En 35% ha aumentado demanda de servicios de protección para “salir de rumba”

La muerte de Federico Gutiérrez en octubre de 2014 provocó el cierre de la empresa de seguridad privada que dirigía Arnoldo Casas (nombre ficticio). Gutiérrez tenía 35 años y cinco de ellos los dedicó a trabajar como escolta de personas pudientes que vivían o visitaban Maracaibo ( Zulia).

Ocurrió en el sector La Lago de esa ciudad, donde tres hombres armados intentaron secuestrar a la empresaria que cuidaba Gutiérrez en momentos cuando llegaba a su residencia acompañada de sus dos hijos. A ellos no les pasó nada, pero el escolta recibió dos disparos en el pecho que acabaron con su vida rápidamente.

“Desde 2008 tenía esa empresa y nunca habíamos pasado por eso. Un susto que otro por el riesgo que corrían los muchachos, pero ese asesinato me marcó y decidí no prestar más servicios”, contó Casas. El número telefónico aún aparece en una página web dedicada a contactar servicios de escoltas y carros blindados a nivel nacional.

Mientras una cierra, aparecen muchas más compañías de este tipo. De acuerdo con el director de la Organización OPI C.A. (Adiestramiento y Protección VIP), K. Barreto -iniciales del nombre-, en Venezuela existen cerca de 8.000 escoltas registrados en asociaciones y más de mil empresas de seguridad privada que han incrementado en 35% sus servicios de acompañamiento y protección para una salida nocturna en lo que va de 2015. Muchas son ilegales.

La empresa de Barreto es una de las pocas que está registrada en la Dirección General de los Servicios de Vigilancia y Seguridad Privada (Digerservisp), adscrita al Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz. Otras tres que fueron contactadas vía telefónica manifestaron ser “compañías informales” sin contar con oficinas o establecimientos, pues no estaban registradas legalmente. Arnoldo Casas fue uno de esos propietarios que prefirió no registrar la empresa. “Piden mucho dinero y nosotros preferíamos trabajar por contactos”, reveló.

La empresa GG Servicios 1972 se especializa en traslados con vehículos convencionales o blindados a cualquier hora del día. El costo oscila desde los Bs. 15.000 hasta los Bs. 40.000, respectivamente. Al incluir un escolta en el paquete, serían Bs. 3.000 más. Si se contrata al personal de seguridad diariamente, el precio varía de Bs. 6.000 a 8.000.

“Hay que llamar con antelación. Mínimo una semana antes”, advierte el hombre al otro lado del teléfono, quien se niega a identificarse.

— Nosotros tenemos 15 años funcionando y hace 6 años estamos registrados en el Ministerio de Interior y Justicia.

— ¿Y qué se necesita para estar registrado?

— Ellos tienen que hacer inspecciones y registros. Hay que pagar.

La resolución 070 publicada en Gaceta Oficial No. 39.908, de fecha 24 de abril de 2012, es el único reglamento para la seguridad privada vigente. En ella se especifica que este tipo de servicios “únicamente podrá ser brindado a los altos funcionarios y funcionarias, personal de alto nivel y de dirección del Poder Público, altos dignatarios y dignatarias representantes de los países extranjeros en Venezuela, así como el personal de alto nivel y dirección de los Institutos Públicos, Asociaciones y Sociedades Civiles. Fundaciones, Empresas del Estado y demás entes descentralizados funcionalmente de la Administración Pública y otras personas de derecho público”, sin embargo, los servicios se extienden a todo aquel que cumpla con un solo requisito: pagar.

escoltas

Cerca de 25 escoltas asesinados en lo que va de 2015

Un empleado de otra empresa contactada señala que hace dos meses decidieron suspender el servicio de acompañamientos y protección en salidas nocturnas. Solo trabajan con escoltas fijos y personas allegadas. “Recibimos mucha información de intentos de robo cuando llegaban a los sitios donde tenían que buscar a la gente, había mucho riesgo”, indicó.

Barreto dice que en lo que va de año han asesinado a 24 escoltas a nivel nacional, los crímenes más recientes fueron el del jefe de guardaespaldas de Freddy Bernal ocurrido el miércoles 24 de junio y el del escolta de la diputada Blanca Eekhout, asesinado 32 horas después. En el año 2014,  la cifra fue cerca de los 35, agregó. “Los riesgos son a diario y durante todas las horas que un escolta se encuentra prestando servicio. El hecho de portar el arma ya lo hace blanco del hampa”.

Las armas usadas son personales y son adquiridas a través de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim). La mayoría de los escoltas fueron funcionarios que pertenecieron a cuerpos de seguridad y utilizan las armas adquiridas durante ese período, sino tiene que cuadrar con amigos y contactos para que le consigan una. Eso también se hace”, explicó Barreto.

En el Grupo OPI el costo de los servicios va en función de la experiencia del escolta. El plan A: Escolta Nivel 1 y 2, tiene un precio de Bs. 130.000 mensual. “En este caso es amenaza o si el cliente no ha sido secuestrado y no corre tanto riesgo”. Plan B: Escolta Nivel 3 y 4, con un valor desde Bs. 180.000 hasta Bs. 250.000. “Este es un nivel de amenaza mayor, pues el cliente ha sido secuestrado o es una personalidad. Los servicios a destajo son los que se facturan por evento, día y hora. Un ejemplo de servicio a destajo son los acompañamientos a fiestas nocturnas con un costo entre Bs. 8.000 y 15.000”.

Pero no solo es el escolta quien corre peligro. Barreto advierte que muchas empresas de este tipo se dedican a estafar, estudiar a empresarios y personas adineradas para luego secuestrarlas o robarlas. “No se debe confiar en cualquier compañía. Deben asesorarse y preguntar a conocidos que utilicen este tipo de servicios”.

Todos los negocios de seguridad privada contactados aseguraron que el incremento de la violencia, robos, secuestros y otros delitos, ha hecho que los clientes soliciten cada vez más este tipo de servicios.

requisitos_escoltas

Vanessa Arenas / @VanessaVenezia

(Visited 27 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!