El día después de “El Cumanazo”: allanamientos, militarización y tensión

Como buitres que buscan carroña, en la avenida Gran Mariscal de Ayacucho de Cumaná, algunas personas revisaban este martes lo que había entre los destrozos que dejaron los saqueos del día anterior.

avenida mariscal cumana

Foto: Joanne Jesús González

Este miércoles 15 de junio la ciudad amaneció “en tensa calma”, bajo un fuerte despliegue militar y allanamientos a viviendas, después de que el sector comercio fuese sometido a una jornada de robos masivos que empezó al mediodía del martes 14 de junio y continuó hasta la madrugada del día siguiente.

Cuando salió el sol, las personas salieron a trabajar en las pocas unidades de transporte que empezaron con el amanecer su jornada. Según el presidente de Bus Cumaná, la jornada empezó con 30 unidades y para las 9:00 am ya contaba con el 80% de vehículos incorporados al servicio.

Las escuelas y universidades no abrieron. La Zona Educativa de Cumaná suspendió el martes las clases hasta nuevo aviso, pero desde el mediodía de ayer, los padres retiraron a sus hijos de los planteles o no los enviaron a clase en la tarde.

“La gente está trabajando, pero con la tensión. Los locales que se salvaron de los saqueos abrieron, pero apenas oyen “ahí viene, ahí viene”, bajan la santamaría”, manifestó Jaime Moreno, residente del sector Bolivariano.

El balance de la violencia que se desató ayer en la ciudad de oriente y que marcó el 14 de junio con el nombre “El Cumanazo” todavía no se ha dado de forma oficial. La diputada Milagros Paz informó a Efecto Cocuyo que al menos dos personas murieron durante la refriega, otras 25 quedaron heridas y 150 detenidos.

Información extraoficial señala que los funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) han retenido a varios motorizados. Pese a que el alcalde de Cumaná, David Velásquez, suspendió la circulación de motos en la entidad por 72 horas, algunos conductores de este tipo de vehículo se han visto circular por la ciudad.

“Por los momentos todo está tranquilo, menos en el sector La Llanada y Brasil. Ahí hay allanamientos a las viviendas y los funcionarios quitan los celulares a las personas que ven tomando fotos”, señaló una habitante de Cumaná.

“Lo que sucedió ayer, nos sirve de reflexión. Aquí no es que no llegue la comida, sino que los bachaqueros se quedan con todo y lo venden más caro. Hasta los funcionarios policiales se prestan para eso, ya sea por omisión o porque hasta custodian la zona donde venden los productos. Lo de ayer fue una explosión de la gente por esto y en esa rabia fueron saqueados locales que no tenían que ver con comida. Fue vandalismo. Hay que entender que hay un pueblo que está pasando necesidad y requiere respuesta inmediata. Es un pueblo explotado por el mismo pueblo”, exclamó Jaime.

Barcelona se contagió

Información policial dio a conocer que en la noche del martes 14 de junio el sector Boyacá II y III tuvo focos de violencia contra propiedades comerciales. Funcionarios castrenses lograron frenar los actos vandálicos.

Al menos una panadería fue saqueada y este miércoles el mercado municipal de Puerto La Cruz amaneció con un conato de saqueo que fue controlado por la Policía del Municipio Sotillo y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

“Los comerciantes cerraron sus negocios y se niegan a recibir mercancía. Algunos abren a medias, para poder protegerse rápido en caso de que haya un intento de saqueo”, manifestó un funcionario de la Policía del Estado Anzoátegui.

 

photo596820529830275084

Estudiantes de la Universidad Santa María de Oriente reportaron en la mañana que efectivos de la GNB ingresaron a las instalaciones de la universidad y arremeten contra los estudiantes.

Foto principal: Twitter @CortateUnaVena

(Visited 12 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!