“Se acabaron las zonas de paz”, opinan criminólogos

Cualquier operativo que ejecute el Gobierno para capturar a los miembros de bandas organizadas o a delincuentes es positivo, de acuerdo con Luis Godoy, criminólogo y exfuncionario del Cicpc, quien calificó de  “grata sorpresa” al operativo militar que se llevó a cabo la madrugada de este lunes 13 de julio en la Cota 905. “Veo con buenos ojos el hecho que de que el Gobierno pretenda tomar el control de aquellos espacios donde anteriormente dejó a la delincuencia actuar impunemente. Se acabaron las zonas de paz” , aseguró.

Sobre el enfrentamiento entre fuerzas policiales y delincuentes, Godoy está convencido de que a los antisociales no se les  ” vence con conversaciones, ni pidiéndoles el arma a cambio de dos harina pan. A ellos hay que ir a buscarlos “. Agrega que es una manera de enfrentar la impunidad en el sistema de justicia. “Claro que no quiere decir que vayan a ir a asesinar malandros, pero si ellos no se entregan deberán atenerse a las consecuencias “, dijo.

En su opinión, el operativo desplegado en la Cota 905 fue producto de una planificación y estudio, que además debe repetirse en otras zonas donde haya bandas armadas: “Identificar quiénes son los delincuentes, ubicar dónde se encuentran e ir a capturarlos directamente sin afectar al resto de la comunidad” , plantea.

Si cayeran víctimas inocentes en vez de delincuentes, la comunidad podría levantarse contra la policía lo que generaría un efecto contrario al que se pretende y dificultaría las labores de seguridad, explicó el exfuncionario. Para lograr frenar la delincuencia en estas zonas violentas y restablecer la convivencia, hace énfasis en la temporalidad de estos programas: “Es necesario que el Estado permanezca en estos sitios, que sea permanente, no basta con un operativo y ya. Deben estar allí y conjuntamente con los vecinos actuar” , agregó.

Estos operativos son un buen paso,  pero eso no se traduce en el comienzo de una solución a largo plazo. “Yo no creo que este sea el inicio, pienso que tiene un fin político, pero ojalá me equivoque“, dijo. Es confuso, según su parecer, entender que un Gobierno primero le da espacios, armas y poder a los delincuentes, para luego atacarlos.

El criminólogo Fermín Mármol León señaló, en entrevista para Unión Radio, que aunque puede ser que el Gobierno haya tenido una buena intención al dialogar con las bandas delictivas, la realidad es que éstas se burlaron de sus intentos y se aprovecharon para que retiraran la policía de sus territorios. “Lo cierto es que las zonas de paz fueron utilizadas para resguardar secuestrados y carros robados” , especificó.

El especialista recordó que hubo políticas similares en otros países como El Salvador, donde el Gobierno dialogó con las Maras y ciertamente sí redujeron los asesinatos, pero incrementaron los delitos de extorsión y secuestro. Agregó que en el caso venezolano “fue una política irresponsable, que tuvo buena intención, pero ha causado un gran daño según comentan los mismos policías de las zonas afectadas”.

Mármol recordó que existen fallas muy graves en los tres niveles de la seguridad ciudadana, que incluye las policías, el sistema judicial y sistema penitenciario. Mencionó un déficit de más de 60 mil funcionarios policiales, así como la precariedad de las cárceles y comisarías nacionales. “Eso tiene relación con las fugas que se están dando” , aseguró. Existe un grave hacinamiento en las comisarias porque no se están trasladando detenidos a las prisiones y las condiciones en las comisarías se han ido deteriorando “no tienen ni para comer”, agregó.

El criminólogo afirmó que las situaciones en relación a seguridad ciudadana son reversibles, basta con tomar las decisiones correctas. Recordó el ejemplo de Colombia que  14 años atrás tenía unos índices que compiten con los actuales de Venezuela. A corto plazo sugirió acelerar la producción de leyes en materia de seguridad ciudadana que den soporte a las acciones que se tomen.