Ediles tachirenses mantienen huelga de hambre en el Vaticano

Los dos concejales de San Cristóbal en huelga de hambre en el Vaticano continúan con su protesta para pedir al papa Francisco que interceda ante el Gobierno nacional para que libere los presos políticos, mientras el presidente Nicolás Maduro canceló su audiencia con el pontífice.

Maduro tenía previsto reunirse este domingo 7 de junio con Jorge Bergoglio en una audiencia privada en el Vaticano, pero hoy dijo que debía suspender el viaje después de que “por recomendación médica” se le prohibiera viajar en avión.

“Los médicos me han obligado a quedarme en descanso y es lo que estoy haciendo ahora. De hecho he tenido que, por recomendación médica, suspender el viaje a Roma“, explicó Maduro durante una videoconferencia transmitida por la televisión estatal VTV.

Los ediles José Vicente García y Martín Paz, en huelga de hambre desde este viernes 5 de junio en las  inmediaciones del Vaticano, también reaccionaron al anuncio de la suspensión de la audiencia papal.

“Tenemos muy claro que Nicolás Maduro tiene miedo al papa y es por eso que ha decidido no asistir, inventándose un virus que llamamos el ‘virus de la libertad'”, afirmó Vicente García en una entrevista con Efe.

El concejal, que ya ha hecho con anterioridad otras tres huelgas de hambre en defensa de los derechos humanos en el país, cree que “Maduro está ahora mismo sacando una excusa para no afrontar la realidad y que el papa le diga su verdad en la cara”.

García y Paz quieren, con la protesta, trasladar tres peticiones a la Santa Sede y al propio pontífice: en primer lugar, reclaman su mediación para que el Gobierno ponga en libertad a los presos políticos.

Además, solicitan su intercesión ante organismos internacionales como Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos o la Corte Internacional de Derechos Humanos para que estos puedan acceder al país y conocer de primera mano su situación.

Quieren ser recibidos por el papa en audiencia para “que pueda escuchar de viva voz la situación de persecución, represión y vejación de las libertades en Venezuela“.

“Vamos a continuar hasta lograr conseguir que el Vaticano medie con el Gobierno para acabar con esta grave situación de violación de derechos humanos”, clamaron.

Situados fuera de los límites vaticanos, los dos políticos venezolanos permanecen sentados en el suelo, provistos de unas mascarillas y rodeados de botellas de agua.

Pero, aunque empezaron solos, aseguran que ahora otros venezolanos en Italia se están sumando a su causa.

Es el caso de Vanessa Ledezma, una de las hijas del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma -encarcelado el pasado 19 de febrero-, que se ha trasladado desde Piacenza (centro de Italia), donde reside desde hace 5 años, a Roma para mostrarles su apoyo.

Cansados y algo debilitados por estar día y medio sin comer, los dos opositores mantienen el ánimo y están convencidos de que su causa servirá para “hacer visible la situación de Venezuela a nivel internacional”.

EFE

(Visited 4 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!