Elecciones bolivianas marcadas por el ventajismo

 

Por Mariví Murgueí

La Paz. La campaña para las elecciones subnacionales en Bolivia, donde se elegirán gobernadores, alcaldes, asambleístas regionales y concejales, ha abrumado todos los espacios. Spots van y vienen. En televisión, radio y prensa escrita no paran de mencionar el tema. No importa la sección ni el corte del programa, los candidatos aprovechan cualquier espacio para presentar sus propuestas y debatir. Tienen murales, vallas y “pasacalles”. Organizan caminatas  en las que es posible observar a cientos de personas uniformadas con los colores de la organización política que representan, portando banderas muy pesadas que, salvo por amor a lo que hacen, no cualquiera está dispuesto a llevar.

La campaña boliviana para las elecciones de este domingo 29 de marzo, parece bastante común, con abusos de recursos y de autoridad incluidos. Están inscritos más de seis millones de ciudadanos y están en disputa 4000 cargos.

El presidente Evo Morales participa en actos de campaña aunque la ley prohíbe que funcionarios en ejercicio hagan proselitismo político. Da discursos y aparece en spots de televisión con sus candidatos y también ha amenazado. A finales de febrero en un mitin afirmó: “¿Cómo yo puedo trabajar con la ciudad de El Alto con la gente de la derecha? Yo no voy a trabajar (con la derecha), hermanos. Si quieren más obras, ahí está Edgar Patana (candidato a la reelección como alcalde en El Alto); si quieren más obras, ahí está Felipa Huanca (candidata a gobernadora del Departamento de La Paz). Por si esto fuera poco, el Vicepresidente Alvaro García Linera también hizo lo propio. En un acto oficial le respondía lo siguiente al alcalde de un municipio indígena amazónico que pedía un hospital: “Vamos a esperar a (ver) cómo van las elecciones, si hay fuerza opositora no vamos a trabajar con esa fuerza opositora y ese proyecto se quedará como proyecto, mi hermano. Así de claro”.

La coacción pareció no surtir efecto. Todo lo contrario, causó gran malestar entre simpatizantes y adversarios del MAS.  Por  supuesto, los más afectados fueron los candidatos del Presidente Evo que a medida que transcurren los días pierden más intención de voto en las encuestas autorizadas. (En Bolivia, las encuestadoras deben registrarse ante el Tribunal Supremo Electoral para poder ser publicadas y comentadas en medios de comunicación social).

El viernes 20 de marzo se dieron a conocer los resultados de la última encuesta oficial realizada por Equipos MORI y el escenario no luce nada alentador para el MAS. Sus candidatos a las alcaldías de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz guardan una desventaja respecto a sus contendores de, por lo menos, 17 puntos.

¿Qué pasa en la Gobernación de La Paz, el gran baluarte masista?

El caso de la Gobernación de La Paz merece explayarse sobre la simbología que implica para el proyecto político de Evo Morales. En la última encuesta publicada, Félix Patzi, ex Ministro de Educación y ex dirigente del MAS (de donde fue expulsado) dobla en intención de voto a la candidata oficialista Felipa Huanca (quien además es líder de la Federación de Campesinas Indígenas Originarias Bartolina Sisa, de los grupos más radicales que apoyan al Presidente Evo). Estos resultados abren la puerta para una segunda vuelta en la gobernación de La Paz, y plantea que este bastión del MAS sea perdido. Y no es poca cosa. De El Alto brotaron las protestas, bloqueos y huelgas que condujeron a la renuncia y huida del país de Gonzalo Sánchez de Lozada (Goni) en octubre de 2003. El Alto se jacta de ser  un apoyo fundamental para el Presidente Evo y su proceso de cambio: el tejido de activismo que lo compone.

Fusilar a los disidentes. ¿Y a los opositores?

Por si ya no ha sido complicada esta elección para Evo Morales y el Movimiento al Socialismo, el  viceministro de Régimen Interior Jorge Pérez (y encargado político del Ejecutivo en el Departamento de Tarija) también protagonizó su escándalo electoral cuando en una reunión con militantes dijera: “A los traidores se los debe fusilar, qué pena que aquí no se los pueda fusilar, pero todo el peso nuestro de censura y de marginamiento de cinco años les vamos a hacer sentir a esos compañeros”. El audio se filtró este 16 de marzo y adivinen qué respondió Pérez al respecto. Para el funcionario masista todo fue obra del imperio. El audio, que no fue desmentido por su protagonista, habría sido filtrado, según Pérez,  por el imperio por medio de opositores.

En el caso del Departamento del Beni (territorio indígena amazónico), el único lugar donde el Presidente Evo Morales perdió en la pasada elección presidencial de octubre de 2014, el atropello fue jurídico. Un desliz del jefe de campaña, quien en una declaración a la prensa mencionó los resultados de una encuesta interna, dejó al partido Unidad Demócrata (UD) sin personería jurídica, lo que implica que 228 candidatos (gobernador, subgobernador, asambleístas departamentales, alcaldes y concejales municipales en Beni) quedaron fuera de la carrera electoral a escasos 9 días de la elección. Entre estos, el líder de UD, Ernesto Suárez, candidato a gobernador y favorito en las encuestas.

De nada sirvieron las apelaciones, ni las vigilias y huelgas de hambre de los dirigentes y simpatizantes de UD. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) dio su última palabra e inhabilitó al partido y sus candidatos de participar en las elecciones del 29 de marzo.

Sin embargo, el Tribunal Supremo Electoral rechazó (o ignoró) las denuncias que se hicieran sobre el uso de los datos de una encuesta interna por parte de candidatos del partido oficialista, el MAS en medios de comunicación. Peor aún, el TSE  restituyó a última hora al candidato oficialista a la Alcaldía de Chulumani, Aníbal Beltrán, después de que fue inhabilitado por el Tribunal Electoral Departamental (TED) de La Paz por denuncias de corrupción en su contra.

El voto, la mejor arma

Ernesto Suárez, el candidato a gobernador en Beni ha sido claro desde que conoció la noticia de la inhabilitación de su organización política: “Nuestras armas las vamos a utilizar el 29 de marzo, con el voto. Ahí vamos a  hacer venganza y nos vamos a cobrar la canallada que nos han hecho. “No cometeremos el error de ir a votar en blanco, porque eso sería facilitarle al MAS la elección a la gobernación”.

Más claro no ha podido ser.  Y muy probablemente los votantes de los lugares más atropellados por estas “canalladas” voten con toda su fuerza este domingo.  El poder mal administrado provoca cometer torpezas imperdonables con mucha frecuencia.

Y el pueblo a veces lo cobra

Si algún aprendizaje colectivo ha quedado en el pueblo boliviano después de las heridas de la dictadura es que nada más peligroso que la acumulación del poder absoluto en una sola persona o partido, así éste sea el primer presidente indígena del país, así sea un popular dirigente cocalero de origen aymara. Así sea Evo Morales.

¿Lo comprenderá el Presidente? Veremos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 3 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply