El maltrato animal viene por acción u omisión, y en ambos casos es un delito

Cotufa tenía cinco años. A un mes de su nacimiento llegó a la casa de Milagros Larrazábal como un regalo de un familiar. Fue bautizada con el nombre que la identificaba a la perfección: era una blanca y peluda Poodle Mini Toy. Camila (13), Alejandro (17) y Génesis (21) –los hijos de Milagros- la recibieron como la mejor compañía, hasta el pasado sábado 16 de mayo cuando murió repentinamente luego de tres paros cardíacos producto de un cuadro de hipotermia y una hemorragia interna.

Ese sábado tenía cita en la tienda de mascotas Todo Pets –situada en La Castellana, Caracas-, a la que era llevada una vez al mes para el baño y cuidado desde el año 2010. Milagros fue acompañada de Samuel Dávila –amigo de la familia- y la dejaron allí a las 10:33 de la mañana. Una hora y media más tarde recibieron la llamada de William, el peluquero que siempre atendía a Cotufa: “La perrita sufrió un desmayo por un choque de calor. No le podremos hacer nada”.

Al llegar al local vieron a Cotufa dentro de su jaula en un envase de plástico lleno de agua. “Estaba como dormida, con la lengua afuera, pero respiraba. Nos dijeron que le habían colocado agua fría de la nevera para reanimarla porque tenía un choque de calor. El veterinario estaba almorzando y cuando llegó, le hizo unos exámenes en los que informó que Cotufa tenía la enfermedad de la garrapata: erliquia”, contó Dávila.

Le suministraron agua con azúcar, suero y esteroides, pero no reaccionaba. Fue trasladada a la Clínica Mordiscos en Las Mercedes, donde llegó botando sangre por el ano. “La doctora que la atendió en este lugar, le volvió a hacer unos exámenes y descartó la erliquia totalmente. Nos dijo que Cotufa lo que tenía era un cuadro de hipotermia grave, conmoción cerebral y hemorragia interna. Estaba muy mal, trataba de mover su cabecita, pero no podía reanimarse”, agregó el amigo de la familia, Samuel Dávila. A las 12:00 de la medianoche murió Cotufa.

“Simplemente mi corazón está roto. Nunca podrán resarcir el daño de haberles entregado a mi perrita sana y feliz para un simple baño de rutina y haberla recibido de vuelta con daño cerebral, con hipotermia, y una hemorragia que la llevó a la muerte. Cotufa era amada y consentida, ahora exijo una respuesta que alivie el dolor de una familia entera en nombre de todas las mascotas”. Este fue el mensaje que compartió Milagros Larrazábal en su muro de Facebook un día después de la muerte de su Cotufa.

cotufa

Larrazábal se reunió con las socias de Todo Pets, el veterinario, el peluquero, y el accionista mayoritario, quien no se encontraba en el país y se comunicó vía telefónica. “Le ofrecieron otro perro y 50 mil bolívares. Milagros se indignó más ante esta manipulación. Nosotros tenemos el resultado de la necropsia y se comprobó que fue negligencia de ellos, aunque aún no queremos revelar las causas hasta que se tomen las acciones legales”, indicó Dávila.

Sin embargo, Todo Pets no se responsabiliza por la muerte de Cotufa y, en un comunicado, los propietarios del negocio advirtieron que la dueña de la mascota había informado que “previamente le había suministrado un medicamento para mantenerla en estado de sedación, acto realizado por su propia y exclusiva decisión, sin la opinión o participación alguna de Todo Pets”.

El comunicado continúa con lo siguiente:

“Las instrucciones de realizar dicha autopsia y su correspondiente tenencia correspondieron a la propietaria de COTUFA. Todo Pets jamás ha conocido la integridad de su contenido ni dispone de copia alguna. Todo Pets propuso realizar una segunda autopsia en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Central de Venezuela, pero su propietaria nos indicó que ya había dispuesto del cuerpo de COTUFA.

Producto de cómo se observaba el estado de debilidad de COTUFA en ese momento, TODO PETS jamás llegó a realizar el servicio de peluquería con el que de manera injusta se quiere vincular su fallecimiento.

Es absolutamente falso que mientras COTUFA estuviese en las instalaciones de Todo Pets haya sido sometida a tratamiento en bañeras de agua con hielo o que sufriera hipotermia, como lamentable e irresponsablemente se ha dicho en algunos medios por actores ajenos al lamentable fallecimiento de esta querida mascota y que, mucho menos, fueron testigos presenciales de lo ocurrido. En la sede de Todo Pets no existe tal tipo de bañeras ni mucho menos hielo.

Desde que este hecho ocurre la administración de Todo Pets ha procurado mantener el más estrecho y transparente contacto con la propietaria de COTUFA. Al extremo que por nuestra iniciativa se le ha mostrado los videos del sistema de grabación y seguridad correspondientes al sábado 16. Y lo volveríamos a hacer ante cualquier autoridad legítima que nos lo solicite”.

Misión Nevado y la Dirección de Atención al Ciudadano de Chacao están a cargo del caso.

El caso de Chinita

IMG-20150522-WA0001

Chinita es una Yorkshire Terrier de 2 años de edad. Ha sido llevada al menos siete veces a Todo Pets. El sábado 9 de mayo su baño y servicio de peluquería tardó más de lo normal. De acuerdo con el relato de su dueña –que prefirió no identificarse-, la dejaba a las 10:30 de la mañana y a las 3:00 de la tarde la llamaban para que la buscara. “Pasaron las 3:00, pero no me llamaron. Mi mamá llamó y le dijeron que todavía no estaba lista. Nos pareció muy raro”. A las 5:00 de la tarde finalmente fueron por Chinita y no notaron nada fuera de lo normal hasta que llegaron a su casa.

“Chinita se comenzó a rascar a cada rato y, cuando revisamos, tenía una parte de su lomo roja y una zona con sangre. Nos preocupamos y la llevamos al día siguiente al veterinario de Todo Pets. Él nos dijo que podía ser erliquia, lo que después descartó y se limitó a informar que era una reacción alérgica”, detalló su dueña.
En una consulta con otro veterinario, la familia fue notificada de que Chinita lo que tenía era una quemada por un producto químico que le colocaron el día de su baño.

La pérdida de una mascota nunca se supera

La expresidenta del Colegio de Psicólogos en Venezuela, María Eugenia Guédez, dijo que la pérdida de una mascota es comparada con la de un familiar o ser querido. “Es algo que nunca se supera, más si ocurre de una forma abrupta, inesperada”.

Como todo duelo, tiene varias etapas. Vendrá la negación, luego la rabia, el dolor, la indignación y la búsqueda de respuestas. “Una mascota involucra emociones, compromiso, amor, compañía. Es sumamente doloroso. Hay que saber manejarlo y buscar ayuda”, acotó.

¿Qué hacer ante un caso de maltrato animal?

Mariel Rebolledo, abogada y miembro del departamento legal de Misión Nevado, indicó que ante cualquier situación de maltrato animal se debe denunciar. En una entrevista transmitida por Tves informó que en el país está la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica, Libre y en Cautiverio, además del Código Penal Venezolano que contempla el maltrato animal como un delito.

“Existe el maltrato por acción u omisión. Por acción es cuando los golpean, los matan, y por omisión: cuando no les dan comida, no les dan el trato básico, no les dan el cuidado veterinario mínimo que requiere”, explicó.

Para denunciar se debe acudir a la sede de la Misión Nevado en San Bernardino, ubicado en la avenida Caracas con calle El Ávila. “Allí está consultoría jurídica donde le damos toda la asesoría y lo remitimos a los órganos competentes: Fiscalía, unidades de gestión a nivel municipal, entre otras. La ley establece una serie de sanciones que van desde 20 hasta 100 unidades tributarias dependiendo de si la falta es leve, grave o muy grave. Si va por el Código Penal, la persona queda fichada de por vida con un expediente”.

Vanessa Arenas / @VanessaVenezia

(Visited 13 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!