El movimiento contra las armas apenas comienza, cientos de miles dijeron “suficiente” (Fotogalería)

6 minutos y 20 segundos fue lo que le tomó a Nikolas Cruz masacrar a 17 personas -estudiantes y profesores- de la secundaria Marjory Stoneman Douglas, ubicada al sur de la Florida. Sin embargo, ese lapso se ha multiplicado, ha crecido aunque no se ha alargado, se ha consolidado. Es tan fuerte, que fue  la duración del silencio de Emma González durante su presentación en la “Marcha por Nuestras Vidas” en Washington el sábado, 24 de marzo.

Ese período, hoy emblemático,  cambió la historia de Estados Unidos para siempre. Y esto es apenas el comienzo. Cientos de miles de personas, quizás millones, marcharon en diferentes localidades del país norteamericano para expresar su rechazo a políticos  y gobernantes que apoyan y son apoyados por la NRA (Asociación Nacional de Rifles, por sus siglas en inglés). Además, exigiendo que se endurezca el control de compra de armas. Por eso el hashtag utilizado fue #enough, o en castellano, suficiente.

En Weston, la convocatoria fue a partir de las 9:00 am y hasta las 11:00 am. Cientos de personas llevaron carteles y se sentaron a escuchar las intervenciones de los estudiantes. Entre las que se subieron a la tarima, estuvo la venezolana María Verónica Macías, quien emigró desde con su familia,  hace tres años. Su cartel decía (en inglés): Joaquín Oliver escapó de la zona de guerra de Venezuela; solo para volver a una en su propia escuela”. Oliver fue una de las víctimas  del 14 de febrero. 

“Yo estoy aquí porque apoyo el movimiento que se hace en contra de la venta de pistolas en masa. Yo escapé de Venezuela, yo tenía una oportunidad para la paz. Y cuando llegué a los Estados Unidos, yo quería paz… Ahora, da miedo entrar a un colegio cuando sabes que una persona de 16 años puede tener una pistola”, dijo.

 

 

Luego, ya después de mediodía, la marcha que salió del parque cercano a la Stoneman Douglas llegó finalmente al colegio.

Miles de personas vestidas con franela vinotinto se acercaron en una protesta silenciosa, con sus carteles, que servían para expresar su opinión unánime e irrevocable. Aquí algunos ejemplos de cómo dijeron lo mismo, de manera diferente.

Este manifestante escribió: Los doctores por el control de pistolas.

Él prefirió llevar la portada de la icónica revista Time en la que aparecen fotografiados los estudiantes que se han convertido en voceros del movimiento.

Ella se pregunta si será la próxima víctima de estos tiroteos ue ya ha cobrado 21 vidas de estudiantes en lo que va de 2018. 

Varios de los lemas utilizados hacían alusión a la función de las escuelas; en esta se lee: las escuelas son para aprender, no para las encerronas, refiriéndose a las medidas de seguridad que se toman en casos de peligro y que significa el bloqueo total a los salones de clases. 

En el cartel principal se lee: libros, no balas; más atrás: No al dinero de la Asociación Nacional de Rifles (ANR) y en el de la derecha: Protejan a los niños y no a la ANR.

Hasta los perros marcharon; en el cartel verde que lleva a modo de chaleco se lee: mascotas por la paz. 

Ella asegura que es una maestra, no un policía. 

El cartel rosado dice: no más silencio, acabemos la violencia de las armas. El de la derecha hace un juego de palabras: He visto gabinetes más inteligentes en Ikea. Ella se refiere al gabinete ministerial e Ikea es una tienda de muebles muy famosa.

Este también es un juego de palabras con “arms” que en inglés es armas pero también brazos. El cartel dice: Los brazos (armas) son para abrazar.

Sara se niega a aceptar lo que está pasando. “Estamos diciendo a nuestros políticos, Donald Trump, Marco Rubio, Ted Cruz y todos ellos que más que aceptar plata, les debería importar nuestras vidas”.

Muchos de los jóvenes que marcharon hoy y que están en bachillerato, pronto cumplirán 18 años y podrán votar. En ello ponen sus esperanzas y han anunciado que más acciones vendrán, pronto.  Sara lo explica sencillo: “Tenemos esperanza, porque el cambio no viene de arriba pa´ abajo, sino de abajo pa´ arriba. Si los adultos no lo van a hacer, nosotros lo vamos a hacer”. Ella tiene 16 años de edad.

 

(Visited 17 times, 2 visits today)

Comments

comments

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!