Cárceles y negativas por partida doble: Pastrana y Quiroga se van sin ver a Ceballos y López

Todos los corresponsales se refugian   en la entrada del hotel Caracas Palace, como motorizados debajo de un puente durante la lluvia. Son las seis de la mañana del 28 de mayo. Los camarógrafos buscan café, los asistentes las empanadas y algunos montan guardia, en caso de que baje de sus habitaciones el ex presidente colombiano, Andrés Pastrana. Tienen un largo día por delante: primero ir a Guárico, en donde se encuentra privado de libertad el ex alcalde de Táchira, Daniel Ceballos y luego a la cárcel militar de Ramo Verde, sitio de reclusión de Leopoldo López.

La convocatoria inicial se retrasa una hora y media. Salen los ex mandatarios (además de Pastrana, el ex presidente de Bolivia, Jorge Quiroga) y las esposas de los presos, Patricia de Ceballos y Lilián Tintori, convirtiendo Altamira en un circuito de carreras. Todos se pelean por obtener el primer lugar en la caravana que emula a la presidencial. En total, 17  camionetas negras cruzando Caracas a toda velocidad, aún sin los rigores de la hora pico.

El Centro Penitenciario 26 de Julio se encuentra en el corazón de San Juan de Los Morros (Guárico), paralelo a unos galpones y a una carretera sucia. Como marco, las montañas que le dan apellido a la ciudad.  Sólo Ceballos logra ingresar al centro penitenciario a visitar a su esposo (Daniel). En días de visitas familiares no se permiten misiones humanitarias. Entonces llegan los primeros informes del estado del ex funcionario: celda pequeña, un hoyo en el piso a manera de letrina y un botellón de agua para sustituir el suero que nunca dejaron ingresar. A pesar de esto, la ex esposa del alcalde luce feliz. Después de una semana, logró verlo.

 

la foto 2
Foto: Daniel Blanco

 

 

El desvío no está en los planes. Pero el hambre apremia y en el camino a a Ramo Verde, a los funcionarios encargados de la seguridad se les ocurre que el mejor sitio para almorzar es una estación de servicio  donde venden “pernil rico”. El equipo que acompaña a Voluntad Popular, Pastrana y Quiroga también se sumaron al festín. Nunca sabremos si  sus estómagos acusarñan recibo de la audacia.

Ramo Verde al fin. Más de tres horas de viaje . Dos grupos numerosos cubren la entrada de la prisión para procesados militares: unos vestidos de verde y con armas y otros con ropa deportiva y cámaras. Las rutinas de cardio rinden fruto para las reporteras, algunas aguantan los micrófonos por la menos veinte minutos durante las declaraciones políticas. El saldo fue el mismo que el 25 de enero pasado. No los dejaron ingresar a la cárcel. A ninguna de los dos.

Tintori asegura que a López lo aislaron en un edificio de cuatro pisos y denuncia tortura psicología. Pastrana hace un llamado a la comunidad internacional y Patricia revela que de producirse un nuevo atropello contra la libertad de expresión, Ceballos no abandonará su huelga de hambre, pero los días van contando.

la foto 5 (1)
Foto: Daniel Blanco

 

(Visited 7 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply