un estudio que realizaron, el 70% de las personas que hacen colas eran revendedores. “Nos dimos cuenta de que muchos nos utilizan como una especie de mayoristas para sus ventas irregulares, y decidimos frenar la situación desde lo que estaba en nuestras manos”, explicó Luis De Llano, vicepresidente de relaciones corporativas de Farmatodo.

 

 

(Visited 8 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply