Niños del J. M de los Ríos tienen tres semanas sin recibir quimioterapia

Keiner juega con una silla de ruedas. Tiene puesta una mascarilla que oculta su risa de niño travieso. Está exento de la protesta que su madre realiza a las afueras del Hospital de Niños José Manuel de los Ríos, acompañada de otras familias, la mañana de este 18 de mayo.

A su corta edad -tiene siete años- fue diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda, un tipo de cáncer en la sangre que podría poner su vida en grave peligro si no cumple el tratamiento. Sin embargo, desde hace tres semanas, no recibe quimioterapia porque el aire acondicionado del área de hematología está dañado y la unidad de mezcla donde se preparan los medicamentos oncológicos también está inhabilitada por una filtración.

“Están en riesgo la vida de nuestros niños. Necesitamos quimios, no más mamadera de gallo, respeten la vida”, se lee en una pancarta que sostiene Jesmel Moreno, mamá de una pequeña de un año y 10 meses que padece el mismo tipo de leucemia que Keiner.

panca

28

Un guardia nacional se acerca a los padres que permanecen en la calle desde las 8:00 am para pedirles que escriban una carta a la dirección general del hospital, encabezada por la doctora Carmen Rosa Graterol, pero los familiares ya lo hicieron. El 15 de mayo, a las 12:05 del mediodía, redactaron un documento en el que piden atención para el área de quimioterapia porque afecta la calidad de vida de los niños. El sello sobre la hoja confirma que fue recibido.

documento

Por la afectación en la unidad de hematología se dejaron de cumplir 12 punciones lumbares (procedimiento de diagnóstico empleado para evitar que las células de la médula maligna se propaguen al sistema nervioso central del paciente) y fueron trasladados 11 pacientes al Dr. Domingo Luciani para recibir quimioterapias ambulatorias.

“Ya son tres semanas gastando Bs. 3.600 en pasaje y no solucionan nada, tengo que ir a Guárico y devolverme a Caracas todas las semanas con mi hijo que tiene que ser hospitalizado para que no retroceda su enfermedad”, contó Carolina Mota, madre de Keiner.

Desde hace un año, Mota se traslada desde Valle de la Pascua con su hijo a Caracas, incluso se vio obligada a dejar su trabajo para dedicarse a la recuperación del pequeño, un proceso que se complica por la escasez de medicamentos.

“Entre todas las mamás nos compartimos los insumos. El yelco –inyectadora utilizada para realizar exámenes especiales como la punción lumbar y el aspirado medular- no se consigue, a veces tenemos que rehusarlo hasta dos veces”, aseguró Roxana, madre de un paciente de 12 años que sufre Linfoma No Hodgkin desde los 8 años y espera un trasplante de médula ósea.

Los catéteres, las inyectadoras y hasta el algodón son algunos de los insumos que escasean en el hospital. Los afectados también mostraron una lista de medicamentos que presentan fallas.

MEDIC

La Contraloría y su informe. En 2014, la situación general de los servicios el hospital fueron evaluados en un informe publicado por la Contraloría General de la República, en 2014. Para ese año ya se hablaba de un inoperatividad de 90,9% en 11 servicios: hospitalización, quirófano, cirugía plástica, cardiología, Medicina II, Unidad de cuidados intensivos, Oncología, Radiología, Laboratorio, Medicina física y rehabilitación y resonador magnético.

El área de oncología, que era la que atendía el 100% de las consultas, de acuerdo con dicho informe, ahora se encuentra afectada por la filtración de aguas, desde el sábado 16 de mayo, denunciaron los afectados.

“El aire acondicionado de Hematología no ha funcionado adecuadamente desde el año pasado. A finales de abril los doctores dijimos que si no se arreglaba tendríamos que suspender la quimio porque el personal y los familiares estamos expuestos a los vapores tóxicos del tratamiento (…) en el área de mezclas también hay una filtración y el techo cedió y ellos están sin aire, eso está como a 40 grados, nosotros estuvimos ahí en la mañana”, dijo la doctora Maria Eugenia Rivero, jefa del servicio de hematología.

En los pasillos se escuchó decir a los funcionarios de la Fundación de Edificaciones y Equipamientos Hospitalarios (Fundeeh) que “desconocían las deficiencias de infraestructura” porque hubo un cambio de gerencia en la institución.

Un ingeniero de apellido Sánchez prometió que arreglarían la falla la próxima semana, según Rivero.

Hace menos de un mes, el defensor del pueblo Tareck Wiliam Saab visitó las instalaciones del centro hospitalario y afirmó que tenía dos meses trabajando con el personal médico para atender la necesidad en materia de insumos, equipos y medicamentos para cada servicio, el recurso humano necesario y las deficiencias en infraestructura, entre otros puntos, para “garantizar el funcionamiento pleno de este importante centro asistencial”.

(Visited 11 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply