Santos: Procedimientos en la frontera recuerdan episodios amargos de la humanidad

Respeto a los colombianos exige el presidente neogranadino Juan Manuel Santos al Gobierno de Venezuela. El mandatario del vecino país considera “inaceptables” e “intolerables” los maltratos de que son objeto sus compatriotas en el estado Táchira.
“Al Gobierno de Venezuela le exigimos respeto por todos los colombianos, desde los más humildes hasta los más poderosos, desde los más cercanos a nuestro Gobierno hasta los que nos critican ferozmente”, dijo Santos en una declaración que dio en la Casa de Nariño, en Bogotá, acompañado por sus ministros de Relaciones Exteriores, Interior y Defensa.

Se refirió a la deportaciones masivas, separación de familias y destrucción de viviendas de colombianos en San Antonio y otras localidades del estado Táchira y aseguró que todo ser humano, aunque estuviera en otro país sin todos sus documentos en regla, “merece ser tratado con respeto y dignidad, y merece un debido proceso. Y eso es lo que vamos a exigir”.

“Allanar las viviendas, sacar a la fuerza a los habitantes, separar las familias, no dejarles sacar sus pocos bienes y marcar las casas para luego demolerlas, son procedimientos totalmente inaceptables y recuerdan episodios amargos de la humanidad que no pueden repetirse”, dijo Santos.

En los últimos días han aumentado en el país las comparaciones de los procedimientos de fuerza usados por las autoridades venezolanas contra los colombianos con el régimen de la Alemania nazi, tras el cierre hace seis días del paso fronterizo de Cúcuta-San Antonio y el estado de excepción decretado por el presidente Maduro para perseguir a contrabandistas y paramilitares.

El mandatario citó el caso de Graciela Portilla, una colombiana que le contó que reside hace más de 40 años en Venezuela, donde se casó y tuvo hijos, y que regresó deportada con más de un millar de compatriotas a la ciudad fronteriza de Cúcuta.

Según Santos, hace tres días la Guardia Nacional Bolivariana llegó a casa de Portilla, “se la marcaron, la sacaron, y demolieron la mitad de su vivienda, mientras en la otra mitad estaban sus hijos menores, de 16, 7 y 3 años”.

Santos añadió que la canciller María Ángela Holguín se reunirá este miércoles, 26 de agosto, en Cartagena con su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez, “para buscar soluciones conjuntas” a la crisis en la frontera “y para sentar también nuestra protesta por la forma en que han sido maltratados nuestros compatriotas”.

“No es momento de hacer sonar las trompetas de guerra que algunos quisieran escuchar”, dijo, y criticó a quienes buscan sacar provecho político de la situación de cara a las elecciones municipales y regionales de octubre en Colombia y a las legislativas de diciembre enVenezuela.

El presidente añadió que “si el problema es el contrabando y las bandas delincuenciales, como aduce Venezuela, nada más ineficaz y contraproducente que cerrar los sitios legales de acceso fronterizo”.

Aseguró que Colombia es la más interesada en combatir el contrabando y dijo que este es “un tema de corresponsabilidad” porque se trata de un delito que ocurre a ambos lados de la frontera.

“Situaciones como la que hoy se presenta con el vecino país deben solucionarse con firmeza, pero con prudencia, privilegiando siempre el diálogo y las vías diplomáticas, y eso es lo que estamos haciendo”, puntualizó.

EFE

 

Artículos relacionados