El #puñodehierro del gobierno venezolano

Por Luz Mely Reyes / @luzmelyreyes

Con los peores números en 16 años, tanto política como económicamente, el gobierno venezolano ha emprendido una ofensiva contra la oposición, a la vez que endurece controles para manejar la distribución de alimentos y libera en parte el mercado cambiario, todo en el marco de una estrategia de consolidación del modelo chavista. Esto ocurre cuando, si bien el apoyo a esta administración es mínimo, según encuestas, y la crisis ha hecho mella en la vida de los venezolanos; al mismo tiempo la oposición se halla desmovilizada y  su liderazgo acusa las secuelas de una polarización interna entre las propuestas que encabezan Leopoldo López y Henrique Capriles Radonski.

La reciente  imputación del alcalde metropolitano, Antonio Ledezma, la amenaza de actuaciones similares contra la exdiputada María Corina Machado y el diputado Julio Borges, por sus supuestas vinculaciones con un presunto golpe de Estado, que el gobierno asegura ha develado en una operación llamada Jericó,  pone a la oposición a la defensiva. Aunque esta maniobra había sido advertida, pocos opositores le daban crédito.

A diferencia del año 2014, cuando una parte de la oposición se alineó con la propuesta llamada #Lasalida, y produjeron acciones de calle conocidas como guarimba, esta vez desde el Ejecutivo se da el primer golpe al tablero y ejecuta una operación  para encarcelar a Ledezma, a empresarios a quienes vincula con la “guerra económica”,  dar un claro mensaje de cero tolerancia hacia la disidencia interna del chavismo- entre ellos cualquier factor de la Fuerza Armada-  y por supuesto hacia los sectores que tradicionalmente le han hecho oposición.

En medio de las reacciones por los recientes hechos, se anuncia queinstalaán más de 29 mil  país máquinas captahuellas ( dispositivos de lectura biométrica) para controlar la venta al detal de alimentos y productos esenciales.

Venezuela importa 70% de los productos que se consumen, esto incluye alimentos y medicinas. La crisis económica agudizada por la baja en los precios del petróleo ha llegado con desabastecimiento, escasez y una alta demanda por parte de la población de estos bienes.  La incorporación de las captahuellas había sido propuesta desde 2013 para ser aplicada en la frontera con Colombia, donde hay un fuerte contrabando de extracción. Sin embargo, la medida fue rechazada por el propio presidente Nicolás Maduro, quien la retomó a mediados de 2014 para luchar contra la “guerra económica”, que según el gobierno es clave en la crisis venezolana.

Es preciso recordar que el gobierno tiene un control de divisas con un dólar a precio fijo de Bs. 6, 30 para insumos esenciales, salud y alimentación, y a Bs. 12 ( con ligeras fluctuaciones) para otras importaciones. Recientemente, el gobierno creó un tercer mercado cambiario en el cual el precio de la divisa es determinado por el mercado (tasa inicial fue Bs. 174). Además está en puertas un aumento del precio del combustible, que lleva 19 años sin variaciones.

La inflación de Venezuela, de acuerdo con cifras oficiales, fue de 68,5% en 2014. El presupuesto de la nación se hizo con un barril de petróleo estimado en un precio de $60. Sin embargo, el crudo venezolano llegó a ubicarse en este 2015 por debajo de los $40.

Los estudios de opinión coinciden con que más del 80% de la población resiente esta situación y la aprobación al gobierno del presidente Nicolás Maduro tiene más de cinco trimestres en caída. Aunque varían, las distintas casas encuestadoras reflejan que el apoyo al gobierno no pasa de 20%.

¿Y qué pasa con la oposición venezolana?

La oposición venezolana ha ido limando sus asperezas y se ha enfocado en una salida electoral debido a que este año están contemplados los comicios parlamentarios. Llegar a puntos de coincidencia no ha sido sencillo. Básicamente, la diferencia ha estado en el método de lucha contra el gobierno. Mientras Ledezma, Machado y López quieren promover una salida adelantada- han afirmado reiteradamente que con base a la Constitución-, del lado de Capriles Radonski la propuesta ha sido construir una gran mayoría que permita ganar elecciones de manera contundente, pese al ventajismo que siempre ha aplicado el gobierno.

Al margen de los partidos políticos, con todas sus diferencias, hay otros factores que insisten en que el gobierno es una dictadura y, por tanto, no se pueden respetar canales constitucionales para su remoción.

Debido a que las encuestas reflejan la caída de apoyo del gobierno y ubican en ventaja a la oposición, en este sector se maneja que la táctica del gobierno es para evitar que se celebren las parlamentarias y provocar que la oposición se salga de su hoja de ruta.

En 2014, murieron 43 personas en el marco de cuatro meses de protestas y violencia política, además fue encarcelado el dirigente Leopoldo López, quien está siendo enjuiciado mientras que otras 40 personas permanecen privadas de libertad.

La llamada #Salida generó a su vez una fuerte división en la oposición, no solo entre sus líderes, sino entre los seguidores de Capriles y López. Mientras unos eran proclives a un diálogo que permitiera hallar respuesta más o menos consensuadas, otros pedían el cese del gobierno lo más pronto posible.

El mensaje opositor también se ha visto opacado por la falta de medios plurales que permitan difundir sus propuestas.

La detención de Ledezma  puede ser vista como detonante para echar por tierra los recientes acercamientos o por el contrario un catalizador de la tan requerida unidad.  La oposición ha convocado sus primarias para el 3 de mayo.

¿Es posible una intervención extranjera en Venezuela?

El gobierno venezolano ha insistido reiteradamente que Estados Unidos apoya el complot. Los señalamientos han sido también constantemente desestimados. Sin embargo, la administración Obama ha endurecido su línea contra el gobierno venezolano.

La aprobación de la ley para la defensa de los Derechos Humanos y la Sociedad Civil en Venezuela que permite  sancionar a funcionarios venezolanos presuntamente incursos en delitos contra los Derechos Humanos,  la cancelación de visas a funcionarios por variadas razones, la apertura de investigaciones por presuntos nexos contra el narcotráfico y la reciente filtración de la normativa de seguridad  llevan al gobierno venezolano a pensar que la conspiración es real.  Esta percepción se ha agudiza con el decreto del presidente Barak  Obama de declrara a Venezuela como una amenaza para  EEUU y aplicar las  primeras sanciones contra siete funcionarios ( seis militares y una fiscal). *

En 2014, sin embargo, los voceros de EE.UU se habían decantado por la intervención diplomática de los países de Unasur. Los cancilleres de Colombia, Ecuador, Brasil y el Nuncio Apostólico fueron declarados testigos de buena fe de un diálogo entre voceros opositores y el gobierno. Los opositores se levantaron de la mesa al ver que el gobierno, a través de acciones judiciales,  aplicaba medidas coercitivas contra manifestantes, defenestró a dos mandatarios locales y amenazó con hacer lo mismo contra otros dos alcaldes de municipios del área metropolitana de Caracas que están en manos de la oposición.

Sin embargo, las recientes declaraciones, tanto de Roberta Jacobson como del presidente colombiano Juan Manuel Santos, hacen suponer que los gobiernos de estos países podrían impulsar acciones diplomáticas más contundentes para tratar de frenar la ofensiva del gobierno contra la oposición.

En su cuenta de Twitter, Jacobson aseguró que “Estamos profundamente preocupados por lo que parece ser escalada de intimidación de oposición de parte de gob. de #Venezuela. La única manera de resolver los problemas de #Venezuela es a través de diálogo entre venezolanos, no intentando silenciar críticas.  Hemos instado sistémicamente al gob. de #Venezuela a liberar a los que han sido injustamente encarcelados y a mejorar respeto a #DDHH. La región también debe trabajar para asegurar que el gob. de #Venezuela cumpla su compromiso común con la democracia”. **

 

 ¿Con qué cuenta el gobierno?

La principal arma del gobierno venezolano es que maneja toda la información relativa a los recursos con los que cuenta la nación. De esta manera, externamente, se hace difícil tener coordenadas claras sobre estos recursos. Luego,  el presidente Maduro ha hecho un trabajo interno para intentar disminuir las diferencias entre líderes del partido y ha logrado que el Alto Mando de la Fuerza Armada emita un mensaje de apoyo al gobierno.

Además, desde sectores oficiales se propicia la acción de grupos armados de civiles que ya actuaron en 2014 para repeler las manifestaciones y evitar así que el Estado venezolano sea juzgado por violar Derechos Humanos.

El gobierno también tiene una amplia red de medios oficiales e institucionalmente, pese a que postula la separación de poderes, en la práctica seguidores o militantes del gobierno dominan los demás poderes.

Al momento de redactar esta nota, todo indicaba que el gobierno venezolano continuaría en su línea de atacar a los opositores que acusa de estar incursos en una supuesta conspiración.  La debilidad de la oposición les dificulta dar una respuesta contundente y la espera de la intervención de los gobiernos de la zona no lucen con mucho auspicio porque han fracasado en otras oportunidades.

* y **  Este articulo fue publicado por primera vez el 27 de febrero, antes de las medidas tomadas por el presidente Obama. Fue actualizado el 9 de marzo de 2015 . El titulo se corresponde con las etiquetas usadas por el gobierno venezolano para catalogar su ofensiva contra la oposición venezolana. 

(Visited 4 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!