Entre la campaña electoral de 2010 y la de 2015 el Psuv es el mismo pero la MUD cambió

Las campañas del PSUV para las elecciones parlamentarias de 2010 y de 2015 tienen algo en común: ambas cuentan con Hugo Chávez como protagonista. “El Pueblo Pa’ la Asamblea” fue el eslogan del partido oficialista en las pasadas parlamentarias.

La campaña en 2010 tuvo una duración de 30 días, desde el 25 de agosto al 23 de septiembre. Durante los primeros quince días de campaña el promedio de duración de las alocuciones diarias del Presidente era de cuatro horas. En ese momento, la ONG Súmate registró un total de 24 actos donde Chávez mostró su apoyo a los candidatos de oficialistas en la red de medios públicos.

En esos quince primeros días, Chávez hizo ocho caravanas acompañando a sus candidatos a diputados.

Siguiendo el ejemplo de su predecesor, el presidente Nicolás Maduro también ha ocupado las pantallas desde el comienzo de la campaña de este 2015. Sin embargo, ha realizado más entregas de viviendas y automóviles que las llevadas a cabo por Chávez, que solo entregó vehículos en la Plaza Bolívar de Maracay el 31 de agosto de 2010.

La campaña para el 6D empezó el pasado 13  de noviembre y justamente ese día, Maduro anunció a través de Twitter que al día siguiente haría una entrega de viviendas. El 18 de noviembre, cinco días después del inicio de campaña, viajó hasta Barcelona para inaugurar la Redoma Los Pájaros. Allí lo acompañó Haiman El Troudi, candidato lista del estado Miranda.

El 20 de noviembre se reunió con jóvenes estudiantes en el Liceo Fermín Toro, donde además de promover la dotación masiva de tabletas del proyecto Canaima, instó a los jóvenes a votar y a convencer a su familia de hacerlo. “Díganles, desde el corazón de la Patria joven que ustedes representan, que el 6 de diciembre tiene que ganar Chávez, tiene que ganar la Patria”. Estuvo en compañía de Cilia Flores, que además de ser la Primera Dama, es cabeza de lista en el estado Cojedes.

El 21 de noviembre se reunió con estudiantes en las cercanías del Palacio de Miraflores donde no solo anunció la aprobación de treinta mil nuevas becas para alumnos de educación universitaria, sino que también aumentó en 100% las ya existentes. En esta oportunidad volvió a llamar a los jóvenes a votar y, de nuevo, invocó al fallecido Presidente: “Ustedes son la juventud de Chávez, ustedes son la juventud de la patria, vayan con sus ideas, con su entusiasmo, con toda la fuerza a consolidar, en cada rincón del país, la victoria popular del próximo 6 de diciembre”, precisó.

El 25 de noviembre volvió a las pantallas, esta vez en cadena nacional. En un acto realizado en el Cuartel de la Montaña, anunció para 2016-2018 del Plan Misión Róbinson, que beneficiaría a 300.000 personas. Además, ofreció cesta tickets socialistas a “quienes lo necesiten” y ordenó “parir” un millón de tabletas para los estudiantes.

Las entregas de beneficios sociales y económicos no solo las hace el Presidente. El 16 de noviembre Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional, primer vicepresidente del PSUV y candidato a la reelección, entregó de seis autobuses Yutong en un acto donde señaló que “se está jugando la vida para la victoria perfecta” del 6 de diciembre.

El 24 de noviembre, Cabello hizo entrega de Bs 95 millones a 19 consejos comunales de la comuna en construcción Batalla de Santa Inés. En su alocución aseguro que el hecho de que “le estén entregando dinero para la construcción de 1.000 es una muestra de la revolución. Deben respetar la palabra empeñada”, y aseguró que si el chavismo perdía las elecciones ocurriría un conflicto porque “Maduro no se va a dejar”.

Otra de las coincidencias entre la campaña de 2010 y 2015 es que tanto Nicolás Maduro como Hugo Chávez aseguraron que hablarían sobre las elecciones, a pesar de que va en contra de lo que establece la Ley Orgánica de Procesos Electorales. El Rector Vicente Díaz denunció el 02 de septiembre del 2010 que Chávez violaba las normas de la campaña, a lo que éste le respondió: “Yo no estoy violando ninguna ley, yo soy Presidente y en ninguna parte de la Constitución y ley dice (que no puedo participar). No pueden decirlo porque sería violar mi derecho ciudadano.”

Parecida fue la respuesta del actual Jefe de Estado el pasado 18 de noviembre, donde aseguró: “Tengo prohibido decir algunas cosas, tengo unos videos que no podemos pasar, pero igual vamos a transmitirlos”.

A nivel propagandístico las semejanzas son bastantes evidentes y comienzan desde el nombre de los Comandos de Campaña. En 2010, el equipo encargado de lograr la victoria del PSUV se llamaba “Comando Bolívar 2000”. El actual se llama “Comando Bolívar-Chávez”.

En “El Pueblo pa’ la Asamblea” Chávez era la figura central. En “Somos Pueblo Valiente” también lo es. En los flyers que repartía el PSUV en 2010 –y que aún pueden descargarse desde su página oficial- se puede ver al fallecido Presidente acompañado de sus citas emblemáticas, como “¡vamos pues, a la victoria!” o “Los candidatos del pueblo son mis candidatos.”

En la campaña 2015, el vídeo oficial del jigle oficialista, “Pa’ la Asamblea como sea”, aparecen fotografías de Chávez o imágenes que lo rememoran en pantalla, al menos, veinticuatro veces y lo nombran cuatro veces en la letra de la canción.

Candidatos a diputados también utilizan la imagen de Hugo Chávez para su campaña. La cuña de Elías Jaua, candidato del circuito 6 del estado Miranda, consiste en una grabación del fallecido Presidente hablando sobre su trabajo y culmina diciendo “esas palabras son un compromiso para mí”.

Cuidando el voto rojo

Para la campaña de 2010 el comando activó a las Unidades de Batalla Bolívar 2000. Cada una de ellas tenía cincuenta integrantes, lo que daba como total 1 millón 830.150 patrulleros activos distribuidos en 12.471 UBB. Entre sus principales funciones se encontraba garantizar la movilización, comunicación, hidratación y alimentación de cada centro de votación. En la página web reza que la instancia también debía encargarse de “todas aquellas –tareas- que instruya directamente el Comandante Hugo Chávez, máximo líder de la Revolución” con miras a “garantizar el triunfo del pueblo.”

La cifra descendió considerablemente para la campaña que se está desarrollando este año. Las últimas cifras conocidas son 116.000 testigos, según dijo el Diputado Pedro Carreño, y 120.000 en palabras del Alcalde Jorge Rodríguez. Carreño aseguró que los encargados de cuidar el voto serán “los chavistas de verdad, los radicales.”

El famoso 1×10 del oficialismo quedó relegado a segundo plano en 2010, mientras que en este 2015 cobró especial importancia. Diosdado Cabello aseguró que cada persona registrada “es un voto amarrado”.

Los encargados de vigilar e intensificar el 1×10 son las Unidades de Batalla Hugo Chávez, mejor conocidas como UBCH. Estas iniciaron funciones en 2013, y el primer ítem en su decálogo es “estudiar la ética y doctrina chavista”. El décimo es “organizarse y cumplir las tareas para ganar la elección”.

 

La MUD de 2010 vs la de 2015

A diferencia del chavismo, que recicló algunas de sus estrategias de 2010 este año, la campaña de la Mesa de la Unidad Democrática para las elecciones legislativas del 6D no se parece en nada a la pasada. La principal diferencia es que en la actual, la coalición de partidos opositores participará en los comicios con tarjeta única que los identifique, mientras que en la elección pasada cada partido tenía su lugar en el tarjetón, aunque iban en fórmula única más de 36 organizaciones políticas en todo el país.

La tarjeta del 6 de diciembre agrupa solo a Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática, Voluntad Popular, Avanzada Progresista, Alianza Bravo Pueblo, Proyecto Venezuela, Cuentas Claras, Movimiento Progresista, Visión Venezuela y Unparve.

Hace cinco años, a nivel de propaganda, la MUD no tuvo uniformidad ni cohesión en su campaña. Los anuncios que sacó por su tarjeta se centraron en mostrar a venezolanos que relataban los problemas que vivían bajo el eslogan “el 26S comienza el cambio”. Una de las más recordadas piezas de esa campaña fue la cuña publicitaria que decía “Hay que votar, sino votas no te vuelvas a quejar”.

Los partidos se centraron en la imagen de sus candidatos y Primero Justicia participó con el eslogan “Hay un camino mejor” que más tarde se transformó en “Hay un camino” y pasó a identificar la campaña presidencial de Henrique Capriles en 2012.

El lema de la alianza opositora en la actualidad es “Venezuela Quiere”. Una de sus estrategias de propaganda es incluir personalidades comentando qué quieren ellos para el país. En todas sus propagandas, sin importar el medio, se enfocan en demostrar que ellos son la opción del cambio, retratando las principales problemáticas del país como las colas, la escasez y la diáspora de la emigración.

Al ir con candidaturas separadas, no existió en 2010 un Comando de campaña que agrupara a todas las organizaciones políticas. Actualmente hay una instancia llamada Comando Venezuela Unida y dentro de su desempeño ha tenido que enfrentarse a una particularidad: no solo deben enfocarse en la labor propagandística de la MUD, sino también en establecer la diferenciación con Min Unidad, partido que tiene sus mismos colores y está ubicado justo al lado de su tarjeta en el tarjetón.

Para el cuido del voto, la tolda azul espera tener al menos dos testigos adicionales de los tres que corresponden por cada una de las mesas. El 17 de noviembre, Jesús “Chúo” Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, aseguró a Efecto Cocuyo que ya tienen concretado al 98% de sus testigos y al 70% de los suplentes.

Tanto en 2010 como en  2015 existe registro de denuncias de ventajismo electoral por parte del oficialismo. La organización Súmate denunció, en 2010 al Presidente de la República por el uso de la plataforma de los medios de comunicación social del Estado para hacer propaganda en beneficio del PSUV. Sin embargo, Tibisay Lucena, presidenta del CNE, aseguró que para ese entonces la oposición tenía 60,3% de la propaganda electoral en televisión.

Las denuncias de ventajismo electoral de este 2015 fueron desestimadas el pasado 24 de noviembre por Diosdado Cabello diciendo que la entrega de recursos no es ventajismo. “La única ventaja que hay aquí es que la revolución tiene gente, tiene pueblo; y la burguesía anda como ánima sola”. El 22 de noviembre había hecho declaraciones parecidas: “En el chavismo no hay ventajismo, sino ventaja porque tenemos gente”.

Las elecciones del 26 de septiembre le dieron al PSUV 5.432.342 votos, a la sumatoria de todos los partidos de la MUD 5.320.364 y al PPT 353.979; 48.13%, 47.22% y 3.14%, respectivamente. La tolda oficialista se hizo con 98 curules, la MUD con 65 y el PPT con 2. Este 6 de diciembre hablará por sí mismo de los efectos de las semejanzas y las diferencias de la estrategia de campaña.

(Visited 68 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!