Devuelven de quirófano a pacientes de traumatología por falta de insumos en el Clínico

José Rivas pasó estos últimos 45 días en el piso seis del Hospital Clínico Universitario, en el área de traumatología. Luego de que sufriera una caída cuando unos ladrones intentaban robar su residencia, el hombre de 68 años se fracturó la cadera y el fémur. Necesita una prótesis.

“Me pasaron una vez a pabellón, pero me suspendieron porque no había epinefrina (hormona relacionada al estado de exaltación, contracción de los vasos sanguíneos y aumento de la frecuencia cardíaca). Después me volvieron a pasar y me sacaron porque no había anestesia. Ahora estoy esperando y me dicen que no hay prótesis para ponerme”, dijo Rivas.

Él y los demás pacientes del servicio trancaron los accesos del quirófano del Hospital la mañana de este martes 9 de agosto, exigiendo celeridad en sus procedimientos. “Aquí tienen un depósito de pacientes y solo Dios sabe cuándo vamos a salir”, dijo Rivas. “Tomamos esta decisión porque o nos resuelven, o nos resuelven”.

Nelson Ortiz lo acompañaba. Él tiene dos meses y medio de espera porque en el Hospital le dicen que no hay tornillos para operarlo de la rodilla, la tibia y el peroné, que se fracturó en un accidente laboral. “A mí ni siquiera me han pasado a pabellón, porque no me pueden engañar. Aquí no hay tornillos“.

A Lenin Morales lo que le hace sufrir no es la escasez de insumos quirúrgicos, si no la de medicinas. A finales de 2014 sufrió un accidente de tránsito que lo llevó a permanecer en el Pérez Carreño hasta este año. Fue operado de la tibia y el peroné la semana pasada, pero tiene una infección en la pierna “que es un misterio donde la agarré”. Necesita Vancomicina (antibiótico) y en este centro de salud no lo hay.

Luego de unas tres horas de protestas, el jefe de quirófano, Carlos Bravo, ofreció una solución: turnos quirúrgicos a partir de este miércoles jerarquizando a los pacientes por orden de antigüedad. Los pacientes le hicieron llegar una lista con nombre y fecha de ingreso, asegurando que de no ser así volverían a protestar.

Una trabajadora del hospital del área de Nutrición, quien prefirió resguardar su identidad, dijo a Efecto Cocuyo que las instalaciones del Hospital están en el peor estado en el que las ha visto después de más de cinco lustros trabajando allí. Señaló que hay un solo ascensor y que por este se traslada no solo a los pacientes, sino también a los desechos y a la comida.

jabón que usan en el clinico
En cocina denuncian que lo que les dan para lavar es una mezcla de agua y desinfectante

En el área de cocina, la alimentación se ha regularizado, pero se le entrega un solo menú a todos los pacientes sin tomar en cuenta su condición. “Se lo dijimos a la directora (Antonieta Caporales) y ella nos dijo que por la situación país tenía que ser así, comer lo que había”, dijo la fuente, quien también denunció que los platos que están entregando no cubren los requerimientos calóricos necesarios. “Eso no tiene 2.000 calorías. Cuando mucho unas 1.300-1.400”.

Contó que les cuesta mantener la limpieza, porque en lugar de jabón dan “un agua de jabón” cada 20 días, que tienen que rendir porque no hay más. Las máquinas donde se enjuagaban las bandejas ya no funcionan, por lo que tienen que lavar con manguera y la mayoría de los carros donde transportan los alimentos se dañaron, por lo que a los pacientes la comida les llega fría.

clinico

El otrora centro asistencial de referencia nacional tiene su tomográfo dañado desde hace dos años y desde hace un par de meses, tampoco pueden hacer rayos X. “Esto no puede ser, porque es la salud. No es una cuestión de que sea gente de oposición o del Gobierno, todos tenemos derecho a la salud“.

Fotos: Efecto Cocuyo