La AN hace sus tareas, pero le falta empujar más la agenda social, opinan expertos

En su primer mes la Asamblea Nacional pasó la prueba de interpelar, investigar y legislar. Una sola sesión fue suspendida porque la directiva decidía qué acción iba a tomar ante el “desacato” dictado por el Tribunal Supremo de Justicia por juramentar a los diputados de Amazonas.

Cada comisión desarrolla su agenda propia y el último acuerdo aprobado en plenaria fue para incorporar de inmediato a los recién electos diputados del Parlamento Latinoamericano. Todos parecen tener una tarea asignada. Sin embargo, a la AN todavía le falta empujar su agenda social, opinan dos expertos consultados.

En opinión del politólogo Carlos Luna, la oposición debe “reforzar la conexión entre su agenda y las necesidades de la gente”. A su parecer, la ley que busca otorgar títulos de propiedad a los beneficiarios de la Misión Vivienda es una iniciativa muy buena, pero no ha sido proyectada de forma correcta.

“No se ha sabido comunicar políticamente por qué es bueno tener un título de propiedad y poder disponer del inmueble, de tener los plenos derechos como adjudicatario”, dijo.

El profesor universitario considera que si bien es cierto que es necesario que se apruebe una Ley de Amnistía, los sectores más pobres no se sienten identificados con este tipo de proyecto. “A los estratos D y E lo que les importa es que tienen al malandro metido en sus barrios”.

Aunque destaca la voluntad política para trabajar que ha demostrado la nueva Asamblea en este corto tiempo, apunta que tampoco se ha resuelto el diálogo con el Gobierno sino que se ha dinamitado. “Están jugando a un conflicto de poderes; en ambos bloques lo que prevalece son las opiniones polarizadas. La estrategia del Legislativo es dejar al descubierto los problemas y la ineficiencia del Ejecutivo y la estrategia del Ejecutivo es decir que la oposición ofreció un cambio y no lo ha hecho para restarle legitimidad”, explicó.

El politólogo Ricardo Sucre concuerda con esta opinión. “En lo institucional y lo procedimental han cumplido con los parámetros esperados, pero el comportamiento político no ha sido del todo acertado. Los mecanismos políticos no están funcionando para que se dé finalmente el diálogo con el Gobierno que permita ejecutar sin obstáculos las leyes. La oposición está en su mundo y el Gobierno se mantiene atrincherado”, manifiestó.

Sucre rescata dos acciones que pudieron abrir un entendimiento entre la oposición y el Gobierno: la elaboración del informe sobre la base del decreto de emergencia económica que pidió el Presidente y el acatamiento de la sentencia del TSJ con la desincorporación de los diputados de Amazonas.

La primera acción dejó abierta la puerta para que ambos bloques buscaran soluciones sobre la crisis económica. “Pero no prosperó porque el chavismo se encasilló en que la AN le había rechazado el decreto”, opinó el experto.

La segunda también pudo abrir el camino para distender las diferencias. Sin embargo, solo logró que los diputados del Psuv accedieran a asistir a la cámara.

Las decisiones que tomó el diputado Henry Ramos Allup de hacer una puesta en escena para sacar los cuadros de Bolívar y Chávez del hemiciclo y sus declaraciones en las que alude a los trabajadores de Antv contribuyeron a distanciar las posiciones a juicio del experto.

“El Gobierno tiene mucha de la responsabilidad porque no reconoce al otro poder; por eso creo que vamos hacia una especie de choque que parece que nadie quiere evitar. Si la oposición quiere avanzar tiene que buscar un diálogo forzoso; si cree que el camino es buscar los mecanismos para acortar la permanencia del Gobierno entonces debe sentarse a hacérselo”, concluyó.

Según Sucre, la MUD está cumpliendo con sus promesas electorales.

Así lo ve el ciudadano de a pie

Escuche aquí las opiniones de los consultados por Efecto Cocuyo en un recorrido hecho en varios puntos de la ciudad.