El periodismo no puede rendirse ante las dificultades, afirman colegas

Para conmemorar el Día del Periodista desde Efecto Cocuyo decidimos recoger las vivencias de tres colegas y compartir sus mensajes sobre el oficio que nos une. María Isabel Párraga, Hernán Lugo-Galicia y Omar Lugo, coinciden en destacar la importancia de la labor periodística dentro del actual contexto venezolano y recuerdan la responsabilidad de quienes luchan a diario por informar.

Las dificultades para ejercer el periodismo no son pocas y en eso no tienen dudas los tres profesionales. Uno de los principales problemas es el acceso fuentes y cifras oficiales, así como a fuentes privadas que no declaran tan fácilmente como antes. También destacan las presiones contra los periodistas desde el poder y la identificación del comunicador como un enemigo; igual la censura y autocensura, que hieren el ejercicio del periodismo.

Lo que ocurre dentro de las empresas de medios, las compras, los ataques, las denuncias, también afectan a la labor del comunicador. Las trabas existen, pero como lo dice Omar Lugo: “El periodismo no puede rendirse, tiene que seguir trabajando”.

María Isabel Párraga1965173

“No estoy de acuerdo con ponernos como mártires a quejarnos por las dificultades. En estos momentos cruciales para el país más bien hay que luchar”, expresó la comunicadora que empezó su carrera durante el mandato de Jaime Lusinchi.

Comenta que desde esa época había una fuerte presión contra los medios de comunicación que se cuidaban de no dar informaciones incómodas para el presidente. Incluso recuerda que durante ese mandato había la misma presión ejercida por el poder a través de la negación de divisas para la compra de papel prensa.

De los gobiernos de Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera, la periodista no sintió presiones dentro del medio. “Cuando Caldera había tensiones, pero nada que llegara al extremo de impedir que saliera alguna información”, aseguró.

“Luego vino esta locura”, dice en referencia con la revolución bolivariana: acoso a periodistas, agresiones físicas, medidas judiciales, cierre de empresas de la comunicación y la compra de medios.

Ante este panorama, dice, lo que queda es guerrear.“ Hay que hacer periodismo combativo donde sea. Yo no conseguí espacio en la radio para hacer trabajo crítico, pero están los electrónicos” y agrega que hay mujeres que están dando la batalla. “Lejos de ponernos pesimistas hay que recordar que es el momento de los periodistas, no de los medios. Así que bienvenidos son todos los experimentos que surgen en Internet. En el periodismo se sufre, pero también se goza”.

Hernán Lugo GaliciaSin-título-1236

“Esto era para Gabriel García Márquez un oficio, pero en el caso venezolano se trata de una especie de sobrevivencia o supervivencia”, sentencia  el reportero de El Nacional al preguntarle sobre las condiciones del oficio en la Venezuela actual.

En su opinión, hay dos puntos importantes sobre las dificultades para trabajar: el primero es el cierre del acceso a las fuentes de información oficiales y luego la aprobación de leyes que “lamentablemente te coartan el ejercicio y la libertad de expresión”.

Se han ido cercenando las fuentes de información, pero eso no solo perjudica a los periodistas, sino algo mas importante: los ciudadanos están perdiendo sus voces, su ventana para poder informarse”, afirmó.

Para Lugo Galicia, los espacios se están perdiendo: “Hay una cámara regional de medios que agrupa 86 periódicos impresos que de alguna u otra manera responden a la línea del Gobierno. Estamos hablando de más de 532 emisoras comunitarias que están alineadas con el pensamiento y la acción del Psuv”.

-¿Pero qué podemos hacer?

– Unirnos todos para alzar nuestra voz de protesta. Más allá de un nombre o de alguna parcela tenemos que convencer a la gente de la necesidad que tienen de aceptar a los medios independientes, mostrarle las alternativas.  Necesitamos que  los mismos periodistas se hagan eco independientemente del corazoncito que puedan tener, para darle discusión a todos estos nuevos medios. Imagínate, agarrar un día y que todos nos pongamos de acuerdo cuando tengamos una información bastante buena e interesante para que se pegue por todo el país. Tenemos que ser creativos, porque necesitamos decirle a la gente lo que está pasando y además mostrarle las nuevas herramientas que ellos a lo mejor no saben que existe.

Omar LugoLugo

Al igual que sus colegas, lo primero que le viene al hablar de las dificultades en el oficio  es el acceso a las fuentes oficiales o privadas. “A veces hay acceso a la fuente cuando a ellos les interesa decir algo, pero no necesariamente eso es lo que le interesa al público o al periodista. Ese acceso está limitado porque el Gobierno tiene al periodismo independiente como un enemigo”.

“No tenemos acceso a datos fundamentales para poder llevar a las personas noticias claras” refirió y dio como ejemplos las cifras del Banco Central de Venezuela sobre inflación , las cifras verdaderas de la pobreza, los indicadores de la economía, los informes de gestión de funcionarios y despachos. “No hay datos, tampoco, sobre ejecución de obras publicas , inversiones, avances de esas obras. Ni siquiera hay información sobre lo que han hecho con fondos públicos del estado, no hay datos sobre perfiles y trayectoria de personas que están en el poder” puntualizó.

A Omar Lugo le preocupa que el Gobierno y sus funcionarios cataloguen a los periodistas “como enemigos ideológicos, enemigos políticos”. Una figura incómoda a la cual atacar y rechazar.

El miedo de las fuentes privadas de declarar y la posición de algunos periodistas a no tocar algunos temas terminar por afectar. “El periodismo es una profesión de vocación y carácter social que se debe a estas personas y el periodismo hecho con estas limitaciones significa que el producto final, salvo excepciones, es mal logrado, es de alcance limitado, es un periodismo que tiene poca posibilidad de difundirse bien”, además, agrega, de que el Gobierno posee gran control de medios masivos y tradicionales.

“Eso afecta el desenvolvimiento el ejercicio de la democracia en defensa de los derechos humanos, no solo el derecho a la información y a la opinión que son fundamentales para el entendimiento de los demás derechos democracias”, subrayó.

Sobre las responsabilidades del periodista, Lugo hace un llamamiento a continuar con la lucha y la preparación. “Hay que tener siempre la ética y la moral en alto y saber que todos los días se sale a luchar y a seguir luchando, porque ese es nuestro trabajo. Nunca se puede dar uno por vencido“, dijo.

“La sociedad, las situaciones, no se arreglan solas, se arreglan justamente gracias al trabajo de las personas afectadas, a la lucha constante. El periodismo no se puede rendir, tiene que seguir trabajando, periodistas con vocación que estén claros de cuál es su papel”, es el mensaje de Lugo a los colegas en su día.

 

(Visited 19 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply