Mamá de Adriana Urquiola: “Estaré tranquila solo cuando sentencien a Yonny Bolívar”

Manuela Pérez, la mamá de Adriana Urquiola, no está tranquila. No, aunque ya Yonny Bolívar, el asesino confeso de su hija, está preso. La madrugada de este jueves 18 de junio, cuando se cumple una semana de su captura por parte de Interpol en Colombia,  fue trasladado al país. “Pero sigo sintiendo miedo, porque ese tipo es muy poderoso”, dice y recuerda con precisión los días que estuvo prófugo: “Fueron 445 días”.

Estaba dormida cuando el ministro de Interior Justicia y Paz, Gustavo González López, la llamó para darle la noticia de la detención. Al enterarse no se alegró, no sintió paz. “Más bien entré en shock. Me dio una crisis nerviosa. No sé por qué me ocurrió eso: volví a vivir todo, aquel terrible día de marzo. Estaba aturdida, no sé”.

Manuela Pérez pensaba que cuando apresaran a Bolívar se sentiría tranquila. Que descansaría de la lucha que había emprendido para que él estuviera en la cárcel: “Creo en la justicia divina, pero no me voy a conformar con que él vaya al infierno. Él tiene que pagar aquí, no voy a descansar, te lo aseguro”, declaró al diario El Tiempo (Anzoátegui) en febrero pasado.

Adriana Urquiola, intérprete de lengua de señas del noticiero Venevisión, embarazada de siete meses, cayó herida de bala cerca de una guarimba en el sector Los Nuevos Teques ( Miranda) el 23 de marzo de 2014. A las pocas horas falleció.

Luego de la captura del homicida, el presidente Nicolás Maduro se refirió al caso: “Esa muchacha no pudo pasar a su edificio por una guarimba, donde ya había habido heridos (…) Si no hubiera habido guarimba, ella estuviera viva ¿Quiénes llamaron a la guarimba? ¿Quiénes la promovieron? Voy a contar toda la verdad”.

-¿El presidente Maduro se ha comunicado con usted?

-No. Lo que tengo que decir es que es verdad, a mi hija la asesinaron cerca de una guarimba. Pero si Yonny Bolívar hubiese estado preso, ella estuviera viva; si él no hubiese tenido porte de arma, ella estuviera viva. Yo espero con muchas ansias cuáles son los detalles que dará Maduro.

Desde  que Urquiola murió, Manuela Pérez le ha seguido la pista a Bolívar. “Me he ocupado solo a esto. Mi vida cambió. Me reuní con las autoridades, exigí que lo incluyeran en la lista de solicitados de Interpol. Vi que el caso estaba estancado con el fiscal encargado, Jimmy Hernández, y solicité que lo pasaran a Caracas, y lo logré”.

Y se ha empeñado en que el caso sea difundido: “He querido que se mantenga en los medios, he dado declaraciones a los periodistas y a través de Twitter he hecho campaña. Justo el día antes de que agarraran a ese señor hice un tuitazo. Y hacemos una caminata cada cierto tiempo, en memoria de mi hija”.

Cuando se conmemoró un año de la muerte de la joven, ideó una campaña: cartas a Adriana Urquiola. “Que todo el mundo le escriba una carta de amor a Adriana, que es una carta de amor a Venezuela”, dijo en ese momento. Creó un blog en el que colgó las misivas que le enviaron a su correo,  y las que ella recopiló personalmente en el preescolar donde estudió Urquiola; los niños que no sabían escribir hicieron dibujos.

En diciembre pasado, el día de los inocentes, convencida de que Bolívar le seguía los pasos, le redactó un mensaje al asesino confeso: “Soy Manuelita y le escribí una carta a Bolívar”. Lo tuteó: “Averiguo lo más que puedo de ti. Y muchísima gente me está enviando información (…) Estoy convencida de que muy pronto leerás esta carta (…) seguramente pensarás que Manuelita no puede contra Bolívar, qué paradoja (…) yo, Manuelita, la mujer madre-padre que sacó a su familia adelante hoy se ve sola, desasistida, desesperada, indignada, detrás de un Bolívar villano: tú”.

-¿Ahora, que está preso, qué le escribiría?

-Es que no sé. Aún no he podido procesar todo esto. Y tengo que prepararme, porque viene el juicio. Yo lo que le diría es que, al final, ganó el amor de madre. Yo estoy sola, pero el amor de madre es más poderoso que cualquier cosa.

-El año pasado Yonny Bolívar le mandó a decir con un reportero que él no se entregaría, que usted debería confiar en la justicia divina..

-Confío en la justicia divina,  pero él tiene que pagar aquí y ya lo agarraron…

-¿Por qué, si  ya está preso, no se siente tranquila…?

-Porque ese hombre es peligroso. Estuvo 445 días prófugo, y entraba y salía cuando quería del país. Yo ahora estaré más tranquila cuando le den la sentencia. Creo que retomaré mi vida en ese momento, porque me cuesta mucho. Sé que ese hombre no se va a meter conmigo, pero seguro puede hacerle daño a alguien que me pasó información. Él ha hecho muchos movimientos en todo este tiempo, sé que me sigue.

-¿Cómo lo sabe? ¿Qué movimientos?

-Prefiero no decir nada…

-¿Por qué?

-Porque no sé si algo pueda entorpecer el proceso.

-¿Tiene información de la llegada de Yonny Bolívar al país?

-No, solo lo que ha aparecido por los medios. Espero que sea pronto. Cuando eso ocurra, haré una misa de acción de gracias.  Pero la lucha continúa.

 

Foto: cortesía

 Erick Lezama Aranguren/ @ericklezama1

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply