El firmazo le da músculo a la AN para encarar decreto “antisabotaje”, según analistas

La AN

Un decreto “antisabotaje” contra la Asamblea Nacional promulgará el presidente Nicolás Maduro. Esta es la acción más reciente del Ejecutivo para bloquear las iniciativas legislativas que considera inconstitucionales.

Este último elemento se suma a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia que el pasado 22 de abril decidió suspender varias disposiciones del Reglamento de Interior y Debates del Parlamento.  Este nuevo escenario recrudece el enfrentamiento y exige de la oposición una nueva respuesta.

¿Tiene la AN el poder para enfrentar este juego político?

El politólogo Ricardo Sucre opina que el Parlamento debe mantenerse en la vía constitucional y enfrentar el decreto con el firmazo como respaldo. “Aunque el revocatorio depende exclusivamente del poder ciudadano, la Asamblea puede tomar fuerza con la expresión de apoyo popular que se reflejó en esta primera fase del firmazo para presionar al Gobierno y obligarlo a replantear las relaciones políticas” estableciendo siempre las diferencias entre las actividades de la MUD y las parlamentarias, manifestó.

Para este analista, la oposición debe aprovechar que su músculo político apoya el cambio a través de la vía democrática. “El apoyo masivo refleja el respaldo de la corriente que promueve la Unidad como convocante del revocatorio, por eso la AN puede utilizar las firmas a su favor. La gente ha demostrado que quiere resolver las cosas de forma democrática y si desde el Parlamento siguen el curso del conflicto no van a tener éxito”.

El politólogo Piero Trepiccione recuerda que la Asamblea tiene legitimidad de origen. “El origen de la Asamblea es netamente democrático, porque partió del 6D y es el poder que tiene mayor legitimidad porque proviene del sufragio más cercano así que tiene eso a su favor”.

Coincide en que la activación del revocatorio es la mejor carta que tiene el poder legislativo para salirle al paso al decreto de Maduro. “El firmazo es una manera de llevar al soberano a la calle, que es quien definirá el final de este conflicto político. El hecho de que la gente está acudiendo a firmar demuestra que la mayoría de los venezolanos quieren una salida pacífica y que apoyará las posiciones electorales que desde la oposición se respalden”, dijo.

Si bien es cierto que la popularidad de la AN se ha visto salpicada porque el TSJ no permite que prosperen las leyes, Trepiccione señaló que el Gobierno y el TSJ han sacrificado también sus puntos ante la opinión pública. “El TSJ y el propio Ejecutivo han perdido espacios de legitimidad porque operan como una especie de contracorriente a un sentimiento mayoritario de la población asociado al cambio sobre todo el económico”.

Foto: Últimas Noticias.