Piden a la AN debatir transparencia del financiamiento de los partidos políticos

IIDH

La falta de transparencia en el financiamiento de los partidos políticos sigue siendo un elemento que perjudica la integridad del proceso electoral. A dos meses del 6D, el Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH) publicó su informe sobre la jornada en el que proponen una reforma constitucional para legalizar el financiamiento público de las organizaciones políticas y garantizar el control de estas contribuciones.

Venezuela y Bolivia son los únicos países de la región que prohíben a los partidos recibir recursos económicos provenientes del Estado, pero dejan abierta la posibilidad de que los obtengan del sector privado sin limitaciones legales. Este mecanismo de financiamiento no garantiza la transparencia de la procedencia de los recursos, por lo que el IIDH pide a la Asamblea Nacional promover el debate sobre el tema y exigir la publicación de los montos, así como el destino de estos.

En el estudio enumeran 13 consideraciones más sobre los elementos que deben ser modificados a su juicio en la normativa electoral y que están relacionados con el uso de recursos públicos y la participación de los funcionarios y servidores públicos en actividades de campaña que promueven el ventajismo de un sector sobre el otro.

consideraciones

 

“La Ley Orgánica de Procesos Electorales se enfoca en supervisar la propaganda que hace llamado explícito a votar por un candidato, dejando a la discrecionalidad otro tipo de piezas publicitarias como: actos de inauguración de obras y servicios públicos y propaganda institucional del gobierno nacional”, apunta la misión encargada de hacer el estudio en la publicación.

También exigen regulaciones para las actividades proselitistas durante el periodo de precampaña; la necesidad de establecer reglas claras a la hora del cierre de los centros de votación; la divulgación más expedita o incluso en tiempo real de los resultados electorales; la ampliación de los acompañantes u observadores internacionales y la mejora de las campañas informativas del CNE.

“El informe señala que en el proceso previo existen un conjunto de debilidades importantes que limitan la competitividad y equidad de la competencia principalmente de los líderes de oposición. Hay profundas disparidades en el acceso a los medios de comunicación y el aparato público está a favor de una parcialidad política”, manifestó Salvador Romero, director del Centro de Asesoría y Promoción Electoral.

Las cadenas presidenciales

El estudio arrojó que el presidente Nicolás Maduro dedicó más de una hora diaria de presencia en los medios de comunicación para promover, en su mayoría, a los candidatos del Psuv durante el periodo de campaña. Del 13 de noviembre al 3 de diciembre se contabilizaron 10 horas y 55 minutos extras de alocución presidencial.

Sin embargo, la estrategia fue poco efectiva porque se impuso la crisis económica a juicio del expresidente de Bolivia y miembro de la delegación de acompañamiento del IIDH, Carlos Mesa.

“La repetición de un discurso acaba destruyendo su propia credibilidad. En muchas circunstancias quien recibe el mensaje reiterativo se estrella con la realidad de la calle”, expresó.

El manejo de los medios de comunicación reflejó la polarización política, según señala el Observatorio Global de Comunicación y Democracia, uno de los observadores nacionales que contribuyó con la investigación. De acuerdo al monitoreo de medios que llevaron a cabo durante el proceso, después de los resultados electorales algunos medios de televisión le dieron espacio a fuentes que antes no eran consideradas y en las redes sociales fueron los ciudadanos quienes dominaron la conversación de los temas electorales, específicamente en Twitter.

Los portales digitales tuvieron un comportamiento similar al de los medios tradicionales que se inclinaban por alguna de las opciones políticas en sus coberturas periodísticas.

¿Y la paridad de género?

Aunque se registró un aumento de la representación femenina en la asamblea (35 parlamentarias) con respecto a las parlamentarias de 2010 en las que se escogieron solo 15 diputadas, Venezuela sigue estando por debajo del promedio latinoamericano, con el hecho destacable de que se eligió a la primera diputada transgénero del país y de la región: Tamara Adrián.