"La gente estaba que explotaba", dice vendedor de papelón en una Catia azulita - Efecto Cocuyo

“La gente estaba que explotaba”, dice vendedor de papelón en una Catia azulita

Este lunes 7 de diciembre parecía 1ero de enero y Caracas no sabía cómo lucir. Se estaba redescubriendo luego de conocer que la oposición había ganado todas las curules caraqueñas que se jugaba en estas elecciones parlamentarias. Tanto los transeúntes como los trabajadores actuaban de forma extraordinaria y en las conversaciones la política era el tema principal de conversación. En Catia, uno de los populosos sectores de la parroquia Sucre, no era diferente. Algunos locales no abrieron las santamarías y el bulevar, que suele estar abarrotado, lucía menos congestionado que cualquier otro lunes. Los vendedores informales llegaron más tarde de lo habitual o no arribaron y en los rostros de quienes pasaban por allí había mucho que apreciar.

Las largas caras de algunos simpatizantes del chavismo y los ojos brillantes de detractores que tenían una esperanza de cambio eran los extremos que se podía encontrar en las calles.  “¿Perdimos por paliza?”, preguntaba Alirio Hernández, quien vestía una camisa con los característicos ojos de Chávez y un brazalete tricolor. En su opinión, la parroquia votó contra el oficialismo debido a que no hubo un verdadero acercamiento de los líderes con el pueblo. “Estos últimos 15 días la gente estaba que explotaba”, dijo el vendedor de papelón. Comentó que a pesar de que el presidente Maduro ordenó que se realizaran mercados a cielo abierto por la zona no se llevó a cabo ninguno y en cambio se hicieron conciertos gratis, “como si la gente comiera música”, protestó Hernández.

0eda82be-73f3-4ef7-aa13-4f63dd05e2ae

Pero en las venas del militante corre sangre chavista, dijo orgulloso.  Esta derrota le dejó un mensaje al oficialismo. “Hay que organizarnos mejor y dejar de caernos a mentira”, apuntó.

En las parlamentarias de 2010, reconocidas caras del chavismo, Aristóbulo Istúriz y Freddy Bernal fueron electos en esa circunscripción con 134.919 y 133.115 votos, respectivamente. En las elecciones de este domingo los candidatos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) Jesús Abreu y Marialbert Barrios obtuvieron 155.187 y 153.617.

En sectores como el 23 de Enero y El Junquito, también pertenecientes a esa circunscripción, vecinos reportaron que una vez dados los resultados el silencio se apoderó de zona. ” Yo me quedé dormida y no me enteré de los resultados sino hasta la mañana, porque no sonaron los cohetones del Gobierno”, aseguró una comerciante que vive en El Junquito.

Mientras tanto, en los  bloques de Casalta los opositores sí pudieron celebrar con cohetes. “Desde las 6 de la tarde los puntos rojos desaparecieron y los colectivos, que siempre pasan amedrentando durante las elecciones, no pasaron más”, expresó Brunilde Márquez, habitante del bloque 18. A lo largo del día se vivió un ambiente festivo y al culminar la jornada hubo paz, dijo la mujer y agregó que los estruendos característicos de las victorias rojitas no se hicieron presentes.

Razones más, razones menos

Yanitza Brito tiene 10 años viviendo alquilada en Catia y aseguró estar cansada de la situación del país. No le sorprendió la victoria opositora. “Ese resultado es por la crisis que estamos viviendo. El pueblo está cansado, tiene que hacer cola por todo y ya está bueno”, apuntó mientras esperaba una camioneta. Tenía dos bolsas de comida porque, afirmó, a pesar de todo la vida sigue y “los políticos son políticos, no cambiarán las cosas”.

Brunilde Márquez, por su parte, insistió en que ya la gente se había cansado de tanto poder. “No puede ser que toda la Asamblea sea de un solo color, aquí tiene que haber poder de lado y lado”, indicó. En su centro de votación, muchos de sus vecinos votaron sin miedo por “la manito”, según dijo.

La decepción y molestia que llevaban tanto Mariana Álvarez  como Doris, su vecina, no pasaban desapercibidas. En pleno bulevar se escuchaban sus lamentos y hasta los insultos para los “escuálidos vende patrias” que soltaban en horas del mediodía. En opinión  de Álvarez, vendedora informal, la derrota del chavismo ocurrió como respuesta a la guerra económica que impulsó la derecha. “!Qué decepción tengo con el pueblo venezolano!  porque cómo puede ser posible que hayamos perdido porque nos pusieron una pequeña presión”, dijo.

Uno de los aspectos que más le afectó a las vecinas es haberle dado la espalda al “comandante Chávez”, quien habría sido el único presidente que le dio una mano a los pobres. “Ahora tendrán que pagar por los servicios de salud, ya no habrá CDI. Van a venir los gringos”, insistía la joven Mariana mientras se acercaban otros vecinos. Finalmente aseguró que si había algo bueno en la victoria opositora era que el pueblo abriría los ojos: “Vamos a ver si ahora ellos les darán todo lo que nos ha dado la Revolución”, retó.

f9b9d294-7c9f-4354-bb04-5345f078d7ed

El señor José Arguilen, en cambio, insistió en que el camino por el que iba el país no era el adecuado. “Yo voté para que Venezuela sea libre, por mis hijos y mis nietos”, dijo. En su opinion, el abuso de poder, la corrupción y la desatención al pueblo generó que el chavismo cayera e influyó en esta victoria. “Esperemos que de ahora en adelante se trabaje por Venezuela, porque este país está mal”, concluyó.

 

Catia

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!