Maleteros de Maiquetía cargan todo menos propina

Ibis León / @ibisL

Foto: El Universal.

Si antes Enrique Mayora hacía cinco o seis viajes para cargar el equipaje de los pasajeros ahora sólo hace dos o tres. Eso quiere decir que en ocho horas de trabajo reúne alrededor de 600 bolívares en buen día. En los 30 años que lleva trabajando como maletero en el Aeropuerto Simón Bolívar, el Instituto nunca lo ha reconocido como empleado formal -las tres cooperativas que prestan el servicio Acoape, Acpm y Acupasb  denunciaron esta situación ante el Ministerio de Trabajo en enero de este año- por lo que depende únicamente de las propinas.

A las 10:00 de la mañana de este 26 de marzo no había hecho ni un solo viaje. Se trata de un día flojo. En el último año la afluencia de pasajeros ha mermado, según cuenta.

–Antes tú venías para acá y esto estaba tan full que te cansabas de tanto cargar. Así si provocaba trabajar –recuerda. Su horario inicia a las 5:00 de la mañana, pero a los 60 años prefiere retrasar la bajada  los 337 escalones que lo comunican con el barrio Canaima, en Maiquetía, donde vive porque la situación de inseguridad “está mala”.

La tarifa que cobran por llevar el equipaje del terminal internacional al nacional es de Bs. 200, al taxi es de Bs. 100 y al estacionamiento Bs. 250.

¡A la orden!, dice otro de los maleteros y arrastra el carrito hacia unos pasajeros que acaban de bajarse de un taxi. Pero se queda esperando porque las personas deciden cargar su equipaje ellas mismas. En el segundo piso del Terminal Internacional está José Luis Lugo, quien también lleva 30 años como maletero. A las 10:30 de la mañana tampoco ha cargado nada.

–Para que hagas cuatro viajes tienes que venirte a las 5:00 de la mañana. A veces sólo recupero lo que gasté en el almuerzo –se lamenta. Lugo también asegura que la cantidad de pasajeros ha disminuido considerablemente y por eso le cuesta tanto reunir algo de dinero en el día.

[media-credit id=10 align=”alignnone” width=”300″]IMG_20150329_194020[/media-credit]

En su memoria guarda las historias y caras de las cientos de personas que han transitado dentro y fuera de las paredes de concreto del Simón Bolívar. Una de ellas data de 1999. Después de la tragedia de Vargas, Lugo estaba de guardia junto a otros compañeros y se dio cuenta de que a un señor, que caminaba hacia el terminal nacional, se le abrió uno de los maletines y comenzaron a salirse billetes de 10 bolívares que empezaron a volar por los aires, en todas las direcciones.

-Yo agarré Bs.150 y con eso resolví ese diciembre –sonríe.

Mario Conte está atento frente a los mostradores de Iberia y American Airlines, tiene 23 años laborando en los pasillos del Aeropuerto. Algunos días hace Bs. 600, pero otros sólo Bs. 200 y eso ya no le alcanza.

Antes la moneda no estaba tan devaluada. Ahora así hagas Bs. 700 no te alcanza (…) Y tampoco hay muchos pasajeros –se cruza de brazos.

Los embaladores, otros afectados. Aunque los empleados de las ocho compañías que plastifican maletas, sólo en el terminal Internacional, cuentan con un sueldo mínimo, varios embaladores afirman que cada vez es más difícil que una persona de propina o “regale algo extra”.

Santos Reynosa, supervisor de una de las compañías de embalaje, explica que el incremento en el precio del material que usan para asegurar las maletas también afecta el pago de los trabajadores.

-Una paleta de plástico costaba casi Bs. 100 por kilo, ahorita cuesta más del doble, está alrededor de Bs. 300 –asegura que cada dos o tres meses registra un incremento y los rollos que utilizan las máquinas pesan 16 kilos.

José Rivero tiene 17 años trabajando en el aeropuerto, 12 de ellos como embalador. Cuando hace una comparación con años anteriores no duda en decir que ha caído la cantidad de pasajeros.

Antes había más dinero y más afluencia de personas (…) Hace un montón de años te daban propina hasta en dólares, ahora para ver un dólar, imagínese –responde mientras espera que le llegue trabajo junto a una de las máquinas.

Reinaldo Betancourt es el supervisor de las dos nuevas máquinas que colocaron frente a una de las entradas del terminal. Al estar en un espacio preferencial dice que a veces pueden llegar a embalar hasta 80 maletas sobre todo porque la gente quiere resguardar sus maletas debido a la inseguridad que se vive en el aeropuerto, pero hay días malos en los que llegan a 50 con suerte.

[media-credit id=10 align=”alignnone” width=”300″]IMG_20150329_194137[/media-credit]

(Visited 27 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment
  1. lo que ese señor reporta que se gana en un día malo (200bs) es lo que gana un profesor universitario agregado DE con maestría cualquier día. El que trabaja ocho horas y reúne 600 gana igual que un Titular DE con doctorado en el mismo lapso…

Leave a Reply