“Cambio sesión fotográfica por pañales para recién nacido”: el canje de la supervivencia

Vanessa Arenas /@VanessaVenezia

“Cambio sesión fotográfica por pañales para recién nacido”, se leía en el muro de facebook del fotógrafo Ricardo Marapacuto el pasado jueves 5 de marzo. Será padre por segunda vez dentro de dos meses y se confesaba decepcionado por no poder conseguir en los anaqueles de tiendas en Barquisimeto, algo tan necesario para el nacimiento de su hija.

A los pocos segundos recibió numerosas respuestas de personas que manifestaban indignación por la publicación de tener que “regalar su trabajo” por un paquete de pañales, y de otros que se ofrecían a ayudarlo para contactar a quienes tuvieran paquetes de talla P.

En el interior del país, adquirir este artículo se ha convertido en una tarea casi imposible para los padres que muchas veces no tienen tiempo para hacer largas colas en las afueras de los comercios. Ricardo tuvo que pagarle 300 bolívares el día a una de las tantas personas que ahora se dedican a cazar los productos y venderlos, para que le avisara a qué lugar llegaban los paquetes de talla pequeña y se los comprara; pero fue en vano al conocerse las nuevas exigencias: mostrar partida de nacimiento o eco de embarazo.

“Ahora piden que sea la mamá o el papá que haga la cola. Debe tener eco en mano si la mujer aún está embarazada, y si ya dio a luz, la partida de nacimiento”, contó impotente el joven de 29 años, al que incluso una señora le ofreció unos paquetes de pañales a cambio de tres pantalones para su esposo.

María Fernanda González también vive en Barquisimeto y cuenta que desde mediados del 2013 ha tenido dificultades para conseguir pañales a su hijo de 2 años, por lo que ella y su esposo recurrieron a los bachaqueros a quienes llegaron a pagarle 900 bolívares por un paquete de “una marca no tan buena”.

“No tenemos tiempo para hacer colas porque ambos trabajamos todo el día. Hemos tenido que pagar muy caro paquetes de marcas que no usaba el niño y de otras tallas. La última vez que viajamos a Panamá a visitar familiares, tuvimos que traernos lo más que pudimos en las maletas”, relató González al precisar que no llevaron casi ropa, dejando el mayor espacio posible para los pañales.

La situación en Caracas no es muy distinta. En recorridos realizados por algunos supermercados, se comprueba que los pañales no llegan regularmente a los establecimientos, y cuando llegan, de inmediato se agotan.

Producción insuficiente

La necesidad del mercado nacional de pañales es de 500 mil bultos mensuales, lo que equivale a unos 110 millones de unidades, de acuerdo a información suministrada por una fuente del sector. Actualmente sólo se están distribuyendo 300 mil bultos por mes, aseguró.

Representantes de las principales empresas productoras de pañales que operan en el país, explicaron que la caída se debe a la poca regularidad de adjudicación de divisas por parte del gobierno nacional.

(Visited 8 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply