Muertes del niño César Augusto y su mamá tienen consecuencias legales

La muerte del pequeño César y de su madre Sara López, enterrados en el cementerio de La Vela, estado Falcón, a las 11:00 de la mañana de este miércoles 3 de junio, deja secuelas psicológicas y emocionales, pero también consecuencias legales para los corresponsables.

¿Por qué la alcantarilla estaba abierta?, ¿quién la abrió?, ¿cuánto tiempo estuvo así?, ¿Hidrofalcon desconocía las condiciones de la “boca de visita”?, ¿es el Estado responsable de este lamentable suceso? son preguntas que quedan en el aire. La gobernadora Stella Lugo remitió el caso al Ministerio Público para que inicie las investigaciones y presumió que un vecino habría quitado la tapa para verter restos de aceite de motor.

“El artículo 178 de la Constitución, en su numeral 6, señala que la competencia en materia de agua, tanto agua potable como alcantarillado, canalización y disposición de aguas servidas corresponde a los municipios. Ahora bien, los municipios si bien constitucionalmente tienen atribuida esa competencia, en Venezuela tales servicios de saneamiento y de agua potable se hacen mediante empresas públicas, es decir, cuyo accionista es el Estado a quien le corresponde la responsabilidad de cualquier daño que sea generado por la mala prestación”, explicó el abogado, experto en derecho administrativo, Roberto Hung.

El especialista precisó que en el artículo 140 de la Carta Magna también se ratifica que el Estado es el responsable de la ejecución buena o mala de la función pública, y en este caso, Hidrofalcon es una empresa pública.

La figura del Estado también es considerada, en la Ley Orgánica Para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, como corresponsable en materia de protección. Específicamente, el artículo 4 establece que el Estado tiene la obligación de asegurar las condiciones administrativas, legislativas, judiciales y todas las necesarias para que los niños y adolescentes disfruten plenamente sus derechos y garantías.

El derecho a la vida y a la integridad de César Augusto (siete años), tipificado en el artículo 15 de la Lopna, fue violentado al caer por el fatal boquete. “Es importante señalar la responsabilidad individual, pero es preocupante la responsabilidad de las autoridades locales en el monitoreo preventivo. La omisión es también una forma de violencia. Esas muertes pudieron evitarse”, dijo el abogado, experto en protección del niño y adolescente, Carlos Trapani.

¿Qué sigue? El proceso judicial debe continuar con su curso normal: El Ministerio Público inicia las investigaciones a petición de la propia gobernadora Lugo, y mientras se determina la responsabilidad penal, que puede recaer en la persona responsable de quitar la tapa o en el funcionario de Hidrofalcon que tenía la obligación de verificar el buen estado de las tapas, es importante que los familiares o incluso la Defensoría del Pueblo intente una demanda de contenido patrimonial para que se indemnice económicamente a las víctimas, explicó Hung.

El apoyo moral y psicológico también es fundamental para las hermanas y el resto de los familiares de César Augusto que quedaron sin el cuidado de su madre y con la falta de su hermano, señaló Trapani.

(Visited 9 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment
  1. desde lo mas profundo de mi corazon lamento esta orrible trajedia,y se que si tiene efecto legal como se interpreta en la maxima ley y la ley de proteccion al niño….pero si debemos estar claro q aunque los responsables lo asuman estas dos vidas no volveran esta familia quedara emocionalmente marcada con una sentencia de dolor irremediable por el resto de sus ahora tristes vidas…una madre que dio su vida por su hijo natural de ser madre un niño de tan solo 7 añitos que merecia vivir queria vivir con sus auxilios lo demostro,y con mi rostro yeno de lagrimas le pido al DIOS TODOPODEROSO QUE LOS GUARDE EN SU MEMORIA.MUERE EL QUE SE OLVIDA….

Leave a Reply