Junio sacudido por crímenes de violencia extrema

Los restos de un hombre fueron encontrados por un transeúnte repartido en varias bolsas plásticas entre las calles El Colegio y San Antonio, en Sabana Grande, el fin de semana del 20 de junio. De acuerdo con reportes de la prensa nacional, con él suman tres los casos de descuartizamiento entre mayo y junio. A Hernán José González lo asesinaron el domingo 21 en la Cota 905 de 50 disparos y,  al día siguiente, criminales quemaron al taxista Alexander Medina, luego de matarlo en el barrio Nuevo Horizonte de Catia. En lo que va de 2015 se han registrado otros crímenes con extrema violencia, incluidos casos de múltiples disparos, calcinamientos, ahorcamientos, decapitaciones y torturas.

 

“Así como matar un policía puede ser una manera de escalar en la banda, también puede ser matar al pran de la otra banda, vaciarle el cartucho o descuartizarlo” , dice la psicóloga social e investigadora de la UCV, Magally Huggins. El exdirector de la División de Homicidio de la antigua Policía Técnica Judicial (PTJ), Luis Godoy, explica que los delincuentes cometen este tipo de actos para obtener el cartel, requisito necesario para entrar en las agrupaciones criminales: “Matar así les da una jerarquía y les permite demostrar que sí pueden pertenecer a las bandas delictuales

Descuartizar una persona dificulta las averiguaciones y los delincuentes lo saben, continúa Godoy. “Casi no se consiguen las piezas en un mismo sitio y eso es un problema para la identificación del cuerpo, lo que genera retraso en las investigaciones del posible móvil y de los autores del homicidio”, aclara el también exdirector de Policía de Chacao y Policía de Baruta.

En el 32,4% de los homicidios en 2011 se utilizaron más de 6 proyectiles, de acuerdo con informe del Observatorio Metropolitano de Seguridad Ciudadana.

Estar dentro de una atmósfera de violencia tan intensa es para Huggins un aliciente que incide en la comisión de estos actos. “Hay un deterioro de la condición humana que se genera producto de una construcción social dada por aprendizajes de violencia cada vez mayores (…). A través de estos crímenes se refleja mucha pobreza humana, son sujetos desposeídos con una carga de odio inmensa”, diserta la investigadora.

El psicólogo y padre salesiano Alejandro Moreno también explica que “la mente del criminal de hoy está vacía del valor de la vida del otro” para hacer referencia a la adquisición de valores dañinos y destructivos de los nuevos delincuentes que, a diferencia de los que actuaban en el pasado, no justifican la comisión de un asesinato. Para Moreno, los delincuentes actuales ven el homicidio como una medalla, como sinónimo de triunfo.

El criminólogo Fermín Mármol dice que estas formas son heredadas de la cultura carcelaria que, en su opinión, ha invadido el tejido social. Sin embargo, Narciso Buriel, funcionario del Viceministerio de Prevención y Seguridad Ciudadana, considera que esa manera de actuar viene desde fuera de la frontera, específicamente de Colombia, donde se solían efectuar estas prácticas. “Esa forma de proceder es de allá, aquí no se descuartizaba a la gente, aquí mataban a alguien con un cuchillo, un tiro, pero es que ahora no es un tiro”, comenta.

El también encargado del Sistema Popular de Protección para la Paz sugiere que hay colombianos que han ingresado a Venezuela una vez superado el proceso de pacificación de su país al darse cuenta que en este territorio hay campo para actuar.  Da a entender, a su vez, que ellos prestan entrenamiento a criminales venezolanos. “Las bandas organizadas reciben entrenamiento donde hay exigencias y muchas de esas tienen que ver con cometer homicidios de este tipo”, continúa el funcionario y cuestiona el hecho de que se estén publicando videos de asesinatos con múltiples disparos: “Eso no es normal ¿por qué lo graban y lo suben a internet? Porque quieren demostrar poder”.

Mármol y Godoy explican que con estos crímenes se intenta enviar a las bandas rivales y a la sociedad mensajes de que hay una delincuencia envalentonada y agresiva que no va a dudar en convertirse en asesina.

Luis Cedeño,  sociólogo  y director de la ONG Paz Activa, recuerda que el delincuente aspira a un nivel de reconocimiento societario. “Quieren que sus acciones tengan eco en la opinión pública (…) entonces espectacularizan su acción llevándola a niveles de violencia mucho más exacerbados para garantizar que van a tener eco en la prensa nacional, porque la variable del respeto se amplía y se fortifica en la medida que el delincuente puede decir que apareció en televisión”, expone.

Algunos de los casos que más llamaron la atención este año fueron:

Enero

El cadáver de José Daniel Castillo, de 30 años de edad, funcionario del Sebin y presunto escolta del defensor del Pueblo, Tarek William Saab, fue conseguido el 28 de enero con cinco impactos de bala y calcinado en Villa de Cura, en  Aragua.

Febrero 

Michel José Guillermo Navarro, de 21 años de edad, y su tía Lida Laurhely Guillermo Hernández, de 35 años de edad,  fueron hallados el 12 de febrero, acuchillados y quemados en la casa donde residían en el barrio El Cafetal de El Junquito.

EL 27 de febrero encontraron cadáveres carbonizados de dos hombres a orillas de una quebrada del embalse de La Mariposa,  estado Miranda.

Marzo

El 6 de marzo hallaron el cadáver carbonizado de un hombre de 40 años en la carretera Panamericana.

La organización delictiva de El Cerrito sería la responsable de matar a tiros y a cuchilladas a estas dos personas para después decapitarlas en Ocumare. Los restos fueron localizados el miércoles 25 de marzo.

Consiguieron el cuerpo del comerciante Enrique Lamazares Moreira  colgado de una ventana, con una cuerda alrededor de su cuello, maniatado, amordazado y los tobillos atados con una cinta adhesiva en su apartamento nn Chacao. El hombre de nacionalidad española fue hallado el 26 de marzo.

El lunes 30 de marzo, la banda criminal “El Coqui” emboscó al policía Samir Pérez Navas en el sector El Cementerio y lo asesinaron de varios tiros . De acuerdo con las investigaciones  adelantadas por los cuerpos oficiales,  al funcionario  le quemaron algunas partes del cuerpo y con una piedra le destrozaron el cráneo.

Abril

EL 15 de abril hallaron seis cuerpos descuartizados y calcinados dentro de un vehículo en el sector El Cují,  en Aragua. Esa misma semana también consiguieron  carbonizados los cadáveres del exconcejal del municipio Bolívar del estado Táchira, Joaquín Moros Joves, y su esposa Evelin Ramírez en una finca del estado Barinas.

De 17 tiros mataron a Edwin Eduardo Mujica, de 17 años de edad, en el 23 de Enero el martes 7 de abril.

Mayo

A principios del mes de mayo fueron hallados ahorcados en hechos separados en Caracas, José Lugo Rodríguez en el parque Manuelita Sáenz de Quinta Crespo  y a Evelyn Mildred Hernández en su residencia en Petare.

violencia1

 

María Laura Chang / @Marilachang

Foto: Cronica.Uno

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply