Las doce denuncias de magnicidio contra Maduro

Jorge Agobian / @jorgeagobian

Desde que el presidente Nicolás Maduro quedó al frente del gobierno, en diciembre de 2012, ha hecho públicas siete denuncias sobre supuestos planes magnicidas en su contra, todos presuntamente organizados desde Colombia y Estados Unidos.

La más reciente de estas denuncias la realizó este viernes 23 de enero en cadena nacional de radio y televisión desde El Silencio, en Caracas, donde encabezó un acto de masa con simpatizantes del gobierno. “El próximo lunes un grupo terrorista de ultraderecha financiado por el narcotráfico colombiano tiene planes para asesinarme”, aseguró.

También alertó a la población de un supuesto plan de golpe de Estado.

No es la primera vez

La primera alerta formal como presidente de la República la realizó en 2013, catorce días después de su juramentación en el cargo. Estas denuncias tienen como precedente otras 63 realizadas por el mandatario Hugo Chávez durante sus 14 años de Gobierno, según una investigación publicada por el diario Últimas Noticias en agosto de 2013.

Sin embargo, como vicepresidente, ya Maduro alertaba sobre planes conspirativos en su contra, al menos en tres oportunidades.

Entre las siete acusaciones que ha hecho el mismo presidente venezolano durante su gestión, ha advertido sobre la contratación de sicarios para que ejecuten planes criminales, la gestación de golpes de Estado y hasta intentos de envenenamiento o “inducción” de enfermedades.

Sobre su seguridad e integridad física ha dicho que su vida tiene valor y ha resaltado que se cuida. Por ejemplo, en una intervención que tuvo en marzo de 2014 en un acto con las Fuerzas Armadas Bolivarianas, dijo: “Yo no voy a decir que mi vida no vale nada, claro que vale, pero si algún día ellos ejecutaran ese plan, nuestro plan bolivariano debe continuar en las calles haciendo revolución”.

El 28 de agosto de 2013, aseguró que de lograrse un complot que atente contra su vida, esa acción despertaría al pueblo y provocaría “una guerra civil”.

En total, contando las denuncias hechas por Diosdado Cabello, el exministro Miguel Rodríguez Torres, el periodista José Vicente Rangel y el gobernador Tareck El Aissami, van 12 alertas sobre planes que atentarían contra la vida de Nicolás Maduro.

Alertas a la oposición

El presidente Nicolás Maduro no solo ha sido “fichado” para supuestos ataques magnicidas, los cuales ha denunciado oportunamente, sino que también ha alertado a la oposición venezolana sobre presuntas agresiones a sus líderes políticos.

El 17 de marzo de 2013, tras solo doce días de la muerte del presidente Hugo Chávez, Maduro aseguró en el programa José Vicente Hoy, que existían planes para “desaparecer” a Henrique Capriles Radonski, quien sería su oponente en las elecciones que se disputarían el 14 de abril de ese año.

En menos de un mes, el 6 de abril de 2013, Maduro señalaba precisamente a Capriles Radonski como presunto cómplice de planes que querrían acabar con su vida.

La segunda vez que lo hizo fue el 17 de febrero de 2014, cuando alertó que “la ultraderecha” estaría buscando la salida de Leopoldo López a través de un magnicidio. “Quieren provocar una tragedia y echarnos al culpa a nosotros”, expresó el Primer Mandatario.

Cronología de un magnicidio

1. El 23 de enero de 2013, desde su investidura de vicepresidente encargado de la República, Nicolás Maduro lanzó la primera denuncia sobre magnicidio contra él y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. En un acto conmemorativo por cumplirse 55 años del 23 de enero, Maduro anunció que desde hace varias semanas atrás habrían hecho un seguimiento a “grupos que se han infiltrado en el país”, a los que señalizó como “oligarquía”. Esta vez, Maduro no personificó su denuncia. Añadió que “en esas reuniones ellos (‘oligarquía’) dicen hay que sacar del medio al tenientico y al autobusero”.

Dos años después, este 23 de enero, realizó nuevamente la denuncia en el mismo acto de masas que realiza tradicionalmente el Gobierno para conmemorar el día de la democracia.

2. El 5 de febrero de 2013, el para ese momento vicepresidente, Nicolás Maduro, reveló detalles de un supuesto plan de asesinato contra él “o el presidente de la Asamblea Nacional”, Diosdado Cabello, que estaría liderado por el excomisario de la Disip, Henry López Sisco, quien es exiliado político y reside desde 2006 en Costa Rica.

En esa oportunidad, el acusado, López Sisco, respondió al vicepresidente alegando que el supuesto plan era “una mentira más” que servía de “cortina de humo para distraer la atención del pueblo”.

3. El 6 de abril de 2013, Nicolás Maduro, quien para entonces era candidato presidencial acusó a su oponente, Henrique Capriles Radosnki, de estar dentro un plan que buscaba matarlo. “Ellos me quieren matar porque saben que no pueden ganar en unas elecciones libres, como las que vamos a tener el 14 de abril”, dijo.

Elías Jaua, quien ocupaba el cargado de canciller de la República en aquel momento, repudió ese mismo día la supuesta existencia de nexos terroristas entre salvadoreños y el candidato Capriles Radonski. Más tarde, en su alocución, Nicolás Maduro señaló a Roger Noriega, ex embajador de EEUU ante la OEA y Otto Reich, ex embajador de Estados Unidos en Venezuela entre 1983 – 1986, como presuntos implicados.

4. El 3 de mayo de 2013, el presidente Nicolás Maduro, alertó al país sobre supuestos planes que buscarían “desaparecerlo”, encaminados desde Colombia y Estados Unidos. “Existen planes para desaparecerme, ligados al ex presidente colombiano Álvaro Uribe y a grupos ligados a la derecha venezolana que tiene relación con ex funcionarios de Estados Unidos”, dijo.

5. El 30 de mayo de 2013, Nicolás Maduro denunció que desde Colombia se planearía “inocularle un veneno” que provocaría su muerte. “Llegó un equipo desde Miami (a Bogotá) junto a (el ex embajador estadounidense) Roger Noriega con un veneno y están preparados para venir a Venezuela a inocularme el veneno a mí. No para que me muera en un día, no, para enfermarme en el transcurso de los meses que están por venir”, expresó.

6. El 24 de julio de 2013, Diosdado Cabello denunció un nuevo presunto plan contra la vida del presidente Maduro y la suya. El mensaje de alerta lo dijo desde el Teatro Baralt de Maracaibo durante una Sesión Especial de la Asamblea Nacional.

“En su debido momento haremos las denuncias correspondientes con pruebas contundentes de intentos de magnicidio contra el compañero Nicolás Maduro y contra este humilde servidor”, expresó el diputado.

Cabello amenazó tajante: “¡Ay, que no nos pase nada a ninguno de los dos! Se van a arrepentir toda su vida de que le hagan algo al compañero Nicolás Maduro”. Aunque no personificó la denuncia, dijo que “sectores de la derecha” estarían detrás de ese plan.

7. El 31 de julio de 2013, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, acusó al cubano exagente de la CIA, Luis Posada Carriles, de planificar magnicidio contra Nicolás Maduro. “Los planes para eliminar físicamente a Maduro están en marcha”, expresó en ese momento el diputado.

Los supuestos implicados eran, según Cabello, Luis Posada Carriles (cubano), el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, a quien calificó como “el principal asesor de la oposición venezolana” y Eduardo Macaya Álvarez, cubano radicado en Miami.

8. El 18 de agosto de 2013, el periodista José Vicente Rangel anunció que desde Estados Unidos y Colombia se gestaba un plan magnicida contra la máxima autoridad del país que sería ejecutada durante las pasadas elecciones municipales de diciembre de 2013.

“La actividad está en manos de personal colombiano y mayamero. Los francotiradores ya fueron seleccionados, y de los cinco aviones del lote adquirido en Estados Unidos que están en bases colombianas controlados por efectivos norteamericanos, hay uno que ya fue artillado y preparado para cuando lo determinen las circunstancias”, expresó el periodista en su programa dominical transmitido por Televen.

9. El 26 de agosto de 2013, el exministro Miguel Rodríguez Torres informó que a través de un operativo al que denominaron “Carpeta Amarilla”, lograron detener a dos colombianos identificados como Víctor Joan Gueche Mosquera y Erick Leonardo Huerta Ríos, quienes tendrían órdenes de asesinar el presidente Nicolás Maduro.

La detención se realizó el 15 de agosto en un hotel ubicado en la carretera Panamericana que une a Caracas con los Altos Mirandinos, donde se encontraron dos fusiles R-15 con mira láser y una fotografía del presidente Nicolás Maduro, según declaraciones del ministro.

10. El 15 de marzo de 2014, el presidente Nicolás Maduro hizo un llamado al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que cese la intromisión de ese Gobierno en los asuntos de Venezuela. Aprovechó la oportunidad para enviarle una reflexión al presidente estadounidense.

“Le habla un humilde presidente de Venezuela, a usted le hablo porque es su gobierno quien mantiene a esta oposición de derecha (…) sé que les ha pasado por la mente a los arcones del Departamento de Estado y del Pentágono, proponerte que autorices el asesinato del presidente de Venezuela como medida extrema”, expresó.

Luego advirtió: “si le llega este mensaje (a Barack Obama), debe saber que sería el peor error de su vida firmar la autorización del asesinato del presidente Nicolás Maduro”.

11. El 28 de mayo de 2014, el El Alto Mando Político del Gobierno nacional, representado por la vocería del alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez, acompañado de Cilia Flores, Diosdado Cabello, Tarek El Aissami, Miguel Rodríguez Torres, entre otros funcionarios, informaron al país sobre las presuntas intenciones de gestar un golpe de Estado que “desembocaría” en un magnicidio al presidente, Nicolás Maduro.

Dentro de este “complot” no solo se planearía el asesinato del presidente de la República, sino también el de Diosdado Cabello, Tarek El Aissami y el ex ministro Miguel Rodríguez Torres.

12. El 23 de enero 2015, Nicolás Maduro reveló desde El Silencio, en Caracas, que existen nuevos planes para acabar con su vida. Denunció que “un grupo terrorista de ultraderecha financiado por el narcotráfico colombiano y la ultraderecha estadounidense” estaría planeando un ataque contra su vida.

“Ese grupo terrorista de derecha que desconoce al presidente legítimo de Venezuela y que está llamando a un golpe de Estado está integrado por tres expresidentes latinoamericanos”.

Luego de su sentencia, el primer mandatario nombró a los expresidentes Piñera, Calderón y Pastrana ( de Chile, México y Colombia, respectivamente).